El Mundo
Martes 15 de Agosto de 2017

Trump justifica su tibieza con los racistas porque hubo "culpa en ambas partes"

"Había muy gente buena en ambos lados", dice sobre las marchas de supremacistas blancos y las protestas antifascistas

La rectificación duró poco más de 24 horas. Donald Trump compareció este martes ante la prensa en Nueva York y recuperó su postura equidistante entre los movimientos supremacistas blancos y las protestas antirracistas. Trump recalcó que los disturbios del pasado sábado en Charlottesville (Virginia), a raíz de una marcha de grupos de ultraderecha (con neonazis y Ku Klux Klan incluidos) "fueron culpa de ambos bandos". "Había gente mala en un lado y también muy violenta en el otro", insistió. Asímismo, aseguró que "había gente muy buena en ambos lados".


Un alud de críticas habían caído sobre Trump a raíz de su tibia respuesta del sábado, cuando condenó la violencia "de muchas partes". El lunes rectificó se rechazó a los grupos extremistas. Pero, fiel a su papel voluble e imprevisible, este martes volvió a provocar un incendio. Lo hizo en el vestíbulo de la Torre Trump, durante un encuentro muy bronco con los medios de comunicación, a los que acusó de nuevo de mentir.

El presidente insitió en que en el "bando" de las marchas supremacistas había buena gente y defendió el derecho de estos a manifestarse contra la retirada de los símbolos de la América confederada, que para muchos es un homenaje esclavista que eliminar y para otros un pedazo de historia del que no avergonzarse.

Los titulares de Merck, Intel y Under Armour renunciaron este martes a un panel asesor de la Casa Blanca tras la ambigüedad con que se había pronunciado. Un cuarto asesor, el presidente de Alliance for American Manufacturing, anunció más tarde su renuncia a través de Twitter.

Una mujer de 32 años murió y otras 19 personas resultaron heridas al ser embestidas por un vehículo el sábado en Charlottesville en medio de enfrentamientos de supremacistas blancos, entre los que había miembros del KKK, con manifestantes anti-racistas.



Fuente: El País

Comentarios