Corrupción
Miércoles 16 de Noviembre de 2016

El PJ se muestra dispuesto a analizar la nueva denuncia de juicio político contra Chiara Díaz

La presentación del abogado Reggiardo es más sólida que la anterior contra el vocal del STJ. El jefe de los diputados oficialistas entendió que esa característica y la reiteración de la acusación ameritan un análisis exhaustivo en la Cámara

La presentación de una nueva denuncia para someter a juicio político al vocal del Superior Tribunal de Justicia Carlos Chiara Díaz será seguramente el tema principal de la reunión que mantendrá esta mañana la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados, que preside Diego Lara.

Si bien la convocatoria formal tiene que ver con el tratamiento de un proyecto que crea el mecanismo provincial de prevención de la tortura y otras tratas o penas crueles inhumanas, lo que claramente es muy importante; la percepción política de que la nueva presentación pone en jaque a Chiara Díaz se constituye en la noticia más saliente.

La denuncia, que se presentó el lunes a última hora, constituye un cuestionamiento a la continuidad del magistrado no solo por la reiteración de la acusación, sino también por tratarse de una presentación más sólida que la realizada hace algunos meses por dirigentes del peronismo disidente.

Esta vez, la denuncia fue formulada por el abogado victoriense Carlos Reggiardo, un profesional reconocido en la provincia y vinculado política al Frente Renovador que lidera Sergio Massa.

A estas situaciones se suma la predisposición del bloque justicialista de Diputados de tratar en profundidad el tema, lo que podría derivar en la aprobación para investigar la denuncia, a diferencia de la presentación anterior, cuando se rechazó esa posibilidad.


***
Los diputados peronistas


El presidente del bloque justicialista de la Cámara baja, Juan José Bahillo, admitió ayer que la reiteración de la denuncia es también un elemento de peso. "Nuestra responsabilidad como legisladores consiste en que, ante una reiterada denuncia; que además tiene un sustento mayor y un desarrollo más profundo; nos aboquemos especialmente al tratamiento de la cuestión. No podemos dar por sobreentendida la misma postura que tuvimos en la oportunidad anterior, sino que debemos analizar detenidamente esta nueva presentación", precisó.

La prudencia de Bahillo en la declaración de UNO no impide advertir sin embargo que el jefe del bloque oficialista estima que hay elementos como para realizar un análisis exhaustivo del caso, y de allí a la denuncia hay un solo paso.


***
El mecanismo


Si bien la denuncia de Reggiardo se presentó el lunes 14, los tiempos legislativos permitirían tratar el tema en comisión y dar curso a la investigación en la sesión del 6 de diciembre, la última prevista del período ordinario de 2016.

En caso de que la Cámara baja acepte la acusación y permita iniciar la investigación, el vocal quedará suspendido en sus funciones percibiendo la mitad de su remuneración, de acuerdo al artículo 145 de la Constitución provincial.

Admitida la acusación por la Cámara de Diputados, se nombrarán a cinco de sus miembros para que la sostenga ante la Cámara de Senadores, que en pleno será el juez de la causa. Por tratarse de una denuncia contra un vocal del Superior Tribunal, el vicepresidente primero del Senado será el titular del tribunal.

El pedido de juicio político está fundado en una situación que es harto conocida por todos en el foro de los abogados, estimó Regiardo. "...las ausencias, los viajes, los viáticos y otros trabajos que tiene Chiara Díaz".

El denunciante precisa que desde hace unos 10 años el vocal Chiara Díaz cobra su remuneración como juez del STJ por días no trabajados para el Poder Judicial entrerriano, percibe viáticos por misiones oficiales que no son tales, viaja gratis en avión a Buenos Aires, tiene otras remuneraciones y cobra viáticos relacionados con otros trabajos que realiza en el horario en que supuestamente debería estar trabajando en el Superior Tribunal.

Es decir que de acuerdo a la denuncia percibe viáticos a sabiendas de que no debería cobrarlos , porque los viajes no tienen relación con su trabajo; y engaña a su empleados para viajar gratis en avión.

Aporta Reggiardo que estas maniobras son realizadas por Chiara Díaz para dictar clases en las universidades de Belgrano, del Salvador y de Buenos Aires.

En mayo de 2014 UNO publicó una nota relacionada con una autoasignación de viáticos por parte de Chiara Díaz en la que se hacía mención a la situación de sus reiterados viajes a Buenos Aires.

En la reciente denuncia, Reggiardo explica que promueve la acusación porque considera que "no puede seguir ejerciendo la magistratura un juez que habitualmente tiene conductas mediante las cuales engaña la normativa aplicable para cobrar doble, es decir para poder ausentarse de la jurisdicción, percibir un salario como si esos días estuviese trabajando para el Poder Judicial entrerriano, y cobrar viáticos, honorarios docentes, y viajar gratis en avión como si fuera una misión oficial".

