La Provincia
Sábado 28 de Febrero de 2015

El pescado da sabor al tiempo y a la tradición de la Cuaresma

En estos días, en las pescaderías coinciden los católicos con los compradores habituales y los turistas. En Puerto Sánchez hay que recorrer los puestos. Dicen que los precios se “mantienen”  

En uno de los puestos que ofrece pescado en Puerto Sánchez llegaron 250 kilos de surubí y se vendieron en el día. El kilo vale 65 pesos y el vendedor asegura que “a la gente” le gusta comer pescado rico y paga por ello. Esta situación se generó a mitad de semana, cuando se fueron las piezas más grandes, ahora si bien quedan para todos los gustos se hace más difícil conseguir un ejemplar que supere los seis kilos.

En la zona los autos frenan, se bajan los potenciales compradores, averiguan, algunos cierran el trato y otros siguen buscando precios por la zona.

En esta época del año coinciden los católicos que cumplen con la Cuaresma, los que comen todo el año y los turistas que andan de paso y se quieren llevar un pescado como recuerdo gourmet.

 

Precio y calidad

Una pareja cordobesa bajó de su auto blanco, grande, de marca francesa y empezó a preguntar precios. El dorado congelado a 45 pesos el kilo no lo convencía porque tenían miedo de que pierda frío en las cinco horas de viaje.

El vendedor les ofreció que se lo guardaba en la cámara y que cuando salieran de viaje lo pasaran a buscar. Decidieron cruzar la vereda y se encontraron con otro dorado pero recién sacado del agua.

El puestero lo limpió y se los vendió a 35 pesos el kilo. Una vez que se aseguró la transacción comenzó a desplegar toda su verborragia. Primero explicó que el dorado va con la cabeza porque en los “cachetes” tiene carne. Si bien algunos lo piden descabezados él explica que tiene que ver con la “presentación” en la parilla. Los cordobeses preguntaron para qué sirve la cola y el paranaense insistió con la “presentación” y el mediterráneo no quiso aprender. Le pidió que se la saque, que a la hora de comer no hay coquetería y otras ocurrencias que no venían al caso. Al final se lo lleva envuelto en un plástico, listo para cocinar.

“Lo ponés abierto en la parrilla del lado de las escamas. Arriba colocás cuatro ladrillitos y asentás una chapa con unas bracitas. Una vez que esté hecho, después de unos 45 minutos, lo mirás y si querés le agregás salsa en una mitad y después queso para hacerlo a la pizza y la otra mitad con sal y pimienta”, recomendó el vendedor.

Un minuto más tarde se convirtió en el mejor guía turístico porque los cordobeses hicieron la gran pregunta: ¿Y por acá dónde se puede comer buen pescado?

 

Según el día

En los puestos de ventas saben que, entre semana, los clientes buscan pescados “blancos” o de “línea” es decir: amarillo, moncholo, patí y algún manduvé. Es que los prefieren para freír. También demandan armado (20 pesos el kilo) para milanesas o empanadas. Otros tantos, más acomodados, buscan directamente el filet que se cotiza a 60 pesos el kilo.

Cuando llega el fin de semana los más requeridos son los que tienen destino de parrilla, ayer quedaban colgados en los ganchos dorados de tres y cuatro kilos.

 

La religión

La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia como preparación para la gran fiesta de la Pascua –entre las tres mayores celebraciones católicas, junto con la Navidad y Corpus Christi (Pentecostés).

Comienza el miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo.

Luego, 50 días después de la Pascua –y que pone término al tiempo pascual– llega Pentecostés, celebración importante en sí misma, pero que para la Arquidiócesis de Paraná será particularmente relevante ya que ese se día comenzará solemnemente el tercer Sínodo paranaense, que se hace en ocasión del centenario del primer sínodo paranaense (1915).

 

Las cifras

*35 pesos el valor del kilogramo del dorado, en un puesto de venta en la zona de Puerto Sánchez de la capital provincial.

*20 pesos el kilogramo de armado, uno de los más baratos, que se utiliza para hacer milanesas o empanadas.

 

Los datos

*Los puesteros de Puerto Sánchez aseguraron que este año hay suficiente cantidad de pescado para cubrir la demanda que aumenta con la Cuaresma –los católicos no consumen carne los días viernes– y fundamentalmente en Semana Santa.

*Algunos les compran a los pescadores que tienen piezas recién sacadas en la costa santafesina y otros prefieren el pescado que viene de Diamante. Sobre todo la boga despinada, el patí o surubí.

*En el barrio de pescadores explicaron que realizaron una pequeña suba en las especies más buscadas y creen que los precios quedarán frenados. “No tienen por qué aumentar ”, explican en la costa.

 

Comentarios