Ovacion
Sábado 04 de Febrero de 2017

El día en que Berlocq le pidió a Maradona que se callara

El tenista de Chascomús se lo dijo durante el partido porque lo desconcentraban sus gritos. Igual, le agradeció el apoyo y le pidió que vuelva.

Hubo un momento en la sofocante tarde de ayer en el que pareció que la jornada de Copa Davis, que iba a terminar con paliza de Italia ante Argentina, podía tener otro final. Carlos Berlocq después de haber sido barrido en lo primeros dos sets contra Andreas Seppi estaba empezando a reaccionar, un poco por su corazón y otro tanto por un notable viaje mental del italiano tal vez a su Bolzano natal.

Ese momento, en el inicio del tercer parcial y durante el cuarto, la hinchada local dio un aliento sostenido como es un marca registrada por Copa Davis. Antes, la derrota de Guido Pella y el fatal comienzo del partido de Charly, transcurrieron ante la incredulidad por el golpe recibido y el calvario que proponían los casi 35 grados del Parque Sarmiento. Ahí, justo es marcarlo, quien encabezó la levantada en el ánimo de la gente fue Maradona, fanático sin condiciones del tenis argetino. Diego tomó una postura mucho más agresiva, se paraba para aplaudir todos los puntos ganador por el de Chascomús, gritaba con estridencias los errores de su rival y al filo del reglamento decía algo casi sobre el saque del italiano.

Si bien Charly se llevó ese tercer set, el aliento fue incómodo para el argentino, quien en un momento, cuando estaba por recibir el servicio de su rival, lo miró de refilón a Maradona, que estaba a no más de tres o cuatro metros de su posición, y le dijo "pará un poco... me desconcentran a mí". Fue clarito para los que estábamos cerca. Pero su pedido cayó en saco roto...

Luego, en conferencia de prensa, contó sus sensaciones: "En un momento le hablaba a Seppi mientras sacaba sin darse cuenta de que me distraía a mí en la devolución, así que le pedí que se callara, pero entendió al revés y comenzó a gritar más fuerte".

"De todos modos lo tomé de la mejor manera, porque era increíble la fe que Diego me tenía, el aliento que me daba todo el tiempo. Había perdido los dos primeros sets y él me decía: 'No importa, seguí, seguí'. Eran todos mensajes positivos. Es importante que venga, como hizo en la final en Zagreb, porque es una imagen positiva para este deporte", agregó.

Por su parte, Maradona le había tirado flores a Berlocq un rato antes: "Charly jugó un partidazo, con el corazón. Vamos a seguir en las buenas y en las malas, esto se puede revertir. Vendré también a ver el dobles".

Comentarios