Naturaleza
Martes 29 de Agosto de 2017

Cómo sobrevivió Thaki, el caballo fantasma

Los conservacionistas "Internacional Takhi Group (ITG)" se reagruparon y 25 años después lograron que sobrevivan 170 caballos en Mongolia.

En la Edad de Piedra los caballos salvajes recorrían las estepas de Eurasia por millares. En 1960 su población casi se había extinguido. Con los últimos supervivientes -apenas 12- protectores suizos de la naturaleza y de los animales crearon una nueva población: El 'takhi' corretea de nuevo por la inmensidad del desierto de Gobi.


¿Una raza erradicada es una raza erradicada? No siempre. El íbice o cabra de los Alpes, el ciervo rojo, el castor, el lince o el quebrantahuesos fueron reintroducidos en Suiza. Para ello se utilizaron poblaciones saludables de países vecinos. Pero el caso del caballo de Przewalski, única especia que queda del caballo salvaje, era mucho más complicado, porque prácticamente ya no quedaba población en libertad.



1200px-LocationEurasia.png
Eurasia.
Eurasia.


Thaki, como "espíritu"


El origen de la especie se remonta a la Prehistoria. Los artistas de la Edad de Piedra los dibujaban en las paredes de las cuevas, y los cazaban. Desde la Eurasia, la especie se replegó a través de los milenios en Asia Central. Para los mongoles, ese caballo era sagrado, de ahí el nombre local de 'takhi' (espíritu). Pero eso no fue suficiente para protegerlo de los hombres. En el siglo XX, solamente quedaban unos pocos individuos dispersos por el desierto de Gobi. E incluso estos fueron cazados furtivamente en los años 60. El 'takhi' se convirtió, literalmente, en un caballo fantasma.


La última esperanza estaba puesta en la cincuentena de ejemplares que habían sobrevivido en los zoológicos. Un puñado de investigadores amantes de la naturaleza y un grupo de mecenas emprendieron la tarea de reubicar el 'takhi' en su hábitat natural. A partir de 12 individuos, lanzaron un programa de cría.


En 1992, treinta años después de la extinción oficial de la especie, llevaron al primer grupo al desierto de Gobi, en donde para empezar aclimataron a los equinos en lugares cerrados ya que las temperaturas en ese lugar pueden variar de -40 ° C en invierno a + 40 ° en verano.

Esos conservacionistas se reagruparon luego en el 'Internacional Takhi Group (ITG), con sede en Suiza. Hoy, 25 años después, hay más de 170 de esos caballos en el suroeste de Mongolia y los responsables del proyecto pueden mostrar con orgullo sus resultados en todo el país. Algunas de las imágenes publicadas aquí proceden de una exposición itinerante del ITG, en la que participó también la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (Cosude).


1210-takhis-lb.jpg
Takhis. International Takhi Group.
Takhis. International Takhi Group.


La población aún es frágil


El trabajo del grupo no solamente salvó al 'takhi'. Contribuye también a reequilibrar el ecosistema único del desierto de Gobi, al que pertenecen otras especies raras como el leopardo de las nieves. Los guardias locales velan por el respeto de las reglas de la zona protegida, pero la supervivencia de la especie no está garantizada. Enfermedades o un invierno particularmente duro podrían llevarlos nuevamente al borde de la extinción. Por ello, es imperativo que continúen el programa de reproducción y el apoyo financiero, advierte el ITG.


Fuente: swissinfo.ch.

Comentarios