La Provincia
Domingo 19 de Junio de 2016

El Niño se despide y con un clima neutro avanza una posible sequía

Advirtieron condiciones para el fenómeno de La Niña. Si bien puede darse algún repunte, los ríos marchan a sus niveles normales

El período del fenómeno de El Niño llega a su fin. Especialistas sostienen que se atraviesa un período climático de neutralidad: ni muy húmedo ni muy seco. Advierten la posibilidad de que La Niña avance y llegue sobre los últimos meses del año, aunque todavía no hay certezas de cuándo será ni de su duración.
El fenómeno de El Niño se sufrió en la provincia y al parecer tuvo diferentes manifestaciones: crecieron los ríos con miles de evacuados, hubo tormentas tropicales que arrancaron hasta árboles de cuajo y luego la región padeció un mes entero, que fue abril, donde casi no salió el sol y las precipitaciones provocaron anegamientos, ciudades aisladas, desbarrancamientos y familias evacuadas entre un conjunto de otros inconvenientes.
Tal como lo habían anunciado, en lo que queda de junio y julio prevalecerá un período de neutralidad climática y hay grandes posibilidades de ingresar en un fenómeno llamado La Niña, el contrario de aquel vivido hasta esta época.
Según la Oficina de Registros Agropecuarios del Ministerio de Agroindustria de la Nación, El Niño comienza a declinar y destacaron que durante abril la anomalía positiva de la temperatura del mar en el Pacífico ecuatorial ya comenzó a disminuir.
Según los pronósticos, la mayor parte de los modelos que predicen el comportamiento climático, indican la continuación del debilitamiento de las condiciones de El Niño y destacan un desarrollo de La Niña recién para la primavera.
"La probabilidad que se le asigna a La Niña para el trimestre de agosto, setiembre y octubre es del 5%; y para el trimestre de octubre, noviembre y diciembre es 70%", destacaron en un comunicado.

5,38: Son los metros registrados ayer en Santa Elena donde 6,9 es el nivel de alerta.
2,24: Es la altura del río Uruguay en Concordia, una de las más afectadas por las crecidas de El Niño; 11 metros es el nivel de evacuación.
1,99: Es la altura del río en Villa Paranacito y está en descenso. El nivel de evacuación en la localidad es a los 2,6 metros.

Con cautela
En la provincia, los que saben del tema, son más cautos. Oscar Duarte, jefe del Departamento de Hidrología de la Dirección de Hidráulica de Entre Ríos, dijo a UNO que se atraviesa esa neutralidad climática. "No entramos en La Niña todavía. Entre junio y julio puede empezar a visualizarse el quiebre entre uno y otro fenómeno", destacó.
Agregó aun que los indicadores están por debajo para dar cuenta del comienzo de ese período de sequía. "La Niña no está confirmada y, según los modelos que seguimos, ccontinuará así –con un período de neutralidad– hacia una Niña débil", aclaró.
Cuando la temperatura del mar se encuentra por debajo de lo normal y los indicadores asociados están también debajo del valor cero, comienza La Niña que es el inverso a El Niño y donde evita el ingreso de una masa de aire cálido. "Por lo tanto trae una posible sequía", destacó Duarte.
Quienes estudian estos fenómenos hablan de una Niña débil, pero no todos los indicadores mencionan lo mismo. Al momento, lo que no hay son certezas. "No se sabe bien cuándo comenzará y tampoco hay información de su durabilidad. La tendencia es que se mantenga este estado de neutralidad hasta julio, agosto y setiembre", dijo Duarte y agregó: "Nuevamente llovió en el norte de la cuenca y ese caudal propaga un leve pico en la altura de los ríos, pero como están relativamente bajos no habrá, en principio, problemas de inundaciones; no será importante, es solo un pequeño repunte y los ríos transitan hacia una normalidad".
Las condiciones de La Niña, al parecer, llegarán más adelante y si se llega a producir, todavía faltará conocer cuáles serán sus efectos concretos. Duarte contó que por lo general, al ser el contrario del fenómeno vivido hasta la fecha, puede generar descensos de los ríos, que los embalses se queden sin agua, sequías prolongadas en el campo, tomas de agua que no pueden funcionar, cambios en la navegabilidad y problemas con la pesca entre otros inconvenientes.
Habrá que esperar por lo menos un par de semanas para tener más certezas de las condiciones en que se dará la posible sequía.

Comentarios