La Provincia
Martes 29 de Diciembre de 2015

El mapa político, las expectativas ciudadanas y los temas urgentes

El gobernador Bordet y los intendentes Varisco y Maiocco son protagonistas del cambio político reflejado en la elección de octubre. Los temas complejos que los políticos no pueden ignorar representados por el trabajo periodístico de Enz

Carlos Matteoda/De la Redacción de UNO
cmatteoda@uno.com.ar

La inclusión del gobernador, Gustavo Bordet, en los destacados de UNO no requiere casi de explicación. Ganó la elección provincial, será el primer entrerriano desde el 83 a la fecha que deberá convivir durante todo su mandato con un presidente de otro partido; y encarna en los primeros días de su mandato un estilo basado en el diálogo y el consenso que parece especialmente adecuado a los tiempos políticos que corren.
“A mí me trae un buen augurio este reconocimiento. La primera vez que estuve aquí fue cuando me eligieron intendente en 2007, cuatro años después cuando fui reelecto intendente, y ahora vuelvo cuatro años después siendo gobernador”, recordó, y la pregunta quedó picando: “¿Entonces el efecto de este reconocimiento es para la elección de 2019?”.
“No”, se sonríe sin simular sorpresa. “Con hacer una buena gestión y cumplir con lo que me comprometí con los entrerrianos me doy por satisfecho. La verdad es que este es un fin de año con buenos augurios para todos. Primero porque hay una suerte de entendimiento entre Nación, Provincia y municipios y ojalá que esto que comenzó de esta manera pueda tener continuidad. Desde nuestro punto de vista, lo sostuve desde antes de asumir y lo vengo practicando todos los días, nuestra postura es tener un trato igualitario con todos los intendentes de la oposición, con todos los legisladores y construyendo una agenda de trabajo donde se priorizan los temas que son comunes y centrales para todos los entrerrianos y a cada una de las ciudades de la provincia. En esto vengo poniendo mucho esfuerzo y con buenos resultados, lo que me alienta a seguir transitando este camino”, indicó el mandatario. (N. de la R: las declaraciones del gobernador fueron formuladas el 16 de diciembre, cuando las inundaciones no habían impactado en la provincia y aún no se registraban evacuados).
Sobre los problemas económicos de la administración provincial, Bordet tuvo una mirada cauta. “Dificultades tenemos como tienen todas las provincias, y Entre Ríos incluso está por debajo de la media de las provincias con problemas, y confiamos muy pronto tener un sistema ordenado que nos permita tener previsibilidad y gobernabilidad en el futuro”.
Acerca de las expectativas de los ciudadanos respecto de la relación entre las nuevas gestiones de gobierno, también se mostró prudente. “Desde lo gestual se ha dado todo perfecto. Ahora viene ponerlo en práctica y tener los acuerdos necesarios para sustentar lo que conversamos. Yo confío en que la etapa a transitar donde el interés general y el bien común estén por encima de cualquier interés político y partidario. Después cuando llega el período electoral, cada uno con sus convicciones -yo las he tenido siempre y muy claras-, tomará la postura que le parezca más adecuada y nos expondremos a la consideración de todos los entrerrianos. Pero lo principal es trabajar fuertemente por los desafíos que nos presenta esta gestión, que son muchos y variados, pero no son de cumplimiento imposible”, definió.
El gobernador sostuvo también que considera muy importante: “Contar con un partido fuerte, organizado, ordenado que respalde los hechos y actos de gestión. Y para eso la mejor forma es que las autoridades, cuyo mandato vence a fin de año, puedan ser electas por el voto de los afiliados y voy a promover que rápidamente se convoque a elecciones internas”, reiteró.
“Un clima de mayor tolerancia”
El intendente de Paraná, Sergio Varisco, es también un destacado de la política provincial. Logró volver al gobierno de la ciudad tras dos intentos fallidos y se convirtió en un referente ineludible del entramado político provincial. Pese a esto, el nuevo intendente de Paraná está enfocado en los temas de la ciudad.
“Este fin de año nos encuentra en plena labor. Hay mucho por hacer y estamos lanzando una serie de medidas que se van a ver muy prontamente”, arrancó Varisco antes de enumerar los trabajos encarados que UNO ha reflejado día a día. Ya más apuntando a un balance, señaló: “Este fue un año electoral en el que lamentablemente el cronograma bombardeó mucho a la gente, hubo tres elecciones; creo que habría que cambiar el sistema electoral, ya que es demasiado tiempo de campaña”.
Acerca de las expectativas de los ciudadanos sobre las nuevas gestiones de gobierno, Varisco consideró: “La gente está esperanzada en que las cosas cambien para mejor. No hablo en términos personales, es decir que tenga expectativas en uno; sino en que las nuevas gestiones generen un nuevo rumbo. A eso sí lo veo”.
Respecto de lo ocurrido en Paraná, admitió: “El inicio de la gestión fue complicado, ya que no tuvimos la información que correspondía. Incluso hubo una resolución del Tribunal de Cuentas que exigía a los gobiernos salientes brindar determinada información, pero nosotros no la tuvimos, así que recorrimos las distintas oficinas y recabamos información para ponernos al día, por lo menos con los datos más importantes. Pero no nos quejamos, sino que son las cosas que pasan en un país que tiene mucha inmadurez en términos institucionales, ¿no? Igual que la transición nacional que no fue la mejor, pero no queremos mirar al pasado sino al futuro porque hay mucho por hacer”, reflexionó.
Acerca del rol del radicalismo a partir del triunfo de Cambiemos, el intendente capitalino evaluó: “El radicalismo hizo una buena cosecha en lo que refiere a ocupar espacios de poder. Tenemos más gobernadores, más intendentes y legisladores. Creemos que el radicalismo ahora debe poner en funcionamiento el partido, porque no hay que pensar en términos electorales. El año que viene no va a ser un año electoral, fundamentalmente por eso, porque se ha avanzado mucho y hay que seguir avanzando, y deseamos candidatos radicales para dentro de dos y cuatro años, en la ciudad, en la provincia y en el país. Manteniendo el frente Cambiemos, pero el radicalismo tiene que rearmarse indudablemente. Y además porque en términos estructurales es uno de los pilares del frente”, remarcó.
En referencia a los Destacados de UNO, Varisco elogió que se destaque la labor de muchos entrerrianos y sostuvo que existe actualmente “un clima de mayor tolerancia” que requiere del compromiso de los medios de comunicación y de los políticos. “A ese clima hay que llevarlo a hechos concretos; no discriminar por el color político y que la dirigencia política atienda a toda la prensa”, señaló.

