Pais
Domingo 06 de Diciembre de 2015

El pueblo que mira hacia Entre Ríos para crecer

Dante Bowen resultó electo como intendente de Dolavon, un pequeño paraje de Chubut. Se trata del presidente comunal más joven del país. Ya mantuvo una reunión con Gustavo Bordet

Dolavon está ubicada sobre una curva del río Chubut, 36 kilómetros al sur de Trelew. Es una colonia de descendientes de galeses que orilla los 4.000 habitantes y tiene esos paisajes que son capaces de retener para siempre a quien llega allí solo por unos días. Significa prado junto al río. El pueblo, en el Departamento Gaiman, tiene su origen en la estación Dolavon del Ferrocarril Central del Chubut, que funcionó desde 1925 hasta 1961. Un canal lo atraviesa por completo y es el lugar de reunión de la gente de esa localidad, ubicada en el valle del río.
En Dolavon vive el Picante Bowen. ¿Un centrodelantero histórico del verdolaga?, como le dicen al Club Social y Deportivo Dolavon. No.
Al intendente electo le decían el Picante de gurí, en la escuela; después se fue calmando. Pero si quisiéramos seguir con la jerga futbolera, podríamos decir que esta vez la metió de media cancha cuando el árbitro ya tomaba aire para marcar el final del partido. Uno a cero.
Se trata, muy posiblemente, del intente más joven del país, con 26 o 27 recién cumplidos. La juventud no es un mérito en sí misma, pero vale la aclaración porque Clarín había decidido darle ese título a Martín Yeza, de Pinamar, que tiene 29.

Revirtió la historia
Dante Bowen milita en el Frente Para la Victoria y estudia derecho en la Universidad de Buenos Aires. Su padre fue candidato a intendente de la localidad en 2011 por el radicalismo y no pudo contra Martín Bortagaray, del Frente Unión Chubut Somos Todos. Con esa victoria Bortagaray consolidó 16 años ininterrumpidos al frente del municipio. Pero esta vez Dante revirtió la historia, a pesar que estuvo impedido de participar en la elección por el Tribunal Electoral Provincial, que casi lo saca de la cancha definitivamente, porque consideraba que no cumplía con los dos años de residencia necesarios para ser candidato, debido a que estudiaba fuera de la ciudad; y en Dolavon no se cursan carreras universitarias. Allí en la UBA, Bowen conoció a su actual pareja, una joven también estudiante de derecho, que es hija de una maestra que desde Sauce Pinto se fue a hacer patria al sur del país.
Los dolavenses lo votaron en la interna, en la que se impuso sin demasiado ruido a otros dos contrincantes y se proyectó a la general, en la que consiguió polarizar con Bortagary, sacándole varios votos a Cambiemos. El macrismo tuvo 200 votos en la elección de octubre, pero trepó a casi mil en el balotaje del 22 de noviembre. La consigna fue la del cambio, frente a un dirigente que buscaba las dos décadas consecutivas de gobierno.

Recambio generacional
“Hubo un voto por el recambio generacional, pero no solo en mí caso, más allá que sea o no el intendente más joven del país. Hubo un montón de jóvenes que ganaron intendencias e incluso en la provincia de Buenos Aires se impuso una mujer joven, que le ganó a los barones del conurbano. Me parece que lo hecho en este sentido por Néstor Kirchner y por Cristina es un fenómeno que trascendió al Frente Para la Victoria y que generó cambios en el compromiso de la juventud con la política, incluso en otros partidos, como sucede en el PRO”.
“A diferencia de la década del 90, cuando la juventud se escapaba hacia otras cosas, hacia el rock, a ser contestatario, hoy se mete en la política”, indicó Bowen a UNO.


“Después de ganar las PASO, el intendente, a través de su hermana (presidenta de la cooperativa eléctrica de la zona ), me impugnó en el Tribunal Electoral Provincial por mi residencia. Yo estudiaba en Buenos, iba y venía. Estuvimos impedidos de participar porque la Justicia me dio de baja como candidato, pero logramos revertir eso con una apelación”, contó el ahora presidente municipal dolavense. 
Esa situación, paradójicamente, le dio una visibilidad mediática a nivel provincial y le sirvió para la campaña. “Empezaron a verme de otra forma. La gente decía ‘es chico pero tiene ideas para la ciudad’. Incluso muchos se solidarizaron conmigo, de alguna forma”, enfatizó.
La presencia en Entre Ríos tiene dos motivos políticas principales.“Tenemos interés en conocer al gobernador electo por dos ejes que tenemos en común con Entre Ríos, que nos permitirían generar un intercambio, pese a los más de dos mil kilómetros de distancia. Por un lado, Dolavon es la capital del carnaval en Chubut y nosotros tenemos interés en que vayan comparsas de Entre Ríos y profundizar el intercambio cultural”, acotó.
“Por otro lado, sabemos que hay arenas silicias acá, que son las que se utilizan para el fracking en Vaca Muerta, y que suplantan arenas que antes se importaban de China. También esas arenas están en Chubut, muy cerca de Dolavon. Desarrollar ese aspecto sería de importancia para la localidad, en términos de metalmecánica, de servicios, de una planta que industrialice las arenas. Hoy la actividad principal es la agropecuaria, con engorde de ganado, forrajería y desarrollo de la actividad ovina. Por eso mismo queremos generar un eje de desarrollo turístico regional, y también lo de las arena”,añadió.
Gustavo Bordet, el gobernador que asumirá el 10 de diciembre, lo recibió esta semana y hablaron de la cuestión. Bowen ya tenía algún contacto con la Casa de Entre Ríos en Buenos Aires. “Allí conocimos un programa que se llama Volver al pago, que trata de repatriar a los jóvenes, a los profesionales, a todos los que puedan aportar al desarrollo de la comunidad; y lo nuestro es un poco eso”, explicó.  

Comentarios