Pais
Martes 08 de Diciembre de 2015

El millonario Douglas Tompkins murió en un accidente en kayak en Chile

Sufrió un cuadro de hipotermia severa al caer al lago General Carrera. Adquirió numerosas tierras en Argentina y Chile, donde creó numerosos proyectos de conservación.

El multimillonario empresario y ecologista estadounidense Douglas Tompkins murió este martes a los 72 años de edad, confirmaron fuentes sanitarias.

Tompkins sufrió un grave cuadro de hipotermia severa luego de volcar un kayak en el que realizaba una travesía por el lago General Carrera, en el sur de Chile.

Carlos Salazar, médico de urgencias del hospital regional de Coyhaique, había afirmado que el estado de salud del empresario era delicado, debido a la alta hipotermia, por lo que el equipo médico trabajaba para estabilizar su temperatura corporal en 30 grados, pero falleció poco después.

Tompkins, de 72 años, navegaba con otras cinco personas en el sector norte del lago ubicado en la región de Aysén, 1.600 kilómetros al sur de Santiago, cerca de la frontera con Argentina.

El empresario fue rescatado por un helicóptero particular, al igual que otras dos kayakistas, mientras que personal de la Armada auxilió a los otros tres siniestrados, precisó el diario “El Mercurio”.

Fundador de la marca de ropa y equipamiento para deportes al aire libre The North Face y de Esprit, una empresa multinacional de ropa que alcanzó millones de dólares en ventas, Tompkins se radicó en el sur de Chile hace más de dos décadas.

Allí creó su primer proyecto de conservación de gran envergadura, el Parque Pumalín, en la provincia de Palena, un área de 300.000 hectáreas de bosque templado lluvioso, de altas cumbres, lagos y ríos. Otros proyectos de conservación del filántropo fueron  el Parque Nacional Corcovado, el Proyecto Iberá, el desarrollo de modelos de agricultura orgánica sostenible, la restauración de paisajes dañados y protección de especies amenazadas, y la publicación de libros sobre diversas temas ambientales.

Pero también fue objeto de controversia, ya que no eran pocos los que desconfiaban de su interés por adquirir tierras, acusándolo de ampararse en motivos ecológicos para adueñarse de los recursos naturales del sur del continente.

Comentarios