La Provincia
Miércoles 22 de Abril de 2015

El cura Ilarraz no declaró, pero dijo que es inocente

Causa por abusos en el seminario. El religioso no contestó preguntas de las partes. La jueza tiene 10 días para definir si lo procesa, lo sobresee o dicta la falta de mérito

Marcelo Comas / mcomas@uno.com.ar

El cura Justo José Ilarraz, acusado de cometer abusos contra pupilos en el Seminario de Paraná entre 1984 y 1992, se abstuvo a declarar en la audiencia que se realizó ayer en el edificio de Tribunales. Conocida su postura, tanto los abogados querellantes Marcos Rodríguez Allende y Rosario Romero, como el fiscal Francisco Ramírez Montrull, no pudieron hacerle preguntas.

Como estaba previsto, la titular del juzgado de Transición N°2 Paola Firpo le leyó en detalle los hechos que se le imputaban y además le hizo saber que podía ejercer su derecho a defensa. “Se declaró inocente”, dijo luego la magistrada una vez completado el trámite, durante una improvisada conferencia de prensa.

Era una de las  posibilidades que se manejaba desde temprano: el cura siguió al pie de la letra la estrategia de sus abogados, quienes apuestan como última carta a la resolución del Superior Tribunal de Justicia sobre el recurso a favor de la prescripción de la causa.

Previamente el religioso se había sometido a una revisación médica forense, una instancia que no le demandó más de 10 minutos y ahora la jueza tendrá 10 días para definir si lo procesa, lo sobresee o bien si dicta la falta de mérito. El religioso quedó en calidad de imputado-indagado en la causa que se inició en septiembre de 2012.


Con custodia

Vestido totalmente de negro, el cura Ilarraz llegó a Tribunales acompañado por sus dos abogados y uno de sus hermanos. En la puerta del edificio lo esperaba una celosa custodia policial que lo acompañó hasta la sala donde luego se sometería a un examen médico de rutina. Su rostro transmitía sorpresa y una cierta cuota de nerviosismo que no podía disimular. “Estamos acá, tranquilos” alcanzó a decir en medio de micrófonos, cámaras y periodistas que lo asediaban. El riguroso operativo de seguridad se implementó a raíz de la manifestación en la puerta de Tribunales para repudiar su presencia, con el objetivo de resguardar la integridad de Ilarraz, según explicó la jueza Firpo a los medios.

A diferencia de la audiencia que se llevó a cabo el 6 de abril, donde el cura debía someterse a una pericia  psíquica-psiquiátrica que después pidió postergar, esta vez el imputado eligió dar la cara.

“Está pendiente la resolución del Superior Tribunal de Justicia. Haciendo uso de la facultad que le concede el derecho al imputado, por el momento nos hemos abstenido de declarar. En el momento que lo consideremos oportuno vamos a pedir la ampliación de la declaración indagatoria”, afirmó a UNO el abogado defensor Juan Ángel Fornerón. En el mismo sentido expresó: “Estamos convencidos de que la acción penal está prescripta. Sino es el Superior Tribunal de Justicia será la Corte Suprema de Justicia la que va a resolver en definitiva”.

En ese tono se mostró convencido del veredicto que dará el STJ el lunes, “el cual podrá adelantar o no lo que va a resolver la Justicia argentina, que la acción penal en esta causa está prescripta”.


“Es parte de la estrategia”

Así definió el accionar de los defensores el abogado Marcos Rodríguez Allende. “Los hechos son muchos, las víctimas son muchas y la jueza le enumeró cada una de las pruebas que se le imputan. Dentro de sus facultades hizo el uso de abstenerse de declarar, aclarando que en pocos días va a solicitar ampliar la declaración indagatoria. Y se declaró inocente”, subrayó a UNO el querellante. Mencionó que durante la audiencia el cura “no quiso dar detalles respecto de los hechos imputados, lo único que dijo es que se declaraba inocente de todos estos hechos”.

 Rodríguez Allende manifestó que la pericia psicológica-psiquiátrica se cumplirá en los próximos días.

Lo que sigue

La jueza Paola Firpo adelantó cómo seguirá la causa por “Promoción a la corrupción agravada” que se instruye contra Justo José Ilarraz. Reiteró que el religioso se declaró “inocente” y advirtió que “sino hay ningún planteo de las partes, de aquí a diez días que es un plazo ordenatorio,  voy a emitir la decisión que considere oportuna”. Sujeto a lo expuesto por la magistrada existen tres posibilidades: que Ilarraz sea procesado, sobreseido o que se le dicte la falta de mérito. “De no haber un planteo, puedo disponer hacer nuevamente la pericia, pero él también puede no hacerla”, acotó.

Sobre su situación procesal explicó: “Es un imputado indagado, ahora tengo que resolver sino hay una solicitud de ampliación de indagatoria”, aunque enseguida aseguró: “Fijó su domicilio en Tucumán y por lo tanto decidí mantener el estado de libertad en que se encuentra. Además mantuve la restricción de salida del país que ya había dispuesto el juez (Alejandro) Grippo”. Por otro lado, el lunes el STJ resolverá sobre el pedido a favor de prescriptibilidad.

 

Comentarios