Mundo
Sábado 14 de Noviembre de 2015

El Ejército de Francia patrullará las calles tras los ataques del Estado Islámico en París

Francia elevó los niveles de alerta tras los "actos de guerra" cometidos ayer en varios puntos de París por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) y anunció que el ejército patrullará las calles en los próximos días.

"Ocho hermanos ataviados con cinturones explosivos y ametralladoras atacaron objetivos seleccionados con precisión en el corazón de la capital francesa", señaló el EI en un comunicado difundido por Internet.

"Lo que se produjo ayer en París y en Saint Denis (donde está el Stade de France) es un acto de guerra, y frente a la guerra el país debe tomar las decisiones apropiadas", anunció el presidente Francois Hollande esta mañana en una breve declaración al término de un Consejo de Defensa con varios miembros de su Gobierno.

Las declaraciones de Hollande se dieron poco antes de que el grupo EI emitiera un comunicado en Internet -cuya autenticidad aún no fue verificada- reivindicando la autoría de los ataques perpetrados anoche en París en los que, al menos, 127 personas murieron y 300 resultaron heridas.

En dichas declaraciones, Hollande ya apuntaba al "ejército yihadista del Estado Islámico" como autor del "acto de guerra contra Francia".

"Estos ataques son sólo las primeras gotas de lluvia y una advertencia. Francia y quienes siguen su camino saben que están en lo alto de la lista de los objetivos del Estado Islámico y que nunca serán inmunes a la muerte", advirtió el texto.

El documento hace una referencia indirecta a los ataques aéreos franceses contra el EI, al señalar que "el olor de la muerte" no abandonará Francia mientras esa nación humille al profeta (Mahoma) y ataque a los musulmanes en la tierra del califato.

Poco después de que se difundiera el mensaje, medios franceses informaron que uno de los atacantes que actuó en la sala de conciertos Le Bataclan fue identificado por sus huellas dactilares, ya que estaba fichado por la policía por sus vínculos yihadistas.

Se trata de un joven procedente de la localidad de Courcouronnes, a unos 35 kilómetros al sur de París, precisó la emisora de radio Europe 1.

Por otro lado, el canal de televisión BFMTV indicó que los investigadores han encontrado dos pasaportes, uno sirio y otro egipcio, en el lugar en el que los atacantes suicidas provocaron explosiones cerca del Estadio de Francia, aunque los investigadores están tratando de determinar la autenticidad de los documentos.

Según el diario Le Figaro, en su edición digital, los atacantes que actuaron en Le Bataclan hablaban en francés, tal y como se desprende de las grabaciones de sus conversaciones durante el atentado.




De confirmarse la autoría del EI, serían los primeros ataques coordinados de la milicia yihadista en el mundo occidental.

El pasado enero, un joven atacó la redacción de la revista Charlie Hebdo y después mató a una policía y a cuatro judíos en la capital francesa. Luego, mediante un video, juró fidelidad al líder del EI, Abu Bakr al Baghadi.

"Es un acto de guerra que estaba preparado, organizado y planificado desde el exterior y con complicidades interiores que la investigación establecerá", subrayó el jefe de Estado, que decretó tres días de luto por esta "barbarie absoluta".

Para el presidente, los yihadistas pretendían atentar contra "los valores que defendemos por todo el mundo, contra lo que somos, un país libre que habla al conjunto del planeta".

Anunció además que comparecerá el lunes ante el Parlamento para informar de las medidas que planea adoptar, con una movilización de las fuerzas de seguridad y del Ejército "al mayor nivel de sus posibilidades", lo que significará que en los próximos días los militares patrullarán por las calles de París.

Tras apelar a la unidad nacional, a 10 meses de los ataques contra a revista satírica Charlie Heddo y un supermercado judío en París, aseguró que "Francia es fuerte y, aunque pueda ser herida, se levanta siempre y nada podrá tumbarla", informó la agencia de noticias EFE.

Paralelamente, desde Viena, su canciller, Laurent Fabius, instó a la comunidad internacional a intensificar "la coordinación internacional" en la lucha contra el terrorismo.

"Los ataques de la noche del viernes en París evidencian que es más necesario que nunca coordinar la lucha internacional contra el terrorismo", dijo Fabius a la prensa en la capital austríaca, donde participa en una cumbre sobre un proceso de paz en Siria que celebran hoy varios países de Europa, Medio Oriente y Asia.

Fabius precisó que uno de los objetivos del encuentro de los jefes de la diplomacia de Estados Unidos, Rusia, Francia, Reino Unido, Alemania, Irán, Arabia Saudita y Turquía, entre otras naciones, es "ver concretamente cómo podemos aumentar aún más la coordinación internacional para luchar contra el EI".

En este sentido, la jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, aseguró hoy también en Viena que la respuesta al terrorismo es la unidad de europeos y árabes.

"Los europeos, los árabes, oriente y occidente, la comunidad internacional está afectada por el terrorismo. La mejor respuesta es reunirnos para superar nuestras diferencias y tratar juntos de dirigir el camino hacia la paz en Siria", dijo Mogherini.

Precisamente, la oleada de ataques en París se produjo horas después de un bombardeo estadounidense contra la ciudad de Al Raqa, principal bastión del EI en Siria, y que terminó con "una certeza razonable", según Washington, de haber matado a Mohamed Emwazi, conocido como el "Yihadista John", quien alcanzó notoriedad tras aparecer en varios vídeos decapitando a rehenes occidentales.

"Esto es por Siria", fue una de las frases que según varios testigos de la matanza en la sala de fiestas Bataclan pronunciaron algunos de los atacantes que entraron en el local disparando a cara descubierta cuando estaba abarrotado de público que asistía al concierto de un grupo estadounidense.

Mientras tanto, la comunidad internacional se solidarizó con Francia ante el múltiple ataque y condenó la acción del grupo extremista.

El gran jeque de Al Azhar de El Cairo, la institución más prestigiosa del islam sunnita, Ahmed al Tayeb, expresó su "indignación" y "fuerte condena" a los atentados, que según el canciller saudita, Adel al Jubeir, suponen "una violación y contradicción de todas las éticas, morales y religiones".

Y, por su parte, el papa Francisco manifestó su "consternación" por este ataque contra "la paz de toda la humanidad que requiere una reacción decidida y solidaria".

Comentarios