El Mundo
Lunes 26 de Junio de 2017

La inesperada llamada que recibió un padre once días después de enterrar a su hijo

La oficina forense del condado identificó erróneamente el cuerpo y lo confundió con el de otra persona. Iniciarán acciones legales contra el organismo.

Once días después de enterrar a su hijo, Frank J. Kerrigan, de 82 años recibió un llamado que lo cambió todo. Al otro lado del teléfono alguien le decía que en realidad su hijo no había muerto, que en realidad su hijo estaba vivo. Frank J no lo creyó, hasta que segundos después una voz despejó cualquier duda: "Hola papá".

Según la revista Time, Kerrigan llamó a la oficina forense de Wildomar, en California, y le confirmaron que el cadáver que habían encontrado era el de su hijo Frank M, de 57 años, quien había estado viviendo en la calle.

No sólo le dijeron que tenían sus huellas dactilares. La hermana de Frank M fue hasta el lugar y se encontró con el escenario del drama. En el lugar en el que supuestamente había fallecido su hermano, había una foto, velas y un rosario. "Había sangre y mantas sucias", contó luego la mujer.

Los funcionarios de la oficina forense del condado Orange habían identificado erróneamente el cuerpo, una confusión que comenzó el pasado 6 de mayo cuando el cadáver de un hombre fue encontrado detrás de una tienda Verizon en Fountain Valley.


Tras enterarse de lo ocurrido, la familia celebró un funeral que costó de 20.000 dólares y que reunió a más de 50 personas. Días después se llevaron una sorpresa al enterarse que todo había sido una confusión y que afortunadamente Frank M estaba vivo. Al pedir explicaciones, las autoridades analizaron las huellas dactilares nuevamente y detectaron que correspondían a otra persona. El abogado informó que demandarán a la oficia forense por el grave error.



Comentarios