La Provincia
Lunes 12 de Octubre de 2015

El impacto de la salud ambiental en los bebés

Investigadores en trabajo de campo. Estudiar y relevar la realidad y trabajar en los barrios es la apuesta de la Facultad de Ciencias de la Salud de Concepción del Uruguay, que transita hacia el dictado completo de la carrera de Medicina, la primera de oferta pública en la provincia

Daniel Caraffini / De la Redacción de UNO
dcaraffini@uno.com.ar


El bajo peso de los recién nacidos se ha ido revirtiendo en los últimos años, luego de la crisis de 2001, aunque aún el país está distante de las sociedades más avanzadas. De todos modos, un proyecto conducido por el decano de la facultad y jefe del Servicio de Neonatología del Hospital Justo José de Urquiza de Concepción del Uruguay, Jorge Pepe, mereció su publicación en el Portal de Educación Permanente de Pediatría (http://www.ms.gba.gov.ar/sitios/pediatria/) en un libro que fue presentado hace un par de semanas en el Hospital El Dique de Ensenada, con la participación del ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Collia, y el referente en pediatría, doctor Juan Reichenbach.

Epidemiología ambiental de los problemas neonatales, es el resultado de un trabajo de investigación, realizado en el marco del sistema de proyectos de la UNER, en el que se aborda el bajo peso al nacer como determinante social de salud en la ciudad de Concepción del Uruguay; desde una perspectiva de la Medicina familiar y comunitaria, introduciendo los enfoques ontológicos y epistemológicos de la complejidad.

“Los problemas de salud que ve uno en el hospital, traté de pensarlos desde la perspectiva socio-familiar y comunitaria: dónde se generan, cuál es la situación que lleva como desencadenante un chico de bajo peso, que es de las patologías o problemas más complejos y frecuentes en la neonatologías”, explicó a UNO el decano Jorge Pepe. Así, comentó que en épocas de crisis como en 2001 hubo un aumento significativo del bajo peso y prematuros, y muchas causas eran la falta del control del embarazo. Ahí especificamos que muchas de las mujeres que estaban embarazadas tenían centros de salud cercanos, pero tenían otros tipos de barreras para acceder a esos controles.

—¿Cómo han incidido los planes sociales que obligan a controles de embarazo, vacunación?
—Se ha mejorado desde 2001, se revirtió en parte, pero estamos lejos de situaciones como Cuba o Canadá, que son países referentes, donde nacen con bajo peso cinco chicos cada 1.000. Nosotros cada 1.000, tenemos nueve o nueve y pico de bajo peso. Todavía hay para hacer, como lo demostramos. Porque lo que uno primero piensa es que cuando nacen muchos prematuros, hay que comprar incubadoras para atenderlos. Con el trabajo explicamos que si nacen muchos prematuros, hay que ir a los barrios y ver que la gente tenga buenas condiciones de saneamiento ambiental, agua segura, residuos bien tratados, y sobre todo, que tenga buena nutrición la madre y controles de embarazo, mientras esté sana. Porque cuando ya está con la patología y el niño nace, estamos remando contra la corriente. 

—Más allá de los índices, el propósito es marcar la necesidad de mejorar las condiciones socio-ambientales, trabajar en la prevención, y no actuar sobre las consecuencias.
—Un poco tratamos de demostrar lo que uno con sentido común sabe que pasa: que los problemas de salud de las personas, sobre todo en la etapa materno infantil, hay que tomarlos antes que ocurra, y como vos decías, con el cuidado de la mujer embarazada, con la planificación del embarazo, el cuidado de la mujer, y todo los recursos que proveen de calidad de vida a la gente, que se denominan determinantes socio-ambientales. Hay que tener en cuenta el ambiente es importante, donde hay contaminantes, los agroquímicos que muchas veces también tienen que ver con la causalidad, factores cancerígenos, basurales cercanos, eso influye para que se afecte la salud de las personas.

