aborto
Miércoles 26 de Abril de 2017

Velero equipado para hacer abortos ancla en ciudades latinoamericanas y genera alboroto

Desde hace 10 años, miembros de la organización de origen holandés recorren el mundo ofreciendo alternativas para interrumpir embarazos no deseados a mujeres en países donde la ley no se lo permite.

La epidemia de zika y la necesidad de muchas mujeres embarazadas y expuestas al virus que puede provocar malformaciones en sus hijos, llevó a las directivas de la ONG Women on Waves a dirigir hacia Latinoamérica un pequeño velero equipado con instrumentos para realizar abortos en todas las etapas de embarazo.


"Especialmente desde la crisis del zika, el acceso a un aborto seguro es ante todo una cuestión de justicia social en América Latina. Ante el zika, la infección que causa malformaciones a los fetos (...) la reacción de los gobiernos de Latinoamérica no ha sido aceptable", declaró la presidenta de la organización, Rebecca Gomperts, el pasado viernes al llegar a la ciudad costera de Ixtapa, en México.


Desde hace 10 años, miembros de la organización de origen holandés recorren el mundo ofreciendo alternativas para interrumpir embarazos no deseados a mujeres en países donde la ley no se lo permite. En aguas internacionales, es decir, a un radio de 12 millas (unas dos horas de navegación), la legislación penal nacional no aplica y, por lo tanto, es la ley holandesa la única con jurisdicción sobre el velero.


La embarcación, que ha llevado su campaña a países como Irlanda, Polonia, Portugal y España, se acercó en febrero de este año a Guatemala, pero fue expulsada de sus costas. "El barco de Women on Waves cuenta con todos los permisos requeridos en México", anunció la ONG en un comunicado. En México tan sólo la Ciudad de México permite el aborto voluntario. En el resto del país está prohibido, lo que obliga a muchas mujeres a desplazarse hasta la capital.



"Para nosotras es una esperanza, es una oportunidad que este barco llegue aquí, porque las mujeres de todos modos son las que deciden", afirmó a la agencia AFP Magdalena Valtierra, de la Asociación de Mujeres Indígenas y Afromexicanas de Guerrero. Desde 2009 se estima que cada año se realiza un millón de abortos en todo México.



El barco terminó su labor el domingo, pero la reacción entre grupos conservadores fue de absoluto rechazo: "Fuera barco de la muerte", "Llega del mar una nueva colonización de Europa. Pero esta trae muerte", "el barco de la muerte promueve la apología del delito y vulnera a la mujer mexicana".



Junto al velero que va por el mundo ayudando a mujeres que desean abortar, la organización Women on Waves recientemente comenzó a implementar otra estrategia basada en drones para llevar de una comunidad a otra fármacos que inducen el aborto.

Comentarios