Crimen del soldado
Martes 21 de Junio de 2016

El jefe del Regimiento de Chajarí asumió la responsabilidad y defendió a su personal

"Yo también quiero saber por qué y cómo mataron al soldado Bermani", dijo el teniente coronel Álvarez. Aseguró que en el regimiento "no hay ninguna manzana podrida".

El jefe del Regimiento de Caballería Tanques 7 de Chajarí, teniente coronel Oscar Marcelo Álvarez, hizo declaraciones por primera vez acerca del caso que conmovió a la localidad: el asesinato del soldado voluntario Fabricio Bermani mientras se encontraba de guardia. Aseguró que el regimiento fue "abierto" a la investigación y remarcó que "no hay ninguna manzana podrida" entre su personal.

"Nos sentimos abatidos por el hecho y tenemos la esperanza de que solucione pronto para que aparezca el culpable y sepa la ciudadanía que el regimiento abrió sus puertas para la investigación", subrayó.

El militar hizo hincapié en que colaboran con la investigación: "El fiscal determinó lo que necesitaba y nosotros abrimos todo el regimiento, todo aquello que el fiscal consideró prueba, todo lo requisó. La policía determinará el grado de responsabilidad o no desde mi persona hacia abajo".

Respecto de las posibles hipótesis del crimen, Álvarez defendió al personal a su cargo: "Tengo más de 250 personas a cargo, imparto las órdenes y no puedo estar al lado de cada uno para ver si cumplen o no. Necesito confiar en mi personal, la confianza desaparece cuando hay deslealtad y no tengo casos de ese tipo, no tengo ninguna manzana podrida dentro de mi cajón".

"Soy el principal responsable de lo que el regimiento hace y deja de hacer. Asumo toda la responsabilidad que me compete como responsable del regimiento y si me tengo que ir me iré, pero yo también quiero saber por qué y cómo mataron al voluntario Fabricio Bermani".

Álvarez: "Yo también quiero saber por qué y cómo mataron al voluntario Fabricio Bermani".


La madrugada del crimen

"Es una situación de crisis pero lo mejor que podemos hacer es salir a la comunidad para que la gente sepa qué pasa. Ese día a las 2.30 me llama el oficial de servicio (que está a cargo de la seguridad) y me informa de la situación. Yo estaba durmiendo y me dice que no encontraba al soldado apostado en el parque. Le digo que voy para allá; salí con mi auto por la ruta pasé el campo del regimiento y mientras volvía me llama de nuevo el oficial de servicio, me dice mi teniente coronel lo encontré y está muerto, tiene un tiro", relató Álvarez.

"Intenté tranquilizar a la gente que estaba ahí. Llamé a la policía, porque creí que no era algo donde pudiéramos actuar. Entre que me dijeron lo que pasó y la llamada a la policía pasaron 8 minutos. Dijeron acá no se toca nada y quedamos a disposición del fiscal, se abrieron las puertas del regimiento y comenzó a mandar el fiscal y nosotros nos subordinamos a esto", sostuvo durante una entrevista con el periodista Oscar Arnau, del portal Tal Cual.

bermani.jpg


Consultado sobre cuál es el protocolo ante un eventual ataque a un voluntario en un puesto de guardia, indicó: "El soldado debe tratar de identificar qué pasa, ponerse a cubierto para protegerse y dar voz de alto tres veces". Luego, indicó, de ser necesario se carga el fusil, que tiene un ruido característico que debería intimidar; posteriormente se hace un disparo al aire y, finalmente, en caso de que peligre la vida del soldado, puede dar paso al "al fuego directo".

"Pero hay que decir que no hubo ningún aviso de ningún tipo, incluso hay un silbato para alarma y se escucha el silbato, es el elemento que tiene para avisar, pero nada de eso se escuchó", resaltó.

Ante la pregunta de por qué un silbato y no un intercomunicador, dijo que "la experiencia dicta que a veces ante un hecho inesperado el soldado o voluntario no puede articular palabra y se hace más difícil operar el intercomunicador, por eso se le da como complemento un silbato y eso también es escuchado en todos los rincones del Regimiento".

Por otra parte, acerca de la demora en avisar a la familia, dijo: "No consideré oportuno avisar porque no tenía nada para decirles. Yo pensaba cómo hago para decirle a los padres que encontré el cadáver su hijo y si me preguntaban por qué no sabía que decir. Quise esperar para tener más información para poder darles. El Comandante de Brigada me pregunté si le avisé a la familia y dije que quería esperar datos. Llega la familia a las 7 de la mañana, ellos me dijeron que recibieron una llamada diciendo que había un problema. Ellos no sabían del hecho en sí, la madre se quedó en su auto, hablé con el padre que había bajado y no lo podía creer porque era el día del padre y yo lo recibí con esa noticia".

"Una vez sucedido el hecho el objeto principal de atención fue la familia, tratamos de apoyar en todo lo que estuvo a nuestro alcance, ellos estuvieron hasta que se fueron todos, les dimos todo lo que pudimos porque las respuestas no las teníamos, las respuestas las debe dar el fiscal y la policía", continuó.

Comentarios