La Provincia
Domingo 27 de Noviembre de 2016

El primer OVNI en Entre Ríos

Enigmas. El diario "Ecos del Litoral" de Gualeguaychú informó el 21 de noviembre de 1855 que el día anterior, en horas de la mañana, numerosos vecinos vieron aparecer una "luz muy brillante", que definió su aspecto y forma varios minutos

Circulan relatos orales que dicen que las etnias indígenas propias de estas regiones habían sido testigos reverenciales de luces nocturnas de extraño comportamiento en épocas prehispánicas. Pero debió esperarse hasta mediados del siglo XIX para que quedara registro escrito de la primera observación de un Objeto Volador No Identificado sobre territorio entrerriano. Con el "bonus" de haber sido una observación colectiva.
El 20 de noviembre de 1855 fue un día muy particular en la ciudad de Gualeguaychú. Según el diario "Ecos del Litoral" del día siguiente, en horas de la mañana numerosos vecinos vieron aparecer una "luz muy brillante", que a medida que pasaron los minutos definió su aspecto y forma. Su luminosidad no era eclipsada por el sol, sino, por el contrario, en tanto pasaba el tiempo se acrecentaba aún más. Un par de telescopios en poder de vecinos intelectualmente inquietos, permitió observar en detalle al objeto que –según relatan quienes exhumaron este curioso informe de las brumas del tiempo, el investigador local Carlos Atilio Rieger, el doctor José Brunetti y el señor Luis Luján, sobre archivos del Instituto Magnasco, de esa localidad- "adoptaba la forma de una medialuna en menguante, alrededor de la cual giraba un disco, como los anillos del planeta Saturno".
El extraño objeto continuó desplazándose por el cielo hasta perderse en el horizonte (lo que, teniendo en cuenta la baja construcción de entonces, permite suponer que la observación fue prolongada) y durante el resto del día fue la comidilla del pueblo, dando lugar a las más extrañas especulaciones; desde quienes, con cierta formación cultural, lo suponían un extraño fenómeno atmosférico o astronómico, hasta quienes quisieron ver en él un signo profético de naturaleza religiosa.
La anécdota quizás hubiera quedado reducida, precisamente, a eso, de no ocurrir a la noche un giro fundamental: llega a la ciudad la noticia que –en plena guerra de Crimea, que por entonces enfrentaba a las potencias europeas con Rusia, aquella que inmortalizara la "Carga de la Caballería Ligera", a la que el poeta Kipling evocara con sus versos: "Cañones a la izquierda/cañones a la derecha/hacia el valle de la muerte/cabalgaron los seiscientos..."- las tropas aliadas, francesas, italianas e inglesas habían tomado la ciudad de Sebastopol.
Por cierto, la caída de Sebastopol había ocurrido el 9 de noviembre, y la noticia demoró todo ese tiempo tanto en virtud de las comunicaciones intercontinentales de entonces como del aislamiento de Gualeguaychú respecto a los grandes centros poblados (recordemos que la provincia de Entre Ríos fue "insular" hasta 1969, y el cruce en barcazas no sólo demoraba el tráfico comercial sino también la celeridad informativa). Dado que en la localidad había una muy fuerte colectividad de esas tres nacionalidades europeas –al punto de justificar la presencia de sus respectivos consulados- buena parte del pueblo se lanzó esa noche a las calles, –según relatan los citados investigadores, a tenor de los periódicos de la época- en espontánea manifestación, ofreciendo informales "serenatas" a las autoridades y (según la adjetivación propia de esos tiempos) a los más "caracterizados vecinos". Una orquesta filarmónica local, dirigida por don Luis Giuffra, y una banda militar se instalaron frente al popular "Café Dutte" (propiedad de un francés de apellido homónimo) alternando "La Marsellesa" con el Himno Italiano. Seguramente fue en esa animada tertulia donde los más entusiastas arriesgaron que el "extraño evento cósmico" de la mañana había sido un anticipo, un "aviso" del júbilo que experimentaban en ese momento, como si desde alguna ignota esfera celeste poderosas potestades enviaran a un pequeño pueblo de aldeanos sudamericanos un anticipo de lujo. Parecer que, reflejado en tono altisonante y pomposo por el diario "Ecos" al día siguiente, hizo perdurar por muchos años en el ideario colectivo el recuerdo del "aviso de los cielos sobre la batalla de Sebastopol".
En el congreso de la ovnilogía
Del 1 al 4 de diciembre, en Foz de Iguazú (Brasil) se llevará a cabo el VIII Fórum Mundial de Ufología. La Ufología (u Ovnilogía) es la disciplina que estudia los objetos voladores no identificados, su naturaleza, probable origen y destino. Organizado por la Revista UFO, de ese país (un medio periodístico con centenares de miles de lectores) reunirá a veintidós conferencistas de todo el planeta, aquellos considerados como los más representativos e innovadores, tanto por sus colegas investigadores como por los medios y el público en general.
De esta manera y entre muchos otros desfilarán con sus conferencias el doctor J.J. Hurtak (USA), Director de la Academia para la Ciencia Futura, Brien Foerster (Canadá) con "Las pruebas de un antiguo Apocalipsis cósmico", Antonio Portugal (Bolivia), "Contactos cercanos con seres de luz", Marco Antonio Petit (Brasil) "Presencias extraterrestres y sus bases de operaciones en el planeta Tierra", Ana Luisa Cid (México), "Casuística mexicana y despertar de la consciencia", Clas Svahn (Suecia), "Acciones OVNI en los países escandinavos desde la Segunda Guerra Mundial", Jan Harzan (USA), Presidente de la Mutual UFO Network, Robert Fleischer (Alemania), "Sorprendentes secretos oficiales alemanes sobre OVNIs", dr Gábor Tarcali (Turquía), "De la Edad Media al presente, OVNIs en Europa Central", etc.
En cuanto a nuestro país, estará representado por Gustavo Fernández (Paraná, Entre Ríos), escritor e investigador paranormal así como reconocido experto mundial en Pueblos Originarios y director de diversas entidades, entre ellas, el Instituto Planificador de Encuentros Cercanos, quien disertará sobre "Misterios del Uritorco: ¿base extraterrestre o portal dimensional?". En su exposición, abundamentemente ilustrada, Fernández revelará secretos aún desconocidos de la mitología de Capilla del Monte, su "lado oscuro", testimonios fotográficos y fílmicos de presuntas naves extraterrestre y entidades no humanas que se manifiestan en esa región. Asimismo, revelará las técnicas empleadas en sus grupos de investigación para lograr el contacto voluntario con estas Inteligencias. Durante su exposición se entregará gratuitamente a los asistentes la edición en portugués de su libro "La Saga del Uritorco: Crónicas de un Portal" (cuya edición digital en español también está disponible en forma gratuita para los interesados en la temática).
También asistirá Rubén Morales, de Buenos Aires, investigador de reconocida trayectoria, quien disertará sobre "OVNIs en la Antártida", ocasión en la que también hará presentación de su libro homónimo. Y en las últimas horas se ha confirmado la asistencia del investigador y periodista Fernando Diz, de Capilla del Monte, con material inédito de apariciones en ese lugar y que así acompañará la exposición ya citada de Gustavo Fernández.
El evento es coordinado por Ademar Gevaerd, Director de Revista UFO, colaborador frecuente de producciones internacionales sobre el tema (como History Channel) y posiblemente el experto brasileño más reconocido a nivel mundial.


Comentarios