La Provincia
Lunes 04 de Enero de 2016

El hospital de Feliciano en crisis y con internas feroces

Los vecinos aseguran que faltan médicos especialistas. Hoy derivan las intervenciones quirúrgicas y los partos a otras ciudades. En el medio, reclaman en contra de la futura directora. 

El hospital Francisco Ramírez de San José de Feliciano (Nivel III, de internación simple) tiene una crisis gravísima en su funcionamiento y para completar el cuadro se sumó, en las últimas semanas, el reclamo de los vecinos en contra de la asunción de la nueva directora, Zoe Mohr.
Personal del hospital señaló a UNO que “se sienten inseguros" con una asistente social al frente del nosocomio. “En Feliciano hay muchos médicos que pueden ocupar el cargo”, insisten los manifestantes que ya tienen, por lo menos dos candidatos para el puesto.
Lo llamativo es que la crisis institucional se produce en el momento en que el hospital tiene muy pocos médicos –los vecinos aseguran que solo cuatro profesionales son titulares de los 11 que trabajan–, en donde no se hacen operaciones y los partos se derivan a Chajarí o La Paz, dependiendo de la situación económica de la familia.
El miércoles a las 21 los vecinos se vuelven a movilizar en la plaza Independencia frente a la Municipalidad.

Oficial
La intendenta de Feliciano Silvia del Carmen Moreno confirmó a UNO que en el hospital  “la situación es mala” aunque reconoció que ella “nunca pisó el hospital”. Ahora decidió entrar con todo porque necesita “un rol de gestión para que funcione”.
En este sentido la convocó a la licenciada Zoe Mohr,  quien armó un equipo que se completa con una contadora y un médico.
La licenciada tendrá un 15% más en el presupuesto 2016 lo que representa unos 300.000 pesos al mes. Además pondrá en marcha el sistema de “arancelamiento” (hasta hoy muy bajos) que le permitirá conseguir importantes ingresos. Las cifras oficiales están en manos de la futura directora. 
Desde la Municipalidad sostienen que el “miedo” a los cambios son grandes y se mezclan con los intereses familiares, políticos y corporativos.
 

Comentarios