El embarazo es una etapa muy importante porque es un momento de gran crecimiento. Si tengo un problema de salud cuando estoy creciendo, se afecta más gravemente. Si tengo escoliosis (columna torcida) en la adolescencia o pubertad, va a crecer mucho más rápido que si me agarra en la vejez. Cuando se piensa en políticas de promoción de salud, hay que pensar desde los barrios y desde el lugar donde vive la gente y no desde los hospitales o las grandes aparatologías, que eso ya es cuando el daño ya está hecho.

—Particularmente se planteaba que Concepción estaba por encima de la media nacional.
—Si se toma ese momento está debajo de la media nacional, pero a nivel provincial tiene buenos índices. Es un estudio hecho de 2008, entonces son datos que hay que mirarlos en contexto. En ese momento la media nacional estaba cambiando. Después teníamos un 9 por mil y la media nacional de un 7 por mil. El índice nacional es para tomarlo con pinzas, porque una realidad es ciudad de Buenos Aires, y otra el cono-urbano bonaerense o provincias como Chaco. Por eso la estadística hay que tomarla con cuidado y precaución.

—El proyecto constituyó una instancia integradora de la institución.
—La facultad cuenta con carreras interdisciplinarias, materias interdisciplinarias y la incorporación de la Medicina, ha permitido mirar a la salud desde una perspectiva ambiental. Por eso en este trabajo de campo han participado docentes y alumnos, para que comprendan que tienen que trabajar en los barrios, no solo en los hospitales o terapias intensivas.

Problemas prenatales

El bajo peso al nacer (BPN) es un factor conocido de mortalidad infantil y es capaz de repercutir en un recién nacido (RN) alterando su crecimiento y desarrollo. Varios estudios han mostrado la asociación del bajo peso al nacer (BPN) o insuficiencia ponderal neonatal con la mayor frecuencia durante el primer año de vida de diversos trastornos, entre los que destacan el retraso del desarrollo neurológico, la hemorragia cerebral, las alteraciones respiratorias y otras enfermedades que provocan la necesidad de atención prolongada y hospitalización.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha determinado como BPN a todo recién nacido de con peso menor a 2.500 gramos. Incluye a los prematuros y los de restricción de crecimiento fetal (RCIU). Este punto de corte para comparación internacional se basa en observaciones epidemiológicas donde los infantes que pesan menos de 2.500 gramos son aproximadamente 20 veces más propensos a morir y han tener mayor morbilidad que los de mayor peso.

El riesgo de mortalidad aumenta a medida que disminuye el peso al nacer, así los bebes de muy bajo peso (1.500 gramos o menos) se encuentran en mayor riesgo de vida. La proporción de nacimientos de bajo peso no solo es un importante factor determinante de la tasa de mortalidad neonatal para una población sino también para marcar diferencias entre diversos grupos de la población.

Publicación

El proyecto de investigación de la Facultad de Ciencias de la Salud de la UNER - a través de su decano, Jorge Pepe y de Liliana Mingillo, de la Maestría en Salud Familiar y Comunitaria que se imparte en la institución-, fue invitada a participar en la elaboración de uno de los capítulos que componen la publicación, que es un emergente de un proceso en red que tiene como antecedentes previos la edición del Programa de Residencias de Pediatría de la Provincia y el Portal de Educación Permanente en Pediatría. Consta de 700 páginas en las que se intenta reflejar una visión ampliada de la especialidad, con la participación editorial del equipo de Salud (gestores, docentes de Grado y Posgrado, enfermeros, antropólogos, periodistas, defensores de los Derechos del Niño, pedagogos, bioquímicos, neonatólogos, especialistas pediátricos, médicos de familia, etc.).

El libro está dirigido a la Educación Permanente en Pediatría, en armonía con la edición virtual del Portal y destinado a Pediatras, Médicos generales, a Médicos que atienden niños, a estudiantes avanzados de nuestras Universidades y al equipo de Salud.

Es una publicación gratuita de la Subsecretaría de Planificación de la Salud del Ministerio de Salud de la provincia de Buenos Aires.

Textual

Pepe definió un perfil de trabajo para una mejor calidad de vida: “Cuando nacen muchos prematuros o de bajo peso, uno tiende a pensar que hay que comprar incubadoras para atenderlos. Con el trabajo, explicamos que si nacen muchos prematuros, hay que ir a los barrios y ver que la gente tenga buenas condiciones de saneamiento ambiental, agua segura, residuos bien tratados, y sobre todo, que tenga buena nutrición la madre y controles de embarazo”.