En un breve ejercicio matemático Reggiardo consigna que el año judicial tiene unos 205 días hábiles, de los cuales Chiara Díaz se ausenta unos 46 días, y concurre a trabajar 159. "Chiara Díaz trabaja menos de la mitad de los días del año para justificar un sueldo de más de 150.000 pesos por mes (más viáticos, pasajes gratis y otros) que el Estado entrerriano con mucho esfuerzo le abona".

"Reitero. No le estoy diciendo a este señor que tiene que firmar más sentencias. Le estoy pidiendo a los legisladores que piensen y tiren un manto de coherencia sobre este asunto. Chiara Díaz se abusa de su situación. Ya no quiere ser juez", indica Reggiardo en el escrito.

El abogado victoriense sostiene que de comprobarse lo que denuncian, deben iniciarse los trámites tendientes a recuperar los fondos públicos mal habidos por el juez.

El denunciante enfatiza luego: "No obstante ello, la situación de Chiara Díaz no termina ahí. Es mucho más grave. Y la gravedad radica en la contradicción que existe entre la magistratura y la mentira. Chiara Díaz miente, cada semana miente y dice que tiene diligencias oficiales pero en realidad se va a dar clases a las universidades. Le miente a sus colegas del STJ, le miente a su familia y hasta me animo a decir que se miente a sí mismo".


***
Las salidas en los diarios


La presentación de Reggiardo marca una diferencia con la presentada hace unos meses por dirigentes del llamado peronismo disidente como Augusto Alasino, Hugo Berthet o Domingo Daniel Rossi. En ese escrito se abordaba con la redacción propia de un culebrón y un sesgo misógino la demanda por alimentos que contra Chiara Díaz presentó una mujer con la que el juez tiene un hijo.

Reggiardo, en cambio, alude brevemente al tema desde la mirada del cumplimiento de los deberes del magistrado.

Recuerda que el vocal del Superior fue noticia por ese tema. "...no es propiamente una característica de un buen perfil de juez el hecho de andar negando la paternidad y los alimentos a los hijos", indica Reggiardo. Luego recuerda: "... la mujer que está reclamando la paternidad de Chiara Díaz casualmente es alumna de él en alguna de las universidades a las que asiste a trabajar en los días y horas en que debería estar en su despacho del STJ (...) esa mujer es su compañera en varios cursos de posgrado, da clases junto al juez entrerriano, escribían juntos sobre Derecho Penal y hasta incluso han ido juntos a dar clases al exterior". Este solo hecho amerita, a juicio de Reggiardo, separar a Chiara Díaz del cargo.

Estima luego el denunciante que Chiara Díaz no se acoge a la jubilación, pese a estar en condiciones de hacerlo, para no pagar los viajes y dejar de tener viáticos.

Luego se pregunta: "¿Qué garantías de justicia independiente tienen los entrerrianos con un juez que trabaja menos de la mitad de los días del año y que está en condiciones de jubilarse pero no lo hace para seguir viaticando y cobrando dineros que no le corresponden?".

Apunta luego que en el caso de Chiara Díaz se dan tres notas características que los tratados internacionales utilizan para definir la corrupción: abuso de poder, beneficio propio y menoscabo a un bien público.

Tras las aclaraciones usuales sobre la finalidad del juicio político, Reggiardo añade que en el proceso se debe verificar no solo la conducta delictiva o reprochable de los jueces, sino también el grado de descrédito social que genera dicho mal desempeño, ya que si ello no se toma en cuenta por los órganos encargados del enjuiciamiento, se deja de lado "la necesidad de verificar el grado de consenso o de disenso social, como dato constitutivo y legitimante del sistema democrático".


***
La cláusula constitucional

La presentación de Reggiardo se remonta a la Convención Constituyente de 2008 cuando, recuerda, la situación "bochornosa" de Chiara Díaz llevó a los convencionales constituyentes a redactar una cláusula que es conocida con su nombre.

Se refería al artículo 37 de la Constitución provincial reformada, que señala que los jueces no podrán "desempeñar otras actividades, incluyendo el ejercicio de la docencia, cuando afecte u obstaculice la asistencia regular a las tareas propias del cargo".

Se sabe que esa manda constitucional, como otras, aún no fue reglamentada, por lo que Reggiardo advierte: "En primer lugar, no se necesita una reglamentación para entender que los convencionales constituyentes quisieron que en Entre Ríos los jueces no den clases en el horario de trabajo. Podrá requerir una reglamentación el sistema para que los jueces pidan permiso para dar clases, pero nadie puede dudar de que a partir de 2008 no se puede dar clases en horario laboral...".

Pero además, indica Reggiardo que en varios fallos Chiara Díaz ha sostenido que las reformas de 2008 son operativas, es decir que no necesitan de reglamentación para ser aplicadas en los casos sometidos a juicio.

Comentarios