Ovacion
Jueves 14 de Abril de 2016

El Lobo masticó barro y bronca

Gimnasia de Concepción del Uruguay empató anoche 2 a 2 con Defensores de Pronunciamiento en el Núñez. Estuvo siempre arriba, pero se durmió al final.  

Gerardo Iglesias/Ovación
giglesias@uno.com.ar

Gimnasia de Concepción del Uruguay y Defensores de Pronunciamiento igualaron anoche 2 a 2 por la 11ª fecha del Torneo Federal A, en un partido que se jugó en el estadio Núñez ante una buena cantidad de público. Giovenale y Quiroga marcaron para el Lobo, Robles y Echagüe para el Depro. Terminó siendo un partidazo. Porque tuvo todos los condimentos. Lluvia, barro, emociones, buenos goles, algunas piernas fuertes y un empate agónico, el que terminó festejando la visita.

Todos los que llegaron al Núñez lo hicieron con la “fija” que la pelota iría por arriba a partir del barro y lo pesada que estaba el césped del Núñez. Eso pasó, pero no impidió que el partido fuera entretenido durante casi todo su desarrollo. Y hubo poco de táctica pero mucho de los jugadores, como siempre pasa cuando hablamos de un gran partido. Gimnasia, de la mano de Leguizamón iba siempre con furia al arco de Rougier. Enfrente, ese equipo de obreros que supo armar Hernán Orcellet, dependía de Lautaro Robles para inquietar a Góngora. Así estuvieron. Como dos pegadores que van a buscar el nocaut. Aparecía Robles para revolcar a Góngora y enfrente respondía Leguizamón para que el uno de la visita se embarrara. Pero también Quiroga, en esa ventaja que le sacaba Gimnasia a su rival, en el poder de fuego que reparten arriba con los dos mencionados y Padilla. Era ida y vuelta. Hasta que un centro al área del Depro pasó a todos y Giovenale recogió el regalo para poner el 1-0 a poco del final del primer tiempo. Se fueron a sacar el barro al vestuario y volvieron para regalar 45’ a puro vértigo. Yendo siempre. Apareció Robles, armó con Mendoza la vieja y querida pared, definiendo con clase y justeza al palo más lejano de Góngora para el empate a los 61’.
Y el Lobo fue enojado. Rougier fue figura hasta que apareció Quiroga. Pase de Padilla, el 9 que aguanta a todos, media vuelta y a cobrar: 2 a 1 a los 72’. Todo parecía liquidado. Pero los obreros de Orcellet y la salida de Leguizamón, en un cambio que no se entendió, lo dejaron al Depro a tiro del empate. Cuando todo se iba, Córdoba pitó una falta en la media cancha que no fue. Bravo que le da largo, todos pasaron de largo y Echagüe la empujó entre mil piernas, barro, manos y puteadas de los hinchas detrás del arco. Así llegó el final, con un 2-2 para la locura del Depro y la resignación del Lobo.
EL OTRO
El otro partido de la Zona G en Sunchales, Libertad venció 2 a 0 a Sportivo Las Parejas. Posiciones: Libertad y Gimnasia (*) 13 puntos; Sportivo Las Parejas 12; Depro 11 y Unión (*) 8. (*) Tienen un partido suspendido.

 

Comentarios