A punto de presentar el dictado integral de Medicina en la UNER

En pocos días más se sabrá si desde 2016, la Facultad de Ciencias de la Salud podrá contar con la carrera de Medicina, la primera de carácter público en la provincia.

Desde hace un tiempo, en la casa de altos estudios se dicta el ciclo básico de tres años, en coordinación con la Facultad de Medicina de Rosario. Pero hace poco más de un año se iniciaron los trámites para el dictado íntegro de la carrera en Concepción del Uruguay, y las autoridades aguardan que en pocos días más –durante este mes–, la Comisión Nacional de Evaluación y Acreditación Universitaria (Coneau) extienda la aprobación total de la nueva oferta.

El decano recordó que en 2014, los consejos Directivo y Superior de la facultad y de la universidad aprobaron la carrera, y en abril de este año fue presentada ante la Coneau. La propuesta académica requiere sólidos estándares de calidad para ser autorizada a su dictado.

“Desde el año pasado adquirimos el conocimiento con nuestro alumnado, que van a poder seguir la carrera en la ciudad”, citó Pepe. En la actualidad la matrícula del ciclo común de tres años es de 250 alumnos, pero sobresalen los ingresantes de este año (170), que lo hicieron con la perspectiva de estudio íntegro en La Histórica.

“En setiembre recibimos la respuesta de la Coneau, que nos dice que la carrera está bien, y nos piden ampliar algunos detalles de la presentación, pero ya está considerada que cumple con los estándares. Entre otras cosas, nos piden construcción de aulas que ya empezamos a hacerlas en el predio de la facultad, para incorporar 10 aulas nuevas; además nos solicitaron otros detalles de resoluciones. Pero se aprobó el cuerpo docente, el plan de investigaciones. Entendemos que la aprobación final estará en 15 o 20 días”, confió Pepe.

Formación

El decano y jefe del Servicio de Neonatología del Hospital Urquiza de La Histórica consignó que a diferencia de otras carreras de Medicina de universidad privadas, en Ciencias de la Salud se formarán médicos para dar respuestas a los problemas de la comunidad. 

“Las privadas tienen un enfoque más personal, que no es nuestro objetivo, sino básicamente un médico para la comunidad y eso se transmite a la currícula”, y acotó que la casa de altos estudios que conduce integra el Foro de Facultades Públicas de Medicina, que tienen como estrategia formar médicos y producir investigaciones que el país necesita. 

“Apuntamos a formar médicos generalistas, que vayan a los barrios, porque hay muchos que están sobreocupados. Faltan, porque los profesionales tienden a buscar especialidades, muchas veces costosas, pero que el país no requiere tanto”, añadió el directivo.

“Tenemos todo el apoyo del gobierno nacional y de los ministerios de Salud y de Educación Será la única oferta pública en la provincia. La facultad tiene su trayectoria y los alumnos confiaron en esta política de trabajo, sabiendo que en gran parte se trataba de conseguir el presupuesto para el dictado, porque la facultad tiene otras carreras y una trayectoria que garantiza la calidad educativa; no es una aventura académica, porque Medicina requiere mucha capacitación docente, investigaciones”, opinó. 

Y al mismo tiempo, sostuvo que la facultad tiene la posibilidad de un ciclo básico de ocho materias para todas las carreras que ofrece. 

“Es una ventaja, porque los alumnos no rebotan en el sistema educativo, sino que van viendo qué es ser médico, kinesiólogo, enfermero, Instrumentación Quirúrgica, Fisiatría, Obstetricia, entonces pueden pasarse de carrera. Es una buena contención para los chicos, ya que se habla y hay estadísticas que marcan los cambios de estudios de los jóvenes en 1º o 2º año. Esto permite que estén dentro del sistema, mientras resuelven, con un menú de carreras parecidas pero diferentes”.

Números

170 los cursantes de 1º año. Ingresaron con la perspectiva del dictado íntegro de la carrera, avalado por la universidad en 2014. La matrícula es de 250 alumnos.

Comentarios