Ovacion
Viernes 15 de Enero de 2016

El deporte es solidario, siempre

Andrés Martino/ De la Redacción de UNO
amartino@uno.com.ar


El mundo deportivo en este país está plagado de defectos, sea en la disciplina que sea. Se dan actos de corrupción, hay envidia entre los protagonistas, se dan competencias desleales en planteles, hay celos, mentiras y falsas amistades. De todo, como en muchos ámbitos.

Pero, también el deporte tiene sus virtudes. Educa, enseña, fortalece vínculos y te da un millón de herramientas para implementarlas en la vida misma.

Con la feroz inundación que azotó a la provincia de Entre Ríos y al Litoral argentino, el deporte mostró, una vez más, su mejor cara.

La mayoría de las disciplinas, rápidamente se pusieron manos a la obra para juntar donaciones para los que más lo necesitan.

Los primeros en decir presentes fueron los jugadores profesionales, Bruno Urribarri (Atlético Rafaela), Gustavo Bou (Racing Club) y Diego Jara (ex-Patronato). Todos nacidos en Concordia, aprovechando su perfil mediático, colaboraron con los damnificados y lo hicieron mediante sus clubes y también con la realización de un partido solidario de fútbol que se hizo en Estudiantes y que contó con importantes presencias, entre ellas la de Ramón Ángel Díaz, el entrenador del seleccionado paraguayo.

Después hubo miles de deportes que le extendieron una mano a Concordia. El básquet hizo lo suyo con Sionista y Estudiantes, el Turismo Carretera también sumó voluntades y el viernes por la noche el Atlético Echagüe Club armó otro evento en el estadio Luis Butta. Con la organización del productor musical Martín Echagüe se armó un partido de vóley con los plantes de Liga Nacional (Femenino y Masculino), el equipo de básquet de TNA y varios invitados especiales. No solo fue una jornada divertida, amena, sino que el foco siempre estuvo en la solidaridad, un valor que parece no morir.

Así como en los encuentros antes mencionados, el deporte entrerriano y argentino se puso a disposición de los afectados por la creciente de los ríos Paraná y Uruguay, y la verdad que es un síntoma para sentir orgullo porque no es el deporte el que debe tapar este tipo de agujeros. De esta tarea se deben ocupar los políticos, muchas veces ausentes en estos casos. Por suerte, esta vez, hubo unión de todos y al menos una mano se dio. Ojalá la solidaridad no se pierda nunca en esta parte del mundo. Hace bien, dignifica y deja la mejor de las imágenes.

Comentarios