La Provincia
Jueves 05 de Noviembre de 2015

El río Uruguay absorbió el gasoil y no hubo estudios del impacto

Una empresa charrúa derramó más de 200.000 litros de combustible en el agua. La CARU informó que solo pudieron relevar el hecho

En la madrugada del 2 de octubre fueron derramados miles de litros de gasoil al río Uruguay en el medio de un traspaso que se hizo –en condiciones climáticas desfavorables– desde una embarcación a la Administración Nacional de Combustibles, Alcohol y Portland (Ancap) de Paysandú. Desde la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU) confirmaron que a poco más de un mes del hecho, la mancha de combustible fue absorbida y no hubo respuestas a tiempo a su pedido de estudios de impacto ambiental. También dieron cuenta de otros antecedente ocurridos. 

Según declaraciones recientes a la prensa uruguaya por directivos de Ancap, estiman que fueron finalmente 260.000 los litros de gasoil derramados en la madrugada del 2 en la boya petrolera que posee la empresa estatal en Paysandú. En un primer momento habían informado que se trataba de 100.000. 

En un principio, la mancha se ubicó a 300 metros al sur del Puente Internacional General Artigas y comenzó a desplazarse río abajo en esa misma dirección. Por el hecho, las asambleas ciudadanas ambientales de Concepción del Uruguay y de Colón, entre otras, reclamaron y emitieron documentos por la preocupación del daño ambiental y de la salud de los ciudadanos. 

Héctor Retamal, uno de los delegados argentinos de la CARU, dijo a UNO: “Nosotros presentamos el pedido de estudio de impacto ambiental y Uruguay contestó recién a los nueve días. Ya era tarde para hacerlo” . 

Sin respuestas, la CARU hizo un relevamiento cuyos datos aún están en proceso y esperan el informe final. “Pero lo que pasó fue que el estudio de impacto fue pedido el 2 de octubre, no contestaron y pasaron cuatro o cinco días. Reiteramos la solicitud y recién dieron respuestas nueve días después”. Lo que sí se hizo, según su explicación, fue la colocación de barreras de contención y de absorción, pero sin estudios pertinentes.

En otros ámbitos, señalaron semanas atrás que de alguna manera hubo cierto hermetismo de parte de Uruguay sobre el tema. De todos modos, Retamal, confirmó:  “A la mancha de gasoil, lamentablemente, el río se encargó de absorberla y ya no se ve. Estamos a más de un mes y no se visualiza. Lo cierto es que nunca vamos a saber con certeza qué es lo que finalmente pasó y todo lo que conocemos se lo debemos a lo que diga Uruguay o deje de decir. No hay una medición concreta de cuánto combustible fue derramado”.  

El delegado de CARU contó que no es la primera vez que ocurre un hecho similar. Incluso mencionó que hace algunos días ocurrió otro derrame de deshechos de una industria de Paysandú cercana al lugar donde estaba la mancha de combustible. “Como respuesta nos dijeron que no llegó al río, pero en febrero, por ejemplo, en el Río de la Plata también derramaron gasoil con una embarcación”, destacó.

“Lo que ocurre es que no nos dan margen para aplicar protocolos. Ahora aceptaron, por la presión nuestra, a que CARU escriba uno para ser utilizado en estos casos. Será un proyecto para cuando ocurren estas cosas y empezamos a redactarlo”, agregó Retamal, quien no estaba del todo convencido de que en el futuro tenga efectividad.

También contó que mantuvo reuniones con las asambleas ambientales, sobre todo con la de Concepción del Uruguay, donde les explicó el papel que había realizado la CARU. 

Recién 16 horas después del derrame el 2 de octubre se conoció el hecho. Fue cuando los vecinos de Paysandú comenzaron a sentir como un gusto a querosén en el agua potable que salía de las canillas; así se destapó el problema y hubo varias versiones de lo ocurrido. 

La falla se produjo entre la 1 y 1.25, cuando un buque intentaba abastecer a la planta. Un equipo de buzos de la Armada uruguaya detectó que la rotura se produjo en una cañería de metal y en una válvula, presumen por el impacto de un tronco. 

Desde Colón hubo camiones cisterna que debieron abastecer a la ciudad charrúa frente a la imposibilidad de que allí pudieran tomar agua de la canilla durante algunos días.  
 

Comentarios