La Provincia
Jueves 25 de Febrero de 2016

El río no cede y continuará hasta junio el escenario de la creciente

En la capital provincial, la altura del Paraná se mantiene por encima de la evacuación desde el año pasado y perjudica  a zonas ribereñas. La tendencia es estable, pero precipitaciones moderadas en la cuenca pueden aumentar el nivel

Los registros son claros: desde el 23 de diciembre el río Paraná en la capital provincial superó el nivel de evacuación y todavía nunca estuvo por debajo de esos 5 metros. No solo no hay playas sino que la mayoría de las zonas más bajas, los barrios costeros continuarán perjudicados. Incluso, señalaron que cada lluvia suma nuevos inconvenientes. Los pronósticos advierten que hasta el inicio del invierno el fenómeno de El Niño continuará y hay previstos nuevos repuntes en las alturas del agua si se generan precipitaciones. 

Que la bajante del Paraná no se dé con una velocidad parecida al del Uruguay genera, en la capital provincial, problemas para las familias de las zonas más cercanas al río. “La bajante no se produce como en otras oportunidades. Tuvimos contacto con Hidrología y sabemos que tendremos inconvenientes. Cada lluvia nos complica en toda la zona anegada porque el agua hace que el río aumente rápido sobre todo en Bajada Grande o en Los Arenales”, dijo a UNO Roberto Sabbioni secretario de Servicio Públicos de Paraná, pero también opinó que el Estado deberá comenzar a reubicar a esas familias en nuevas viviendas para evitar problemas futuros. 

Cierto es que al escenario de creciente que se nota en la costa paranaense se suma que el río no da tregua, que cada tormenta perjudica a esas zonas ribereñas y que hay pronósticos hasta junio de que pueden generarse nuevos aumentos en el caudal del río. “Esta situación hace que tengamos una atención permanente para esas familias”, remató Sabbioni.

En el balneario Municipal de Paraná no hay nada que impida el paso, ni una faja de seguridad, y el agua supera los primeros escalones. 

El lunes, la entidad Binacional Yaciretá emitió un informe donde destacó que hay indicadores que sugieren un fuerte llamado de atención de cara al resto del año, donde se está en presencia de uno de los tres fenómenos –El Niño– más intensos desde 1950 y su evolución indica una tendencia hacia la permanencia para los próximos meses y muy altas probabilidades de que continúe en esa condición durante lo que queda del verano. Evalúan la posibilidad de una transición en el otoño que lo lleve a un estado neutro recién a partir del comienzo del invierno.

Según la explicación de Hidrología de la provincia aportada días atrás, al momento no llovió en la cuenca de manera significativa como  para producir un nuevo pico de crecida de gran magnitud. Sin embargo hay pronósticos de precipitaciones moderadas para los próximos días y aguas arriba, por lo que habrá que esperar para poder tener mayores certezas de cómo repercutirá en la provincia y en Paraná.

Son 1.605 los evacuados en Santa Fe

La tendencia a la baja del río Paraná en la costa de Santa Fe continúa pese a que todavía hay evacuadas 1.605 personas en distintas ciudades. 

De acuerdo al reporte diario de esa provincia, la mayor cantidad de personas que siguen fuera de sus hogares son de la ciudad de Santa Fe y sus alrededores. Además hay en Santa Rosa de Calchines, Arroyo Leyes, Reconquista, Las Toscas, San Javier, Sastre, Arocena, Santo Tomé, Romang y General Lagos, San Carlos Centro y Puerto Gaboto. 

* Paraná: 5,37 es la altura del río en el Puerto de la capital provincial y 5 metros es el nivel de evacuación. El punto más alto lo alcanzó el 5 de enero cuando el río se posicionó en los 6,23 metros. Desde el 23 de diciembre se mantiene encima de la evacuación. 

* Concordia: 5,48 es la altura del río en el Puerto Concordia según registros de ayer de Prefectura Naval. Parece que quedaron lejanos los 15,88 metros que alcanzó el río el penúltimo día de 2015. El 10 de enero logró posicionarse debajo del nivel de alerta de 11 metros. 

* Paranacito: 3,09 es la altura del río que registró ayer en Villa Paranacito y está sobre el nivel de evacuación que es a los 2,6 metros. En diciembre recibieron el agua de la crecida del río Uruguay y ahora la del Paraná. La inundación generó graves problemas socioeconómicos.
***


Con altura y quieto. En el Puerto de Paraná la imagen se repite a lo largo de la extensión  de la Costanera con la altura del río por encima de lo normal y los camalotes que se hicieron de toda la ribera. Ayer, algunos pescadores intentaron tener suerte, pero pasaban los minutos y por la expresión que tenían se notaba que había poco pique en el lugar. Frente a la Escuela de Canotaje, el río está a no más de medio metro por debajo de la altura de la calle.
***
Unas 400 familias perdieron sus empleos por la inundación 

Al momento, es Villa Paranacito la ciudad más complicada por la creciente. En un principio recibieron todo el caudal del río Uruguay, ahora tienen el del Paraná en sus calles, en su zona rural y en el Delta. Por el hecho hay unas 400 familias que no tienen trabajo en una situación que el propio intendente Gabriel García calificó a UNO como un problema socioeconómico de gravedad. 

“Desde diciembre tenemos agua. Las economías como la pesca, la ganadería, la forestación y el turismo que son las principales actividades están afectadas y la población lo sufre”, destacó García. 

Dijo que los dueños de los animales de campos que se inundaron los sacaron cuando el agua creció y los llevaron a otro lado, pero los empleados quedaron sin trabajo. Explicó que evacuadas no son más de 15 familias, pero que el mayor problema es ese otro: “La creciente generó un problema socioeconómico con 400 familias afectadas y esto va para largo”, destacó y agregó que mantuvo instancias de reunión con referentes del gobierno nacional y provincial a fin de garantizar la contención a estas personas como la realización de obras que mejoren la calidad de vida en la zona. Villa Paranacito cuenta en con unos 5.600 habitantes. 

Comentarios