La Provincia
Sábado 09 de Enero de 2016

El primer mes de Macri incluyó fuertes cambios en lo económico

Las decisiones adoptadas por la vía de los decretos, los cambios en las variables económicas en favor de los sectores financieros y la incorporación al Gobierno de directivos de empresas privadas, los aspectos salientes de la gestión.

Télam. El presidente, Mauricio Macri, finalizará por estas horas  su primer mes al frente del Ejecutivo nacional con la instrumentación de cambios radicales en materia económica, y con un nuevo diseño de las estructuras de gobierno, en un inicio de gestión marcado por la toma de decisiones a través de decretos de necesidad y urgencia y un perfil de administración que se posiciona como la contracara de los 12 años del kirchnerismo en el poder. 
El líder del PRO dio un giro de 180 grados en ejes considerados clave por el gobierno anterior, como la ley de medios, el control cambiario, el proteccionismo a la producción industrial y el esquema de retenciones al sector agropecuario. Además, diseñó un gabinete dominado por la presencia de exdirectivos de bancos privados y de empresas multinacionales en áreas estratégicas, como el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay (exasesor del JP Morgan); el de Energía y Minería, Juan José Aranguren (expresidente de Shell Argentina) y de Transporte, Guillermo Dietrich (miembro de la familia dueña de la mayor concesionaria de autos del país), entre muchos otros. 
Bajo este esquema ministerial, la primera semana de gestión de Macri estuvo dominada por los anuncios en materia económica, anticipados durante la campaña electoral. Macri eliminó todos los derechos de exportación (retenciones) cobrados a los productos agropecuarios y a las economías regionales (excepto a la soja, que los disminuyó) y a la industria, levantó el cepo cambiario y liberó el precio del dólar, desregulación que significó una fuerte devaluación del peso (del 40%), con su consecuente impacto en los precios y en el poder adquisitivo de los salarios. 
Además, en un guiño al sector financiero, el Gobierno eliminó el encaje para el ingreso de capitales golondrina e incrementó las tasas de interés, y por otro lado, declaró la “emergencia energética” y una quita en los subsidios a los servicios públicos. 

Sin los gremialistas
Estas medidas hacia los diferentes sectores de la economía contrastaron con el aún pendiente encuentro entre el Gobierno y las centrales obreras, reclamado por dirigentes como el líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano. Con cuatro decretos de necesidad y urgencia, Macri trazó las diferencias más claras con sus antecesores en la Casa Rosada: modificó la Ley de Ministerios, creó nuevas carteras y redistribuyó competencias; transfirió las escuchas judiciales a la Corte Suprema; postergó la aplicación del Código Procesal Penal; y modificó la ley de medios y creó el Enacom. 
El Decreto Nº 267 con el que disolvió la Afsca y la Aftic -dos organismos descentralizados y autárquicos, que estaban en manos de los kirchneristas Martín Sabbatella y Norberto Berner- también introdujo modificaciones a la ley de medios, particularmente en cuanto a la prórroga temporal y la ampliación de la cantidad de licencias que puede tener cada medio y su libre transferencia. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, lo calificó como “el fin de la guerra contra el periodismo”.
La designación por decreto de dos jueces en comisión en la Corte Suprema de la Nación (Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz) fue una de las medidas que despertó las más fuertes críticas de juristas y miembros de la oposición, que reprocharon que esos nombramientos se hicieran sin el aval del Congreso. Sin embargo, la controversia pareció apaciguarse luego de que el Presidente recibiese al titular del máximo tribunal, Ricardo Lorenzetti, y que se informara que Rosatti y Rosenkrantz asumirán el cargo en febrero, después de que pasen por el proceso de impugnaciones y audiencias públicas.
 En su mes de gestión, Macri se propuso rever miles de contratos de trabajadores en todas las áreas del Estado celebrados en los últimos años, misión encomendada al ministro de Modernización, Andrés Ibarra, y que tuvo su correlato en los 2.035 contratos dejados sin efecto en el Senado y que habían sido aprobados por el exvicepresidente Amado Boudou en 2015. La vicepresidenta, Gabriela Michetti, justificó la decisión (que dijo fue acompañada por el resto de las fuerzas políticas) con el argumento de que “el Estado no es una bolsa de trabajo”. Los despidos recibieron un fuerte rechazo de parte de los principales sindicatos de empleados públicos (UPCN y ATE, y APL en el Congreso), quienes consideraron “grave” la situación y prometieron acudir a la Justicia. 

La gobernabilidad
En otro orden, Macri intentó avanzar en un acercamiento político con la oposición que le reditúe en términos de gobernabilidad, particularmente en la sanción de leyes en un Congreso sin mayorías propias. Así fue como, al día siguiente de asumir el cargo, el Presidente recibió en la Casa Rosada a sus excontendientes en la carrera presidencial (Daniel Scioli, Sergio Massa, Margarita Stolbizer y Adolfo Rodríguez Saá) y pocas horas después, pero en la Quinta de Olivos, a los gobernadores de las 24 provincias argentinas, a quienes prometió obras de infraestructura y abrir la discusión por la coparticipación federal de impuestos.

Anuncios para el sector lechero por 90 días
El gobierno nacional anunció ayer medidas de apoyo para el sector lechero, a través de compensaciones y ayuda crediticia con miras a lograr descomprimir la crisis que atraviesan los productores e incrementar la producción y la exportación de lácteos.
 El anuncio fue realizado por Mauricio Macri al mediodía en la ciudad santafesina de Venado Tuerto, junto con el ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y el titular de la cartera de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay. Entre otras cuestiones, las medidas -que tendrán una validez de 90 días- contemplan elevar al 33% la compensación económica que reciben los tamberos por los primeros 3.000 litros diarios de producción de leche, con lo que la ayuda pasa de 30 a 40 centavos por litro, lo que equivale a un volumen de 36.000 pesos mensuales por productor. También se amplía el universo del beneficio, que hasta ahora solo alcanzaba a quienes producían hasta 6.000 litros diarios, explicaron desde el Ministerio de Agroindustria. 
En su discurso, Macri instó a los tamberos a utilizar este acuerdo para producir más y especialmente incrementar la exportación con valor agregado. “La coyuntura internacional muestra un mundo más complicado en el que los precios cayeron, pero confío en que el acuerdo firmado sea un puente para llevar a los productores a una mejor situación. Este puente es para ayudarlos en estos 90 días con precio sostén o régimen compensatorio, con créditos, y empezar a trabajar para recuperar todos los mercados de exportación que podamos”, enfatizó el Presidente. 
Posteriormente Macri visitó las instalaciones industriales de Corven Motors, donde la firma nacional produce motos y cuatriciclos, y se fotografió junto a los trabajadores de la planta. Antes, en el acto de los tamberos, había realizado algunos pasos de baile, lo que le valió críticas porque coincidió con el momento en que la Policía reprimía ferozmente a los trabajadores estatales platenses (Más información en página 14). 

Comentarios