La Provincia
Viernes 29 de Enero de 2016

El comercio local pide protección y observa una oferta “saturada”

En la provincia hay 1 local cada 25 habitantes, muy por encima de la media nacional y de los estándares internacionales. Reclaman normas

Mientras a nivel internacional se estima como estándares la existencia de un local cada 120 habitantes, y en el país esa ecuación se ubica en un establecimiento comercial cada 80 habitantes, en Entre Ríos, el sector comercial “está sobredimensionado”, de acuerdo con la evaluación de las autoridades empresarias locales.

Es que en la provincia, esa relación se sitúa en un comercio cada 25 habitantes.

La situación, planteada a UNO por la Federación Económica de Entre Ríos, refiere a propósito de una reciente reunión en la localidad de Nogoyá, entre dirigentes empresarios y autoridades de esa ciudad, ante el temor por la posible instalación de cuatro nuevos supermercados de origen extranjero. En Nogoyá, por ejemplo, hay 1.800 comercios, en una población estimada de 30.000 personas: es decir, un local cada 16,6 habitantes. Es por esa razón que el intendente Rafael Cavagna recibió al titular de Feder Jorge López y a los presidentes del Centro Comercial de Nogoyá, José María Villegas; del Centro Comercial de Crespo, Mariela Gallinger; del Centro Comercial de Ramírez, Jorge Masutti, y un numeroso grupo de comerciantes de Nogoyá.

El jefe comunal les respondió que formalmente no hubo aún ninguna presentación, pero se comprometieron a mantener una nueva reunión en 15 días.

“En Buenos Aires estos formatos –supermercados de origen extranjero– están cerrando porque saturaron el mercado y por eso se están trasladando a la provincia, atraídos por su proximidad geográfica para el abastecimiento de productos. Esto mismo ocurrió el año pasado cuando muchos de los que fueron expulsados de La Salada, se radicaron como tiendas (también de origen extranjero)”, explicó López.

En ese marco, se trató lo normado en la Ley Provincial 9.393 relacionado al impacto de las instalaciones de los súper en las pequeñas localidades, estudio suministrado por la Cámara de Actividades Mercantiles Empresarias (CAME), y la legislación comparada en el mundo, en la cual los países del primer mundo establecieron normas protegiendo al comercio local, ante el arribo de estos formatos de comercio.

En ese marco, el titular de Feder subrayó el reciente decreto del Ejecutivo Municipal de Diamante, que suspendió por 120 días la radicación de nuevos comercios. También destacó una norma existente en Urdinarrain, y que en la localidad de General Ramírez, se analiza cada habilitación. Y acotó, a nivel nacional, la existencia de una ley en Neuquén, que suspende las radicaciones de locales de origen extranjero.

Durante el encuentro, los dirigentes empresarios expresaron que peticionaban la intervención de la comuna, en el marco de lo establecido en los artículos 30 y 67 de la Nueva Constitución de Entre Ríos. “Planteamos la necesidad de protección, no prohibir sino morigerar el impacto negativo de estos formatos, y las asimetrías existentes entre el sector local y este tipo de comercios”, sostuvo López.

Además, trazó un diagnóstico: “El sector comercial en Entre Ríos está sobredimensionado, porque no hay otros vectores de desarrollo como la industria o de ramas económicas que aporten valor agregado. El comercio es visto como una salida laboral, una fuente alternativa de trabajo. Quien es despedido e indemnizado, invierte en un comercio y no en un emprendimiento productivo”, reflexionó. Y acotó: “En el Producto Bruto Geográfico provincial, el sector comercial representa el 23,3%; es seguido por el sector primario, que representa un 18%; mientras que el industrial está relegado al 10%”, testimonió.

Números

* 1.800 la cantidad de comercios en Nogoyá. Con 30.000 habitantes, es un local cada 16,6 habitantes. 
* 120 días la suspensión reciente en Diamante, para autorizar habilitaciones, destacó Feder.
* 23,3% la participación del sector en PB Geográfico. Relegó al primario (18%) e industrial (10%).

Comentarios