El Mundo
Martes 19 de Septiembre de 2017

La policía tuvo que ayudar a un ladrón que se quedó encerrado en la casa que entró a robar

Según afirmaron los agentes, el delincuente estaba totalmente ebrio y no sabía lo que estaba haciendo.

La policía tuvo que ayudar a un ladrón que quedó atrapado en una casa que entró a robar. El delincuente ingresó a la vivienda, pero, de manera torpe, dejó que la puerta se cerrara. El hecho ocurrió en la ciudad holandesa de Nederweert.
La policía de la provincia de Limburgo afirmó que el hombre estaba borracho y que entró por la madrugada a la propiedad. Al hacerlo la puerta se cerró y, al verse imposiblitado de escapar, decidió llamar a una patrulla para que lo ayudara a salir.

Desde el departamento de policía aseguraron: "Intentó contar una historia creíble por teléfono, pero por el horario de la llamada y la señal de alerta recibida en nuestra central nos hizo darnos cuenta que, en realidad, quería entrar a robar".

Tras la detención, los agentes comprobaron que el hombre estaba tan ebrio que no sabía lo que estaba haciendo. Por eso, lo dejaron libre.

Comentarios