Planes para Victoria
Domingo Maiocco es el intendente de Victoria, una de las muchas ciudades entrerrianas donde el 25 de octubre se dio vuelta la taba. Desde Gracia Jarovslavsky, que en 2001 dejó la Intendencia a mitad de camino para ser legisladora nacional, el radicalismo había estado lejos de volver al gobierno. Maiocco no es un radical de los que están todo el día en el partido, sino que proviene más bien del ámbito empresario.
“La expectativas de la gestión, sobre todo respecto de la oposición, es que va a haber un crecimiento hacia el diálogo muy importante. He tenido un encuentro con los concejales del FPV que ha sido muy ameno e incluso los invité a formar una especie de bloque único para trabajar por el bien de Victoria. Y les di garantías de que cuando los proyectos que ellos presenten sean aprobados, también van a ser desarrollados, porque muchas veces quedan en la aprobación y después no se llevan a cabo. Ese es nuestro compromiso y lógicamente necesitamos también cierta reciprocidad ante las cuestiones que hacen a la gestión”, describió ante la consulta sobre el inicio de su gobierno.
“En cuanto a la expectativa que tenemos, es que se abre una nueva etapa en la Argentina, de mucho diálogo y consenso, que nos va a beneficiar a todos. Como país tenemos grandes posibilidades de desarrollo, sobre todo en nuestra zona, donde ha crecido de manera importante el turismo, pero también en el caso particular de Victoria falta potenciar debidamente la parte agroindustrial, de modo de potenciar esa alternativa con proyectos para que también conforme un área industrial que estará a 70 kilómetros del puerto de exportación más importante del país”, añadió.
Acerca de la transición indicó: “No soy de renegar de lo que me toca. Siempre tuve desafíos, algunas veces con éxito y otras no tanto, me refiero especialmente con esto a las cuestiones materiales; y en cuanto a la gestión me sucede algo parecido: no soy de renegar de lo que uno hereda. Si el electorado me puso en este lugar es para hacernos cargo y eso es lo que estamos haciendo, tratando de resolver lo que sea necesario con el menor impacto social a la comunidad”. El anterior intendente era Rubén Garcilazo, del peronismo.
Al intendente lo entusiasmó el encuentro con Bordet. “Lo conozco poco al gobernador, pero he tenido siempre una muy buena atención. Pudimos hablar en estos minutos y siempre se manifiesta a disposición para tratar los temas que sean necesarios, entre ellos algunos muy importantes para Victoria, como es la segunda vía en el enlace Victoria Rosario, la cuestión del centro de logística, ya que desde Nogoyá y Victoria no tenemos un lugar donde puedan parar los camiones, es un gran problema no tener esa área de servicios, o la cuestión industrial. A todos esos temas los abordamos con el gobernador y los vamos a ir trabajando”, indicó.

Lo pelea más importante
Cultor de un perfil bajo que por ya conocido no deja de resultar a veces excesivo, Daniel Enz optó por dejar en manos de este cronista la valoración de su trabajo periodístico reflejado en el libro Los hijos del narco (Narcotráfico, poder, violencia y muerte en Entre Ríos).
Seguramente el trabajo tiene muchas más virtudes que las que se reflejarán en estas pocas líneas. Una de ellas, es que sirvió para poner en la agenda política la cuestión del avance del narcotráfico en la provincia, contribuyendo a desterrar la maliciosa idea de que esas cosas suceden solo en las grandes ciudades y no en nuestro entorno. Y aún más, para desnudar las vinculaciones entre el narcotráfico y la política.
Con nombres y apellidos, con datos irrefutables y con rigor periodístico, el libro de Enz desarrolla en 13 capítulos la intrincada red de relaciones que unen a la política, Policía, Justicia y narcotráfico y que permiten entender situaciones tales como el crecimiento de la violencia en nuestra zona.
En Entre Ríos hay narcotráfico, hay soldaditos al servicio de los capos narcos, hay cocinas de cocaína, hay policías corrompidos por la droga, hay muerte en los barrios en disputas por narcomenudeo, hay políticos que miran para otro lado y periodistas y medios de comunicación que mantienen un silencio cómplice. Pero también hay quienes se animan con todo esto, y en ese sentido, el libro Los hijos del narco constituye un hecho alentador. También en Entre Ríos hay gente que está dispuesta a enfrentar ese flagelo: padres, hermanos y amigos de las víctimas; curas, dirigentes sociales, funcionarios, gente del ámbito de la salud; y cientos de personas más que se suman a esa postura. El reconocimiento al trabajo periodístico es también, al menos en parte, un reconocimiento a toda esa gente.
Luego de la aparición del libro, algunos de los delincuentes que allí habían sido mencionados cayeron en operativos antidrogas. La situación no solo certifica la calidad de la investigación, sino que demuestra que si existe la determinación desde el Estado para combatir este delito, la información y una mirada social atenta, también son elementos importantes.

 

Comentarios