La Provincia
Miércoles 15 de Abril de 2015

El Senado votó una regulación del turf

La Cámara de Senadores dio media anoche a un proyecto de ley de Enrique Cresto (Concordia) y Rubén Matorras (Gualeguay), que declara a la cría de caballos Sangre Pura de Carrera, su entrenamiento y a  las competencias hípicas oficiales de  interés provincial.

La Cámara de Senadores dio media anoche a un proyecto de ley de Enrique Cresto (Concordia) y Rubén Matorras (Gualeguay), que declara a la cría de caballos Sangre Pura de Carrera, su entrenamiento y a  las competencias hípicas oficiales de  interés provincial.

Matorras brindó una pormenorizada explicación del proyecto, indicando que serán Hipódromos Oficiales, aquellos que cuenten con un ovalo para la competencia de por lo menos 1.400 metros y brinde la seguridad adecuada para la consecución del espectáculo, en un marco de instalaciones con  tribunas, cantina, sanitarios, caminos internos, bañaderos, por citar algunos requisitos.

A los efectos de la aplicación de la norma se crea el Instituto Provincial de Actividades Hípicas (IPAH), el que deberá auditar y controlar las actividades de los hipódromos oficiales ubicados en la provincia y sus agencias, de acuerdo a las normas legales vigentes.

El texto, que ahora pasa a Diputados, también incluye un sistema de apuestas, pensando en los premios y estímulos como un modo de fortalecer la actividad y permitir nuevos ingresos a la provincia y a los municipios donde se encuentren los hipódromos.

Los legisladores indicaron que en Argentina existen 360.000 caballos deportivos, de fuerzas de seguridad, tradición y folclore;  y 400.000 son caballos de trabajo.  

Matorras indicó en Entre Ríos hay alrededor de 2.500 caballos Pura Sangre de Carrera en sus distintas categorías; 1.500 están corriendo. Los hipódromos de la provincia  organizan carreras en forma periódica, a razón de una  reunión hípica de 10 carreras  por mes, lo que suma 120 carreras por año por hipódromo, indicó el legislador.

  Este programa hípico incluye entonces aproximadamente 960 carreras con 5.560 caballos compitiendo. “Una actividad que se mantiene hasta hoy con sumo esfuerzo y dedicación, sin aportes de la provincia y afrontando graves dificultades para encarar un proyecto de expansión y crecimiento que permitiría aumentar la comercialización del producto carreras y generar más puestos de trabajo”, señaló.  

Son siete los trabajadores que demanda el caballo durante su vida productiva; actualmente la provincia tiene en este sector 3.600 empleos directos, 6.480 indirectos y se calcula que unas 25.600 personas dependen de la actividad, precisó finalmente al justificar la aprobación de la norma.

 

Comentarios