La Provincia
Viernes 08 de Abril de 2016

El clima da tregua en el norte, pero prevén lluvias hasta el domingo

En el norte entrerriano persisten los cortes en rutas y accesos a pueblos, y el drama de familias evacuadas que demandan asistencia  

La jornada de ayer dio una tregua en cuanto a las precipitaciones, aunque los cortes de caminos y rutas, y los anegamientos en distintos pueblos del norte provincial se mantienen, mientras comienzan a concretarse las primeras acciones de asistencia social, tras el temporal de agua que se abate desde el sábado.

La decena de ríos y arroyos importantes de la zona siguen convertidos en furiosos torrentes que han puesto en riesgo a enlaces viales, puentes y viviendas ribereñas. 



La zona más dramática aún se vive en la localidad de La Paz, donde ayer algunos de los evacuados pudieron retornar a sus hogares. Sin embargo, se mantienen los inconvenientes de transitabilidad interna y en los enlaces viales con otras localidades. Al mismo tiempo, asoma como preocupante la realidad de la estabilidad de las barrancas, ya que comenzaron a producirse algunos desmoronamientos que aceleraron las evacuaciones de las poblaciones ribereñas.

El intendente Bruno Sarubi indicó a UNO que afortunadamente, las lluvias fueron casi escasas durante la jornada de ayer, lo que permitió a algunas pocas familias a retornar a sus hogares, y al mismo tiempo dar un fuerte impulso a las tareas de asistencia a los afectados.



Lo más crítico en la ciudad estuvo centrado ayer en los desbarrancamientos sobre la costa del río Paraná. El jefe comunal confirmó que unas 50 familias fueron evacuadas de la zona ribereña, aunque en riesgo hay otras 100 familias.

En cuanto a los pronósticos, que hablan de una mayor extensión del mal tiempo, hasta el domingo o lunes, indicó que trabajan “día a día. La última lluvia importante se dio hasta ayer (por el miércoles) al mediodía; hoy (por ayer) fueron muy escasas. Eso nos facilitó las tareas de trabajo social que estamos encarando con distintas instituciones y el apoyo del gobierno provincial”, aseveró Sarubi.

En el mismo departamento, en Santa Elena, la situación más grave se vive en los barrios Fátima, Villa Urquiza y Belgrano. La lluvia de 300 milímetros en poco más de cuatro días, afectaron seriamente la estabilidad de las barrancas, incluso en el sector en que se inauguró el año pasado una obra de contención, que demandó una millonaria inversión.



Además, por la creciente del arroyo Feliciano se debió hacer una masiva evacuación ayer, a los vecinos de paraje El Quebracho. Desde la Municipalidad de Santa Elena se indicó que teniendo en cuenta que la capacidad para refugiar a la gente podría ser insuficiente, se prevé lugares para alojarlos en la ciudad. La estructura del puente que atraviesa el arroyo Feliciano evidencia una importante fisura que podría agravarse si la violencia del agua aumenta en las próximas horas, en tanto el puente ubicado frente a la escuela Rosé Maria Onetti podría quedar cubierto por el avance de las agua

En San José de Feliciano, ayer la intendenta Silvia Moreno mantuvo una reunión de trabajo con un comité de crisis. En ese marco se destacó que la cantidad de agua caída “supera históricamente cualquier pronóstico, ya que la media anual pronosticada para 2016 era de 900 milímetros, y desde enero ya cayeron 928 milímetros.



San Gustavo estaba ayer totalmente aislada, debido a la gran crecida del arroyo Esquivel. Y en Chajarí, el Departamento Ejecutivo Municipal decretó la emergencia vial.

Habrá más precipitaciones

Las estimaciones oficiales y de distintas estaciones meteorológicas planteadas a principios de semana fueron modificadas. El retiro de la masa de aire húmedo que está originando las lluvias en la región del Litoral, desde Corrientes hasta Buenos Aires, no será el viernes, sino que podría extenderse hasta el domingo o lunes.

Las precipitaciones ayer, en la provincia, oscilaron entre 2 y 10 milímetros, fundamentalmente en el centro y el sur. 

Comentarios