El Mundo
Viernes 21 de Julio de 2017

Llamó para denunciar una violación y un policía la asesinó a balazos

El caso que conmueve a los Estados Unidos. Un policía le disparó 16 veces en el abdomen.

Justine Damond llamó a la policía para alertar de una posible violación a una chica cerca de su casa. Al no aparecer ningún coche patrulla, volvió a llamar. 16 minutos después estaba muerta por los disparos de un agente.


Ocurrió el fin de semana pasado en Minneapolis (Minnesota). La mujer, una australiana de 40 años, telefoneó a las autoridades a las 11:27 de la noche sorprendida por lo que consideraba eran gritos de una mujer siendo agredida sexualmente, según se ha sabido este miércoles. "Creo que acaba de gritar 'ayuda'", dijo Damond a la policía. A las 11:35, sin señal de los agentes, la mujer volvió a llamar por si se hubieran equivocado de dirección. Según los documentos de la llamada, volvió a confirmar que seguía escuchando los gritos. Recibió la misma respuesta: los agentes están en camino.

El coche patrulla con los agentes Matthew Harrity y Mohamed Noor llegó al vecindario dos minutos después, a las 11:37. Según sus informes, los policías escucharon un fuerte ruido y acto seguido Damond, que estaba en la calle, se acercó a la ventanilla del conductor. Noor, sentado en el asiento de copiloto, abrió fuego contra ella, hiriéndola en el abdomen. La mujer murió a los diez minutos.

Los detalles son confusos y la única versión de la que se dispone es la de los agentes. No hay testigos de la escena y las cámaras de vídeo tanto del coche patrulla como del uniforme de los hombres estaban apagadas. Noor, de 31 años, ha rechazado ser entrevistado como parte de la investigación del incidente y no puede ser obligado a dar su versión de los hechos.

La muerte de Damond fue declarada un homicidio por los examinadores médicos. Las autoridades no encontraron ningún arma en la escena. El fallecimiento de la australiana ha conmocionado a sus amigos y familiares en su país y generado revuelo internacional. El primer ministro, Malcolm Turnbull, lo calificó de "una muerte estremecedora". "Pedimos respuestas en representación de su familia", afirmó Turnbull en una entrevista televisiva.

La alcaldesa de Minneapolis, Betsy Hodges, afirmó estar frustrada por no tener una versión más clara y completa de lo sucedido. "Todavía hay muchas preguntas importantes y esperamos que puedan ser respondidas pronto. Queremos que se haga justicia", dijo Hodges.


Fuente: El País

Comentarios