Accidente vial
Miércoles 10 de Agosto de 2016

"El hombre con los piropos que dice es agresivo y le hace mucho mal a la mujer"

Graciela Latrónico denunció un acoso virtual y decidió seguir viviendo con valentía aunque reconoció que piensa más de una vez cómo vestirse para salir a entrenar.

El 10 de junio Graciela Latrónico decidió contar su historia a UNO porque estaba atormentada con los mensajes que recibía en su cuenta de Facebook.

En ese momento hizo la denuncia en la fiscalía de turno, entregó la captura de pantalla con los mensajes del acosador virtual y ahora espera los tiempos de la justicia.

Hoy después del vendaval que sacudió su vida pública y privada, advirtió a UNO que los "hombres no se dan cuenta del mal que hacen cuando le dicen cosas a una mujer en la calle".

Graciela tiene tres hijos: Sebastián, Xavier y Tiziano. Está casada con Luis Recalde. Entrena todos los días con rutinas en el gimnasio y corriendo en las calles de la ciudad.

Si bien el momento que vivió en la redes sociales la perturbó, decidió seguir viviendo con valentía. Durante su adolescencia sufrió tener que taparse con camperas para evitar miradas o insinuaciones.

"Si te ves bien piensan que sos una mujer fatal", reconoció sobre la exposición en las redes sociales.

Cuando sale a entrenar piensa muy bien lo que se va a poner porque, a esta altura, le duele lo que le dicen en las calles.

Asegura que el listado de groserías, si lo tuviera que escribir, sería interminable.

"En las calles te molestan mucho, las miradas son terribles. El hombre piensa que una sale a provocar. Lo que yo quiero es verme linda, verme bien, saludable. Yo me arreglo y me pinto porque me hace bien a mí", reconoció.

También advierte "si una se siente viva, el hombre con lo que dice, se vuelve agresivo y le hace mucho mal a la mujer".

En los últimos años, con el avance de la tecnología, disfruta que los auriculares la ayudan a aislarse y no escuchar lo que le dicen.

***
En todos lados

Ayer en FM Metro las periodistas de No somos Nadie le aseguraban a los integrantes de Perros de la Calle: "Ustedes no saben lo que es tener que pensar en lo que te vas a poner. Si la pollera está muy corta o muy escotada. Nunca se volvieron a sus casas a cambiarse la ropa".

Hoy cuando se conocieron las declaraciones de Cordera sobre las mujeres y el sexo la opinión pública argentina explotó.

Antes fueron los reclamos de las chicas acosadas en los colectivos de Paraná y después los vagones para mujeres de Graciela Ocaña.

Quizás llegó el momento de hacer el siguiente ejercicio: Antes de decirle algo a una mujer en la calle, el hombre, tendría que pensar en como se pueden llegar a sentir las mujeres de su círculo más cercano en la misma situación.

Se necesitan cambios culturales urgentes y hay que empezar por la situaciones diarias. Las cotidianas que hacen mal.

Comentarios