Pais
Miércoles 15 de Abril de 2015

El oficialismo suspendió la sesión por el pliego de Carlés

El candidato del kirchnerismo a ocupar el lugar dejado por Zaffaroni en la Corte Suprema no puede pasar la instancia del Senado por falta de votos.

El kirchnerismo resolvió finalmente suspender el debate previsto para hoy en el que la Cámara alta debía evaluar el pliego de Roberto Carlés para ocupar el puesto que dejó Eugenio Zaffaroni en la Corte Suprema. Así lo comunicó el jefe de la bancada, Miguel Ángel Pichetto, al resto de las fuerzas en la reunión de Labor Parlamentaria.

La nominación que hizo el Poder Ejecutivo debía contar con dos tercios de los votos de la Cámara, una condición que el oficialismo no estaba en condiciones de reunir sin apoyo de otros partidos. En diciembre, la oposición ya había adelantado que no convalidaría el nombramiento de un ministro en la Corte al entender que debía correr por cuenta del próximo gobierno.

Pese a la decisión, el FPV no retiraría de momento el pliego de Carlés, cuya figura fue objetada tanto por representantes de las bancadas no kirchneristas como por asociaciones ligadas al mundo judicial. Así, la propuesta de la Casa Rosada quedaría en una nebulosa.

Si el Gobierno decide desistir con Carlés -del mismo modo que lo hizo con Daniel Reposo cuando lo promovió para la Procuración General-, podría impulsar otro nombre para el caso.

En las últimas semanas, atento a las dificultades que presentaba la nominación de Carlés, surgieron versiones de que el Gobierno podría intentar ampliar el número de integrantes de la Corte para facilitar la designación de nuevos miembros. El rumor pareció quedar el lunes desestimado por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, cuando dijo que no había en estudio un proyecto de esa naturaleza.

Al defender semanas atrás ante la comisión de Acuerdos del Senado su pliego, Carlés aseguró ante los senadores que “en los dos meses que han transcurrido desde la postulación no se han hecho públicas en ningún medio las críticas a funcionarios del gobierno nacional que ha formulado y que -dijo- no han sido pocas”.

Respecto a declaraciones que le endilgaron haber efectuado a través de las redes sociales antes de ser nominado, Carlés dijo no recordarlas o que fueron hechas en uso de su libertad de expresión.

Ratificó su independencia respecto de otros poderes del Estado, dijo que “son falsas” sus supuestas militancias en agrupaciones políticas o judiciales y que solo ha militado a los 18 años en la UCR y, tiempo más tarde, en el ARI de Elisa Carrió.

En otro orden, consideró que los jueces, “como cualquier ciudadano”, deben pagar el impuesto a las Ganancias ya que se trata de “una acordada de 1996” y porque, de lo contrario, “sería lo mismo que admitir que no paguen la luz, el agua o el gas”.

También explicó que “es necesario diferenciar la situación de los jueces y funcionarios respecto de los empleados del poder judicial. Esta acordada ya tiene 19 años, y lo que deberían haber pagado hoy forma parte de su salario”, por lo que “obligarlos a pagar de un día para el otro será injusto” así que “por lo menos para los empleados debería verse con los sindicatos el mecanismo para el pago”.

Afirmó, por otra parte, que “habría que facilitar el funcionamiento interno” del máximo tribunal y “hacerlo mucho más ágil” y se mostró contrario a la posibilidad de “atenuar el ingreso de causas” y ejemplificó en ese sentido mecanismos como la fijación de plazos para la circulación de los expedientes, y fijar una audiencia anual pública mediante la cual se determinen qué casos deben resolverse en el año.

 

Comentarios