La Provincia
Sábado 27 de Junio de 2015

El López Jordán progresó gracias al vecinalismo y a la constancia

Mirada urbana. Un barrio que va hacia adelante y reconoce su historia en las propias calles.

Pablo Felizia/De la Redacción de UNO
pfelizia@uno.com.ar

Antes de que el Túnel existiera, Paraná tenía en sus alrededores quintas que abastecían a la ciudad. Había de todo y lograron mantenerse en el tiempo hasta que esos terrenos se lotearon, empezaron a construirse caminos que se llenaron de asfalto, se levantaron casas, se construyeron barrios. Una parte de esa historia, es la que atraviesa al barrio López Jordán, una zona de la capital provincial que gracias a la participación, avanzó en mejorar las condiciones de vida. Ahora, los mismos que dieron nacimiento a la comisión vecinal hace más de 30 años, volvieron a tomarla en sus manos.  
Rubén Basso es el presidente de esa organización barrial; en realidad asumirá el 7 de julio porque las elecciones fueron hace poco y su lista ganó con el 71% de los votos. El nombre de la agrupación es Los Indestructibles. Pero el hombre fue parte de la primera comisión que se formó en los 80 cuando necesitaban agua y asfalto. Junto a Roberto Boiero, otro de los vecinos más antiguos de la zona, decidieron retomar el camino aquel, para lograr nuevos avances en calles que quedaron postergadas. También tienen la idea de juntar a diferentes instituciones cercanas para poner en debate necesidades comunes y tener más fuerza para resolverlas.
El barrio López Jordán de Paraná era un conjunto de quintas de naranjas y mandarinas, había caminos, senderos por donde iban las vacas que andaban sueltas, era parte de la periferia de la capital provincial.
Primero se hizo el loteo en unos terrenos que pertenecían a un tal Lambruschini y muchos de los vecinos que hoy habitan esas latitudes, compraron un espacio en el mundo solo delimitado por cuatro estacas. Pero el López Jordán era en realidad un caserío de 99 viviendas del IAPV que se llamaba barrio Policial, algunos aún le dicen de esa forma a un conjunto de casas que quedaron incorporadas en la jurisdicción. Eran familias que pertenecían a la fuerza y que levantaron el hogar con sus propias manos. Luego se sumaron otras zonas hasta que el barrio quedó delimitado como es hoy. Está ubicado entre Israel Hoffman, avenida José Hernández, Francia y luego está pegado al Lomas del Mirador I y II, Paraná XX-XXI y Vitali.
“Llegamos a la vecinal cuando  (Mario) Moine era intendente y quería integrar los barrio de Paraná. En esa época había un caño de agua que era público y se hacían turnos con la manguera para llenar los tanques”, contó Basso junto a Boiero, Guillermo Varrone y Carlos Dechanzi, vecinos que están entre los primeros que llegaron a vivir a esa zona de Paraná, una que hoy cuenta con 400 familias, aunque no hay datos certeros de la cantidad exacta. 
Agua y australes
Durante los últimos años de la década del 80 y los primeros de los 90, los vecinos contaron que pagaron a una empresa para que haga una zanja y la Municipalidad aportó 3.500 metros de cañería. “Fue la primera obra que inauguró Moine”, aclaró Basso. Entonces, cada frentista aportó 10 australes y siete por abrazadera que en aquel entonces era un dinero importante; lograron 250 conexiones. 
El asfalto llegó después a López Jordán, entre Hoffman y Francia; los vecinalistas afirmaron que fue la primera obra que inauguró Julio Solanas. 
“Habíamos firmado también, un convenio por 24 cuadras y en esos años logramos que se ejecuten 20”, agregó el presidente de la vecinal.
Lo que motivó a este grupo de hombres a volver a poner el cuerpo a ese trabajo barrial es toda una zona que quedó postergada con relación al asfalto, al gas y a la cloaca, entre otras necesidades. 
Son manzanas que están ubicadas desde López Jordán hasta Circunvalación. 
“Somos todos vecinos y hay varias manzanas que no tiene servicios. Vimos que al transcurrir el tiempo, las vecinales se diluyeron en zoncera”, agregó Basso.
Con identidad
Los hombres de la nueva comisión, rememoraron otras épocas, como cuando en 1989 llegaron a Entre Ríos los restos de López Jordán y en el barrio hicieron un fogón criollo para los más de 200 jinetes que acompañaron el féretro. 
En ese mismo lugar, donde llevaron adelante la fiesta, levantaron un polideportivo y se trata de uno de los espacios más emblemáticos de esas calles. Para lograrlo hubo rifas de autos y hasta cenas show. Roberto Boiero contó: “La provincia nos dio el dinero del techo y la Municipalidad el piso. El equipo sanitario, la cocina, las paredes, todo, lo hicimos nosotros. Son 600 metros cuadrados”. 
Los bloques de hormigón con los que levantaron las paredes fueron realizados, uno por uno, por los mismos vecinos y de eso hay referencias periodísticas. Usaron más de 1.000 y apellidos como Stieben son las referencias de aquel esfuerzo por contar con un espacio de contención y deporte. 
Por esos lados ya casi no quedan terrenos baldíos para construir viviendas. La ciudad creció y en la propia voz de sus vecinos más antiguos, la participación les permitió avanzar y dar pelea; hoy es parte de la identidad de la zona, una a la que Boiero definió en el medio de la calle: “Estamos en el mejor barrio del mundo”.
Apuestan a soluciones colectivas 
Entre los proyectos de la vecinal de López Jordán, pretenden reactivar un centro de capacitación laboral, realizar actividades sociales y  festividades. Pero lo más importante que tiene planeado, es lograr un Consejo Consultivo Permanente, al menos así lo definieron: “Nuestra idea es juntarnos con instituciones y otros barrios”,contó Rubén Basso. 
Los vecinalistas quieren así, retomar un trabajo que hicieron en los 80 y los 90. 
Por su parte, Roberto Boiero, agregó: “Hay problemas que atañen a todo el sector, a la zona, y queremos comenzar a charlar por las problemáticas comunes. Además de la obra pública, hay cosas que se necesitan. Por suerte tenemos un barrio muy participativo”.
Detalles de la noticia
El barrio López Jordán fue primero un loteo en unos terrenos que pertenecían a un tal Lambruschini. En ese tiempo fue construido también un caserío de 99 viviendas del IAPV que se llamaba barrio Policial, algunos aún le dicen de esa forma a un conjunto de casas que se incorporaron a la jurisdicción. Luego se sumaron otras zonas. Está ubicado entre Israel Hoffman, avenida José Hernández, Francia y luego está pegado al Lomas del Mirador I y II, Paraná XX-XXI y Vitali.
400. Es la cantidad de familias que tiene el barrio López Jordán de Paraná. En las últimas elecciones de la vecinal, votó una cantidad similar de personas y la nueva comisión sacó el 71% de los votos. 
Uno de los objetivos que se plantearon en el barrio es lograr un “Consejo Consultivo Permanente”, es decir, reunir a un conjunto de instituciones y otras vecinales de la zona donde se pueda discutir y avanzar en necesidades comunes y entre otras, abordar la inseguridad.
La comisión vecinal que asumirá el 7 de julio tiene como desafío trabajar por una zona que quedó postergada –desde López Jordán hasta Circunvalación– en cuanto al asfalto, a las cloacas y a la conexión de gas. 
 

Comentarios