Pobreza
Miércoles 17 de Mayo de 2017

El crecimiento de países menos desarrollados "es muy bajo" para reducir la pobreza

Así lo aseguró la Organización de Naciones Unidas (ONU)

La Organización de Naciones Unidas (ONU) advirtió que el crecimiento de los países menos desarrollados, entre los cuales se encuentra la Argentina, "es muy bajo" en comparación con los niveles necesarios para alcanzar un desarrollo sustentable, y estimó que si continúa esta tendencia, aún sin empeorar la desigualdad de los ingresos, una tercera parte de su población estará en la "extrema pobreza" en 2030.



"El crecimiento de la economía mundial se recuperó en los últimos seis meses. Pero en muchas regiones la mejora sigue siendo inferior a los niveles necesarios para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible", indicó el análisis publicado bajo el título Situación y Perspectivas de la Economía Mundial de las Naciones Unidas, que actualiza el publicado en enero último.


El informe señaló que, "de acuerdo con la actual trayectoria de crecimiento y sin suponer una disminución de la desigualdad de ingresos, casi el 35% de la población de los países menos desarrollados puede seguir en la pobreza extrema en 2030".



En consecuencia, sostuvo que "se necesitan más esfuerzos políticos para fomentar un entorno que acelere el crecimiento a medio plazo", y consideró que es preciso "abordar la pobreza mediante políticas que ataquen las desigualdades en ingresos y oportunidades".



En ese sentido, indicó que se requiere "una combinación de políticas a corto plazo para apoyar el consumo entre los sectores más castigados, y otras a más largo plazo, como la mejora del acceso a la asistencia sanitaria y a la educación, y la inversión en infraestructuras rural".



Además remarcó que existe una "mayor incertidumbre sobre la política internacional, lo que dificultará un fuerte repunte de la inversión privada a nivel mundial".



En ese sentido, señaló que "los sectores corporativos de muchas economías emergentes son vulnerables a cambios repentinos en las condiciones financieras y a la desestabilización de la salida de capitales, lo que podría ser provocado por aumentos en la tasa de interés de los Estados Unidos, más rápidos de lo esperado".



El análisis de la ONU remarcó que existe "una recuperación tentativa de la producción industrial mundial, junto con la reactivación del comercio mundial, impulsada principalmente por el aumento de la demanda de importaciones de Asia oriental".



Asimismo indicó que "se espera que el Producto Bruto mundial aumente un 2,7% en 2017 y un 2,9% en 2018, sin cambios respecto a las previsiones publicadas en enero último".



"Esto marca una notable aceleración en comparación con sólo el 2,3% en 2016", subrayó el reporte.



El subsecretario general de Desarrollo Económico del Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, Lenni Montiel, subrayó la "necesidad de reactivar los compromisos mundiales de coordinación internacional de políticas para lograr un restablecimiento equilibrado y sostenido del crecimiento global, asegurando que no queden regiones rezagadas".


Según el informe, "la recuperación económica mundial es más firme en muchas economías desarrolladas y en transición, siendo el sudeste asiático la región más dinámica del mundo".


Sin embargo, subrayó que "la recuperación económica en América del Sur está emergiendo más lentamente de lo previsto", y añadió que "el Producto Bruto Interno (PBI) per cápita está disminuyendo o estancado en varias zonas de África".



En otro orden, destacó que "las proyecciones para el crecimiento del PBI en algunos de los países menos desarrollados, se revisaron hacia la baja desde enero", y puntualizó que "el crecimiento del grupo en su conjunto se mantendría muy por debajo del objetivo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de al menos el 7%".



También indicó que "la dinámica de la inflación en las economías desarrolladas alcanzó un punto de inflexión", y consideró que "los riesgos de deflación prolongada se han disipado en gran medida".



Por el contrario, señaló que "las presiones inflacionarias se relajaron en muchos mercados emergentes grandes, permitiendo bajar las tasas de interés".



El informe también puntualizó algunos acontecimientos positivos relacionados con la sostenibilidad ambiental.



Al respecto precisó que "el nivel mundial de emisiones de carbono se estancó durante tres años consecutivos", y evaluó que "esto refleja la creciente generación de energía renovable, las mejoras en la eficiencia energética, la transición del carbón al gas natural y también el crecimiento económico más lento en algunos emisores importantes".



De todos modos, abogó "por la renovación de los compromisos mundiales para lograr una coordinación política internacional más profunda en esferas clave, incluida la adaptación del sistema multilateral de comercio al Programa 2030 para el Desarrollo Sostenible".



También propuso "ampliar la ayuda oficial al desarrollo; apoyar el financiamiento climático y la transferencia de tecnología limpia; y abordar los desafíos planteados por los grandes movimientos de refugiados y migrantes".



Fuente: Télam

Comentarios