Ovacion
Martes 01 de Diciembre de 2015

El DT: “Sabíamos cómo nos podían lastimar”

Iván Delfino se molestó por los dos goles con pelota detenida que marcó Santamarina en la final de ida. 

Edgardo Comar / Ovación
ecomar@uno.com.ar


En cada finalización de partido, Iván Delfino no habla de lo que pudo ser. El DT de Patronato centra su análisis en lo que pasó: “Sabíamos cómo nos podían lastimar. La pelota parada es un arma fuerte de Santamarina y por esa vía nos convirtieron dos de los tres goles”, remarcó el sunchalense a Radio La Red Paraná. 

La sensación que invadía al coach Rojinegro después del traspié en la primera final del Reducido no difería en demasía de la del resto de los componentes del Universo Santo: “Siento mucha impotencia; otra cosa no me sale decir”, remarcó. 

Las falencias defensivas cometidas por Patrón fueron determinantes para el resultado adverso: “Es la primera vez que nos meten tres goles en un partido. En la semana hay que trabajar para mejorar en ese aspecto y dar vuelta la serie en nuestra cancha”, se sinceró.    

Por último y consultado por el rol que puede jugar la gente en la definición del ascenso, disparó: “A mi no me corresponde darle un mensaje a la gente. Solamente debo abocarme para a trabajar en la semana e intentar corregir las cosas que no se hicieron bien”. 

“RESULTADO INJUSTO”. El desarrollo que tuvo el partido entre Santamarina de Tandil-Patronato, disputado el domingo en el estadio General San Martín de la localidad bonaerense poco tuvo que ver con el 3 a 1 en favor de Santa: “Fue un resultado totalmente injusto; Patronato controló el trámite en la mayor parte de los 90’”, manifestó Lautaro Comas. 

El citado cotejo trae a la memoria la semifinal revancha del Argentino A, cuando Patrón tuvo que remontar en su casa un 1-3 ante Cipolletti de Río Negro: “Ya se dio de levantar un 3-1 en contra en la semifinal de 2010 contra Cipolletti; yo lo viví desde la tribuna. Estamos con mucha bronca por el resultado de hoy –domingo– pero confiamos plenamente en revertir la historia. Estamos todos mentalizados en la revancha”, sostuvo el atacante. 

Lauti sabe lo que es jugar un encuentro del otro lado del alambrado perimetral: “Solamente le pedimos a la gente que nos acompañe. Su apoyo será fundamental para dar vuelta la serie”, aseveró. 

LA FIGURA DE LA CANCHA. De lo que él haga o deje de hacer está en gran parte la suerte de Santamarina de Tandil. Una asistencia perfecta para la conversión de Martín Michel y algunas participaciones selladas por una jerarquía que lo llevaron a jugar en las ligas más importantes del mundo, hicieron de Mariano González a la máxima figura en la final de ida: “Fue un partido parejo”, analizó el ex-Racing Club de Avellaneda. Luego prosiguió: “Creo que la diferencia estuvo en que Santamarina supo golpear en los momentos justos y por eso se quedó con la victoria”.     

Para el talentoso mediocampista, nada está definido ni mucho menos: “Ir a jugar la revancha con una ventaja de dos goles es importante, pero no implica que el ascenso esté asegurado. No está definida la serie. Si pensáramos de esa manera cometeríamos un grave error. La revancha será muy difícil. No hay que faltarle el respeto a Patronato porque es un gran equipo, tiene jugadores con mucha experiencia y que dentro de la cancha saben muy bien lo que quieren”, enfatizó. 

ENTRE DOS AMORES. Jorge Valverde estuvo presente el domingo en el estadio Municipal de Tandil: “Particularmente creo que fue un partido duro y parejo; me parece un poco exagerada la diferencia de dos goles en favor de Santamarina”, aseguró el Mago.   

Para el exfutbolista: “La diferencia se dio porque Santamarina supo aprovechar sus momentos y cuando estuvo arriba en el marcador lo supo manejar con sus hombres de mayor experiencia. En Patronato vi un gran partido de Matías Quiroga, fue el mejor de la cancha”, opinó.   

Se adelantó

Va el domingo a las 19,15.  Ayer en la Asociación del Fútbol Argentino se confirmó que la revancha del Reducido por un ascenso a Primera A, entre Patronato-Santamarina, se jugará el domingo a las 19.15 en el Presbítero Grella. Con anterioridad ya se había definido que Fernando Espinoza será el árbitro encargado de impartir justicia en el decisivo encuentro. De cara al mismo el plantel del Rojinegro vuelve hoy a los entrenamientos.

Juventud tiene un refuerzo

Luego de conocerse aquellos futbolistas que el entrenador de Juventud Unida iba a prescindir para la próxima temporada, los dirigentes se comenzaron a mover para poder comenzar a armar el plantel para el ´próximo torneo.

Y este fin de semana se conoció el primer refuerzo que contará el equipo para el torneo de transición, se trata de Héctor Baltasar Silva, defensor uruguayo cuyo último equipo fue Cerro del campeonato uruguayo de Primera División.

Baltasar Silva inició su carrera en Tacuarembó, lugar en el que nació el 19 de noviembre de 1984, luego pasó por River Plate uruguayo, Peñarol en donde llegó en la temporada 2012/13 en donde se consagró campeón del torneo uruguayo y en esta temporada militó en Cerro en donde finalizará su vínculo el próximo domingo cuando Cerro visite a Racing en el Parque Roberto.

Este es el primero de los refuerzos en llegar al decano, que serían entre diez o doce y la idea del cuerpo técnico es tenerlos antes de fin de año ya que el 2 de Enero estará dando comienzo la pretemporada para el torneo de Transición que comenzaría el 30 de enero de 2016. 

MEJORAS. Una de las cuestiones en la que piensa la dirigencia de Juventud Unida a mejorar es el estado del campo de juego. Las diferentes acciones apuntan a emparejar el terreno. “Va a costar, pero vamos a hacer todo los posible para mejorarlo”, expresó el ingeniero a cargo, Hugo Montevidoni.

Por otro lado, siguen habiendo desafíos inmediatos, como la mejorara en la infraestructura del estadio, la construcción de nuevas canchas y el mejoramiento del campo principal. En todos estos puntos se trabaja en la actualidad. Con el ingeniero Hugo Montevidoni al mando de las obras, se avanza sin pausa en emparejar la cancha.

Al respecto, el profesional que ha realizado obras similares en campos de juego como el de Boca Juniors, Quilmes, Arsenal contó que “lo primero que se hizo fue bajar el corte (del césped), regarlo hasta casi inundarlo y hacerle el rolado”.
 

Comentarios