Ovacion
Miércoles 03 de Febrero de 2016

El juego violento que dejó el fútbol de verano

Jugadores, DT, periodistas y árbitros dejaron su impresión sobre los sucesos en torneos amistosos. 

Edgardo Comar / Ovación
ecomar@uno.com.ar


La muestra futbolística de verano dejó una imagen carente de brillo y excesivamente violenta. El fútbol es un deporte proclive al roce de los jugadores. Hay protagonistas que se caracterizan por jugar fuerte, pero recientemente se observó mucha mala intención y desconsideración por el ocasional rival. Poco y nada se tuvo en cuenta que enfrente había un colega. La existencia de los códigos quedan expuestos a un manto de sospecha amparados en numerosas muestras. Teniendo en cuenta la pasión que existe en la Argentina por el más popular de los deportes el tema está en el ojo de la tormenta y se debate en distintos rincones. En la presente edición Ovación ofrece un informe que involucra a jugadores, técnicos, periodistas deportivos y comunicadores. Que “el fútbol no está exento a una sociedad enfermiza”, la necesidad de “reflexionar para mejorar” fueron algunas de las opiniones coincidentes de los entrevistados.  

Rubén Forestello (técnico de Patronato): “La sociedad en general está violenta, pasa que el fútbol se televisa. No siempre se ve cuando asaltan y matan al vecino de la esquina, cuando apuntan con una pistola a un chofer de un colectivo. Igual cada uno debe ser consciente y responsable del lugar que ocupa y la trascendencia que tiene cada uno de sus actos. Dentro del fútbol hay presiones, pero no deben justificar lo que se vio”, aseguró el Yagui. 

José Mancuello (ayudante de campo de Atlético Paraná). El colaborador de Edgardo Cervilla acotó: “La sociedad no está solo en el fútbol; la sociedad está violenta. Hay una desvalorización por el otro. En los partidos Boca-River y Estudiantes-Gimnasia nadie actuó defendiendo los colores que tenía, no sé si alguno será hincha del equipo en el que juega. Lamentablemente estamos enfermos como sociedad y lo peor es que las generaciones que vienen creo que están más torcidas todavía”. 

Gonzalo Anzola (Productor periodístico de ESPN): “Los supuestos partidos amistosos en los que las tarjetas y las suspensiones no corren para las competiciones oficiales son una invitación para los futbolistas que tengan pensado saldar cuentas pendientes entre sí. La pierna fuerte, la jugada al límite y las grescas se han transformado en moneda corriente de las competiciones veraniegas. Esto seguirá siendo así hasta tanto las expulsiones y suspensiones en torneos de verano sean de cumplimiento efectivo en la competición doméstica”, afirmó.

Diego Ciarroca (DT de Arsenal de Vaile): “Se juega violento porque  la presión que se ejerce desde afuera hacia adentro es cada vez más grande y todos somos un poco culpables. Hasta que no entendamos que el fútbol es un juego y tiene que ser un espectáculo no se va a parar esta locura. La mayoría de los argentinos dice que el mejor jugador de todos los tiempos (Messi) porque no ganó un mundial donde lo mereció pero no lo hizo, no tiene que jugar más en la Selección,  partiendo de esa base y ese tipo de opiniones es imposible mejorar. Y para empezar a mejorar siempre la cosa tiene que empezar por uno. Tiene que haber mea culpa y por supuesto multas y sanciones para los que pegaron en el partido de Estudiantes-Gimnasia, porque si no se sigue premiando al supuesto guapo que pegó. Cuando el verdadero hombre es el que separó y tuvo la frialdad y sensatez de saber que son colegas y el fútbol es un juego”, manifestó.

Ezequiel Garré (jugador de Patronato): “Desde el torneo pasado que se viene jugando muy fuerte ocasionando lesiones muy graves. Hubo jugadores que perdieron la vida, como el chico que se golpeó contra el paredón y falleció. No se toma dimensión de las consecuencias que se pueden dar por una acción desmedida. La sociedad está mal. Se dice que por lo sucedido en Gimnasia-Estudiantes se tomarán medidas drásticas; ojalá sea así para que haya un cambio. Hay que volver a tomar al fútbol como un deporte. Siempre se juegan cosas importantes, pero no deja de ser un deporte. Es el deporte más lindo del mundo y tenemos que volver a disfrutarlo”, expresó. 

Adrian Brosky (relator deportivo): “Me parece que es una vergüenza y que el Tribunal de Disciplina debe actuar y sancionar como se debe a los futbolistas que generan esa violencia. Sin hacer distinciones porque se trate de Boca, River, Estudiantes, Gimnasia o Villa San Carlos. Se debe medir con la misma vara y ser ejemplificadores ante  todos los hechos de violencia. Muchas veces los jugadores aprovechan estos encuentros de verano para descargar sus broncas personales a sabiendas de que no van a ser penados. Para la violencia dentro de la cancha no hay excusas. Los futbolistas muchas veces en nombre del  profesionalismo realizan acciones que los hinchas repudian, por ejemplo incumplir los contratos e ir a otro club que le paga más dinero. Pero cuando les conviene, dejan de ser profesionales  para justificar sus inconductas argumentando que son seres humanos y  ‘tienen las pulsaciones a mil’. ¿Entonces en qué quedamos..? El Tribunal de Disciplina no debe permitir estos actos y sancionar como corresponde”. 

Bernardo Itkin (periodista de Gualeguaychú): “La verdad que me sorprendió la violencia que se dio en los partidos del verano. Todos hablan de la presión de tener que enfrentar a tu clásico rival y el miedo a perder.

Pero esto vas más allá del fútbol, es parte de una sociedad enferma que hay que curar antes de que no haya solución. Porque no solo se dio en los torneos de verano, sino que en los partidos del torneo provincial Darío Abel Villar también hubo serios incidentes con partidos inconclusos”.

Otras opiniones

Adrián Fonzo (árbitro): “Esto trasciende por el contexto en que se da, pero hay miles de situaciones iguales a lo largo y ancho del país. Escuché conceptos como, ‘sanción ejemplificadora’ y no creo en eso. La sanción tiene que ser justa y respetada. Hay excusas como: ‘el árbitro por su sanción caldea ánimos’. Absolutamente no. Si no sabés vivir con tolerancia, no podés convivir en ningún ámbito”. 

Víctor González (conductor de Buenas y Malas): “Fue violento porque en el fútbol de hoy y el marketing que lo rodea ya no existe lo que debiera ser: un amistoso.  En los clásicos de verano se observó que nadie quiere perder, por más que sea de preparación para lo que viene. Pierna fuerte, golpes arteros, nada de técnica. Pareciera que vale ganar a cualquier precio y es ahí donde prevalece lo rústico por sobre la estética”.

Comentarios