La Provincia
Miércoles 21 de Enero de 2015

El pescado a la parrilla es el plato elegido del verano

La gastronomía de la región. Surubí, dorado, pacú y boga son las especies más demandadas por los turistas que llegan a la provincia

El pescado a la parrilla es el plato más elegido en los comedores de la provincia por los turistas y en eso coinciden todos los restaurantes consultados. Es más, afirmaron que siete de cada 10 comensales en verano, eligen una de las opciones de río.

La gastronomía de la región tiene al pescado como uno de sus alimentos principales y característicos. Casi todos los restaurantes que apuntan al turismo, ofrecen varias opciones en sus cartas.

En la provincia hay dos comedores que solo trabajan el pescado de río de manera específica y están constituidos por cooperativas. Uno está ubicado en Pueblo Brugo y el otro en Hernandarias. Cada fin de semana, la mitad de las mesas están ocupadas por visitantes de otras provincias, luego por vecinos de esas ciudades y de localidades cercanas que llegan hasta allí para aprovechar las recetas características.

En general, comer pescado en Entre Ríos no es caro en comparación con otros platos particulares. A la carta, el precio parte de los 80 pesos y llega a los 120, aunque hay opciones más baratas.

En Pueblo Brugo, los jueves hay tenedor libre de pescado a 85 pesos por persona y aseguran que esa noche, el comedor se llena.

Pacú, dorado y surubí son las especies más demandadas, sobre todo a la parrilla. Por el precio, la boga también. Después aparecen las opciones: a la pizza, con limón, roquefort o con salsa de verdeo, según cada comedor.

Pero además, hay otras presentaciones con platos elaborados y hasta tablas de picadas exclusivas de pescado que en Hernandarias están entre las más demandadas.

En un restaurante de Colón, ubicado en Urquiza y Juan José Paso, contaron que si bien agregaron a la carta opciones de mar, el de río es el que más elige la gente. La encargada contó que por la ubicación del comedor, si bien tiene clientes fijos durante todo el año, es el turista el que solicita las opciones de pescado. En este restaurante, el plato más caro tiene un valor de 110 pesos.

Rosana es encargada de uno de los comedores de Paraná más conocidos y que queda en Laurencena 350. Con 18 años de experiencia contó a UNO Verano: “La boga y el surubí salen muchísimo. Antes, te estoy hablando de hace cinco años atrás, la gente le tenía miedo al pescado en verano porque podía venir en mal estado. Pero ahora cambió y es en esta época cuando más se vende”.

Que estén despinados, es una de las claves para que al llegar al plato, quien intenta comer lo haga con placer sin tanta preocupación.

 

El más tradicional

En las ciudades costeras del Paraná y del Uruguay, el pescado ocupa un lugar preponderante en la oferta gastronómica.

Si bien, la historia ha proporcionado importantes avances tecnológicos en la forma de conservarlo, la manera de cocinarlo no fue modificada en sus aspectos esenciales y generales.

El pescado asado a la parrilla se hace de manera similar a como lo preparaban los nativos de estas tierras y es uno de los alimentos que aún se consumen igual que antes.

Cambiaron la salsas, algunos condimentos, el tiempo de cocción, las herramientas, los utensilios para hacerlo y los cuidados entre otros detalles, pero es sin lugar a dudas uno de los platos tradicionales de la provincia y por eso se encuentra entre los más elegidos por aquellos que llegan de visita durante el verano.

 

Dato

*El pescado de río cuando es fresco, constituye uno de los alimentos pilares para cada dieta.

*Se pueden hacer sopas, ensaladas, chupín, a la horqueta, a las llamas, fritos, en empanadas, milanesas, en dados o hamburguesas; y también a la parrilla.

*Aporta calidad y variedad a la alimentación diaria.

*Cuando es fresco, su aspecto general es limpio, suave al tacto, de piel húmeda, color brillante y normal.

*Su aroma debe ser a río junto con el propio de cada especie.

*Las agallas deben tener color rojo suave brillante, estar limpias y no tener olores molestos.

*Los ojos deben ser brillantes y el color de la carne: blanco-rosado; aunque puede haber variedades según cada tipo de pescado. Es considerado uno de los alimentos más sanos y necesarios.

 

Dos comedores exclusivos con todas opciones de río

En Pueblo Brugo y en Hernandarias, los dos comedores de pescado funcionan a través de cooperativas. Se llaman Karú Pirá y fueron promocionados por el gobierno provincial.

El primero fue inaugurado el 28 de enero de 2013 y el segundo el 29 de agosto de 2014. Al momento, los dos funcionan en buenas condiciones y cada fin de semana atraen a turistas y a vecinos de las zonas cercanas a esas ciudades.

Los dos abren jueves por la noche y luego viernes, sábado y domingo al mediodía y en horario nocturno.

Silvana Cardozo es la cocinera del comedor de Pueblo Brugo y dijo a UNO Verano: “Tenemos un menú que incluye surubí al escabeche y a la vinagreta, empanadas fritas, bastoncitos, milanesa frita y albóndigas en salsas de queso y tomate. Siempre los platos son con ensaladas o papas fritas. Cada menú que tenemos es para dos o tres personas. Después hay pescado a la parrilla que puede ser a la pizza o al roquefort; también hay canelones. La gente puede venir con tranquilidad que hay opciones”.

Una Tabla de Río, una picada de pescado, tiene un valor de 150 pesos. “Con 200 pesos en total, comen hasta tres personas. La mayoría de los que vienen son turistas y la verdad es que funciona bien. A veces la lluvia nos complica un poco por el camino, pero se puede llamar o hacer reservas y consultar”, agregó Cardozo.

El comedor tiene capacidad para 100 personas y hasta se puede reservar el salón entero los días de semana.

“La gente elige mucho el pescado a la parrilla, sobre todo boga y al limón”, sostuvo Cardozo.

Hoy trabajan 14 familias en el comedor de la ciudad. Pueblo Brugo se encuentra a 75 kilómetros de Paraná y se accede por la Ruta Nacional Nº 12 y luego hay que recorrer aproximadamente 28 kilómetros por la Provincial N° 8 que conduce a Hernandarias donde se encuentra el otro comedor que lleva el mismo nombre. En él, los precios son similares y solo puede haber alguna variedad en la bebida.

Según comentaron desde la Municipalidad de Hernandarias, lo que más piden los comensales, es la tabla tipo picada con varios preparados entre escabeches, vinagretas, postas fritas, y siempre con papas o ensalada.

La cooperativa está integrada por 29 personas, cada una pertenece a una familia de pescadores y el trabajo en el comedor tiene el objetivo del autoabastecimiento para poder regular y mejorar el precio.

Por otro lado y según se conoció en los últimos días, en las próximas semanas estará lista la licitación para construir un comedor de pescado similar a los anteriores, pero en Diamante, donde los pescadores y sus familias podrán desarrollar esta actividad como complementaria a la pesca.

 

 

Comentarios