La Provincia
Miércoles 23 de Marzo de 2016

El ex senador Mario Yedro está preso desde el lunes en Gualeguay

La Justicia rechazó el último recurso por el cual el concordiense buscó evitar el calabozo. El ex legislador está acusado del delito de enriquecimiento ilícito. 

Mario Yedro, quien fuera senador por el Departamento Concordia entre 1995 y 1999, está preso en la Unidad Penal de Gualeguay, donde fue trasladado el lunes.

La Justicia rechazó un último recurso por el cual el exlegislador concordiense buscó evitar el calabozo, y ahora deberá cumplir una pena efectiva de cuatro años y seis meses en prisión, consignó Entre Ríos Ahora.

El 22 de diciembre de 2005, la Sala Penal de la Cámara de Apelaciones de Concordia halló culpable del delito de enriquecimiento ilícito al exsenador Yedro, y lo condenó a una pena de tres años de prisión en forma condicional, el pago de una multa de 90.000 pesos, la inhabilitación por el término de 10 años para ejercer cargos públicos y el decomiso de un campo de 2.164 hectáreas ubicado en Raíces Norte, en el Departamento Tala, valuado en 7  millones de dólares.

Yedro argumentó que la expropiación había sido irregular, y siguió explotándolo en su provecho. Más aún, en setiembre de 2010 el exsenador provincial pidió que ese campo le fuera devuelto. Argumentó que la Justicia lo condenó a él por enriquecimiento ilícito, pero terminó condenando a un “tercero”, la sociedad Delrubio y Hunmendi, que era propietaria del campo en litigio.

Esa sociedad estaba integrada, además de Yedro, por sus hijas, Fátima, Luciana y Lara, quienes pasaron a formar parte del consorcio en 2003, tras la separación del exlegislador de su esposa, Silvia Torres. Esta última cedió a sus hijas –en forma gratuita– su participación accionaria. El 3 de abril de 2003, y ante escribano público, Yedro y Torres hicieron el reparto de bienes; el mismo día y ante el mismo escribano, Daniel Corsini, la mujer donó a sus hijas su participación accionaria en la empresa.

La Justicia no le dio la razón. En vez de eso, se le abrió una causa por usurpación, y la condena en el fuero Civil se unificó con la anterior, dictada en el fuero penal, y terminó convirtiéndose en efectiva.

Si bien el fallo del juez Correccional de Nogoyá, Miguel Ernesto Ramos, fue apelado, finalmente el Superior Tribunal de Justicia (STJ) dio por concluida esa discusión, y confirmó la sentencia de primera instancia.

El caso había caído en el olvido periodístico, pero hace un par de semanas se reflotó la cuestión a raíz de declaraciones de Juan Pedro Farías, presidente de la Cooperativa Aldea Productiva Esperanza Limitada, quien dio a conocer que pese al paso del tiempo, no se había puesto en marcha la aldea productiva anunciada en el campo recuperado por la Provincia.

Comentarios