Venta de armas
Viernes 15 de Julio de 2016

El perito balístico del STJ podrá salir de su casa por problemas de salud

Antonio Daniel Vitali puede ir al médico, mientras espera el juicio por venta de armas incautadas que estaban en el depósito de Tribunales de Paraná.

La medida cautelar que pesaba sobre el perito balístico del STJ que ya fue desplazado del cargo, Antonio Daniel Vitali, fue flexibilizada ayer luego de un planteo a la Fiscalía. El hombre, que se encontraba con prisión domiciliaria y con custodia policial permanente, ahora podrá salir de su vivienda para ir al médico, en función de un tratamiento por una afección de salud. Está imputado como el jefe de la organización que robaba armas incautadas en el depósito de Tribunales de Paraná y podría recibir una pena de prisión efectiva. Hay otros siete imputados en la causa, que también esperan el juicio.

La medida fue consensuada por el imputado con la Fiscalía, y otorgada en consecuencia por el Juzgado de Garantías. El día que detuvieron a Vitali, a principios de mayo, el hombre estaba en un posoperatorio, por lo cual se le concedió la prisión preventiva por el término de 30 días, que fue prorrogada, y ahora flexibilizada, aparentemente, atento al tratamiento que debe realizar. Por eso le permiten salir ocho horas diarias de su vivienda.

Asimismo, desde aquel 9 de mayo había siempre una guardia policial en la puerta de su casa de calle Fraternidad, y ahora se resolvió levantar esa medida de seguridad.

La causa que conmocionó al Poder Judicial, debido a que no solo Vitali estaría implicado en la sustracción de armas secuestradas para su posterior venta o alquiler, sino el empleado del Departamento Médico Forense Maximiliano Bertoni, y también quedó en la mira, aunque no habría tenido participación en el delito, el encargado de la Sección Depósito, Fabricio Santapaola. Asimismo, están imputados dos sujetos que habrían sido el nexo entre el personal judicial y los clientes: Eduardo Borgogno y Mario López, quienes están con prisión domiciliaria, en tanto que otros dos hombres, padre e hijo de apellido Brítez, estarían involucrados en la guarda de armas robadas en una vivienda.

La mayoría de los acusados que decidió declarar utilizó la figura del arrepentido y apuntó a Vitali como el líder de la banda. Ahora solo resta esperar el resultado de pericias informáticas.

El inventario del Depósito

El mes pasado finalizó la ardua tarea de realizar un inventario en el Depósito de Efectos Secuestrados de Tribunales. Efectivos de Robos y Hurtos y de Scopometría revisaron bolsa por bolsa, y ahora encaran otra parte del trabajo, que es cotejar lo que encontraron y lo que constataron que faltaba con lo que dice el expediente correspondiente al elemento incautado.

Comentarios