La Provincia
Lunes 16 de Noviembre de 2015

El sábado reciclarán los residuos secos

Habilitarán los puntos en la Costanera, Plaza San Agustín, Plaza Francisco Ramírez y Parque Gazzano. De 15 a 18 los trabajadores de la cooperativa Nueva Vida reciben papel, cartón, botellas de plástico y tapitas. 

El sábado de 15 a 18 bajo el lema “Reciclate en Primavera” se montará el circuito de Puntos de Reciclado en la Costanera, plaza San Agustín, plaza Francisco Ramírez y Parque Gazzano en donde se recibirán residuos secos que recibirán los trabajadores de la Cooperativa Nueva Vida.
La Municipalidad de Paraná a través de la Secretaría de Ambiente lanzó en agosto, el circuito de Puntos de Reciclado en el sector de ingreso al Club de Pescadores, las plazas San Agustín y Francisco Ramírez; y en el ingreso al  Parque Gazzano. El tercer sábado del mes los trabajadores de la Cooperativa Nueva Vida reciben papel, cartón, botellas de plástico y tapitas que acercan los vecinos, para trasladarlos luego a la Planta de Clasificación de Residuos para su tratamiento. 


El tiempo de la basura 

La botella de vidrio (4.000 años). En cualquiera de sus formatos es un objeto muy resistente. Aunque es frágil porque con una simple caída puede quebrarse, para la naturaleza es una tarea casi imposible de transformarla. Formada por arena y carbonatos de sodio y de calcio, es reciclable.

Las baterías (Más de 1.000 años). Sus componentes son altamente contaminantes y no se degradan. La mayoría tienen mercurio, pero pueden tener zinc, cromo, arsénico, plomo o cadmio. Pueden empezar a separarse luego de 50 años al aire libre. Pero siguen haciendo daño.

Los vasos descartables (1.000 años). Los de polipropileno contaminan menos que los de poroplast. Pero también tardan en transformarse. El plástico queda reducido a moléculas invisibles pero siempre presentes.

Las botellas de plástico (De 100 a 1.000 años). Son las más rebeldes a la hora de transformarse. Al aire libre pierden su tonicidad, se fragmentan y se dispersan. Enterradas, duran más. La mayoría está hecha de tereftalato de polietileno (PET), un material duro de degradar.

La mayoría de las muñecas (300 años). Son de plástico, de los que más tardan en desintegrarse. Los rayos ultravioleta del sol sólo logran dividirlo en moléculas pequeñas. Ese proceso puede durar cientos de años.

Las bolsas de plástico (150 años). Por causa de su mínimo espesor, pueden transformarse más rápido que una botella de ese material. Las bolsas, en realidad, están hechas de polietileno de baja densidad. La naturaleza suele entablar una “batalla” dura contra ese elemento y por lo general, pierde.

Las tapitas de botellas (30 años). Pueden parecer candidatas a una degradación rápida porque tienen poco espesor. Pero no es así. Primero se oxidan y poco a poco su parte de acero va perdiendo resistencia hasta dispersarse.Ingresando a este enlace se encuentran los años que tarda la naturaleza en reciclar, por ejemplo, un par de zapatillas.  

Comentarios