Pais
Lunes 23 de Noviembre de 2015

El primer discurso del presidente electo: “Hoy iniciamos juntos un camino de trabajo”

Dijo que el cambio “no puede detenerse en revanchas”. Anticipó que construirá un país “con pobreza cero” y que combatirá “con todo” al narcotráfico en el país. Y en el marco internacional planea “relaciones con todos”

A las 22 Mauricio Macri se dirigió al país como presidente electo. “Con su voto ustedes hicieron posible lo imposible. Lo hicimos”, definió ante una multitud de personas reunidas en el comando de campaña de Cambiemos. “Le pido a Dios que me ilumine para que pueda ayudar a progresar a cada argentino” el claro triunfador del largo proceso eleccionario de 2015.
“Gracias por haber creído que juntos podemos construir la Argentina que soñamos. Estoy acá porque ustedes lo han decidido”, dijo Macri a sus simpatizantes. El presidente electo sostuvo que este “es un día histórico, un cambio de época y va a ser maravilloso”, y “como tal, es un cambio que nos tiene que llevar hacia el futuro, a las oportunidades que necesitamos para progresar”. En un eufórico mensaje que dio en el búnker de Cambiemos, rodeado de los principales dirigentes de la alianza conformada por el PRO, la UCR y la Coalición Cívica, agregó que buscará “tener buenas relaciones con todos los países. Queremos trabajar con todos, sabemos que el pueblo argentino tiene mucho para aportarle al mundo y esperamos encontrar una agenda de cooperación”, señaló.

El presidente electo encarará el gobierno a partir de diciembre con un mapa nacional que muestra una mayoría de provincias gobernada por el Frente para la Victoria y sus aliados, pero también con el rédito de que los distritos de mayor peso político y simbólico del país, la Capital Federal y Buenos Aires, estarán conducidos por referentes de su propio partido, el PRO. 

Macri y su vice Gabriela Michetti llegan al Poder Ejecutivo con el respaldo electoral del triunfo de María Eugenia Vidal en Buenos Aires, de Horacio Rodríguez Larreta en la Capital Federal y de sus aliados radicales Alfredo Cornejo, en Mendoza, Gerardo Morales, en Jujuy, que sumados a Ricardo Colombi, quien gobierna Corrientes hasta 2017, representan el 53,33% del total de votantes del país. 

Buenos Aires y Mendoza resultaron pérdidas electorales para el kirchnerismo en los comicios de este año, además de Chubut (Mario Das Neves) y Jujuy (donde por primera vez desde la democracia ganó un gobierno no peronista), pero el Frente para la Victoria contrarrestó ese déficit con resultados victoriosos en 12 de los 24 distritos del país. 

La docena de provincias gobernadas por el kirchnerismo, Entre Ríos, Formosa, Misiones, San Juan, Santa Cruz, Tucumán, Catamarca, Tierra del Fuego, Chaco, La Rioja, Salta y Santiago del Estero, concentran el 23,2% del padrón nacional. 

En cuanto a caudal de votantes, detrás de Buenos Aires se ubica Córdoba (8,68% del padrón total), que estará conducida por Juan Schiaretti, delfín del gobernador saliente José Manuel De la Sota, distanciado del FpV y socio político del ex postulante presidencial del frente UNA, Sergio Massa. 

Santa Fe, que reúne el 8,36% del caudal de votantes del país, será nuevamente el único bastión socialista, a cargo de Miguel Lifschitz, que accederá al poder en diciembre en una coalición de gobierno junto a la UCR. Sin embargo, tanto los comicios provinciales de junio como las presidenciales dejaron a la vista un avance del macrismo en la provincia. La Capital Federal (7,95% del padrón nacional), que revalidó votos a favor del PRO luego de dos gestiones consecutivas de Macri como jefe de gobierno, conformará junto a Buenos Aires el nuevo tándem fuerte de distritos opositores, tanto por su peso político como simbólico, con el que asumirá el líder del PRO.
 

Comentarios