La Provincia
Martes 21 de Abril de 2015

El plus por cargar la tarjeta de colectivos armó un gran revuelo

El reclamo del usuario.  Le habían cobrado 2 pesos extras para sumar crédito en el plástico pero el hecho fue desmentido.

El humor social por la deficiente prestación del servicio de trasnporte urbano de pasajeros en Paraná, está por el piso.

Cada vez que sucede algo relacionado con los colectivos se arman tremendas discusiones que, en las redes sociales, terminan en comentarios discriminatorios.

Todo comenzó con una publicación en Facebook: “Hola, les quería comentar que esta mañana fui a cargar mi tarjeta de colectivo al kiosco de Antonio Crespo y Laurencena (sic) y ahora te cobran  2 pesos más de lo que cargás pero no te lo ponen en la tarjeta, lo cobran para ellos...”.

El post recibió 225 “Me Gusta”;  fue compartido 211 veces y recibió cerca de 80 comentarios en donde los usuarios de la red social escribieron 1.775 palabras referidas al tema. Uno de los comentarios, quizás el más escueto, dice:  “¡Qué va ser, son judíos!”.

El agravio sigue en el muro y nadie lo cuestionó hasta el momento en que se empezó a escribir esta nota.

El domingo una hora después de que se publicó el reclamo, apareció el descargo de la propietaria: “Mirá soy la dueña del negocio y NUNCA se cobró ningún adicional ni por cargar tarjetas, ni SUBE. Si querés charlarlo estoy en el negocio, domingo 14.30  y haciendo cargas... y si encontrás otro lugar que esté abierto a estas horas contame. .. además estoy hasta altas horas de la madrugada brindando el servicio”. 

La respuesta recibió 22 Me Gusta y luego llegaron los comentarios a favor de la comerciante. “Para mí está bien, porque no en todos los lugares se carga, y en los pocos donde la podés cargar te darás cuenta que tienen que pagar una empleada o  para que las cosas sean más rápidas, si no son ustedes mismos los que se quejan por las demoras, ojalá que ningún negocio las quiera cargar y la carguen solamente en la empresa de colectivos y ahí los quiero ver a los que se quejan por dos pesos, dos miserables pesos que hoy en día no te sirven ni para caramelos... Si no hagan como dijo la de más arriba, una bici o caminar y van a ver cómo en una semana sin tomar colectivos todo vuelve a la normalidad... Dejen de quejarse de todo, ya cansan...”.

Uno de los usuarios intentó ubicar el kiosco en la dirección correcta porque hasta en esa cuestión había desaciertos. “¿Antonio Crespo y Laurencena dónde se juntan? Antonio Crespo y Ramírez sí te creo, cargo la tarjeta en ese lugar y nunca me cobraron un adicional de nada”.

Como la polémica se viralizó en las redes sociales, ayer una trabajadora de la Dirección General de Defensa del Consumidor y Lealtad Comercial de la provincia de Entre Ríos, respondió a este diario que “habían llegado reclamos al respecto”. Pidió un momento, consultó y luego se disculpó porque en realidad una compañera de trabajo “había visto el comentario en Facebook”.

Zulma Cristina Cabrera, de la oficina municipal de Defensa del Consumidor, respondió a UNO que hasta ayer nadie había denunciado el cobro de los 2 pesos y que solo tenían algunos pocos reclamos porque los usuarios desconocían que la tarjeta tiene un vencimiento y hay que revalidarla.

Por último desde la oficina de Tarjebus en Paraná confirmaron que la situación es normal y que nadie cobró  un plus en ninguno de los 20 puntos de venta que tienen habilitados.

En la empresa que también está cargando la SUBE, para viajar a Santa Fe, señalaron que en algunos casos se relaciona a la “competencia” con ciertos reclamos que después se desvanecen.

A dónde van los reclamos en Facebook 
 La polémica sobre el cobro de los 2 pesos extras para cargar la tarjeta de colectivos se generó en una página de Facebook en donde se comentan los temas de la ciudad y se suben muchas fotos  que alimentan la red social que más utilizan los argentinos.

Si bien el domingo la dueña del comercio “denunciado” desestimó  el planteo en forma inmediata, los comentarios siguieron sumando visitas a la página que se nutre con los comentarios de los usuarios. Es decir, hace negocios sin generar contenidos.

Están (porque la publicación sigue arriba) los usuarios a favor del que denunció el cobro extra y los que están con la dueña del comercio porque les parece justo que cobre de más “al tener que pagar impuestos y servicios”.

Se armó un todos contra todos y en algún momento empezaron a aparecer las ideas originales: Dejar de tomar colectivos, caminar o andar en bicicletas.

En definitiva, la dueña del kiosco  desmintió la acusación, en las oficinas de Defensa del Consumidor de la Municipalidad y de la Provincia desestimaron los reclamos   y en la empresa que vende el plástico y maneja el software que las cargan respondieron a UNO que “la situación es normal” en todos los puntos de ventas.

En decir que Facebook sirvió para que los usuarios vuelquen sus reclamos sobre diferentes anormalidades que los afectan en su vida diaria y nada más. 

Mientras tanto el que toma colectivos sigue padeciendo los problemas reales que siguen sucediendo  sin tanta repercusión.
 

Comentarios