A Fondo
Miércoles 11 de Noviembre de 2015

El clásico que no pasará inadvertido

Sebastián Gálligo / De la Redacción de UNO
sgalligo@uno.com.ar


Y sí, el ascenso directo de Atlético Tucumán y la imposibilidad de Patronato de jugar por los porotos en la última fecha, sumado a las mínimas chances de Atlético Paraná para ingresar al Reducido, le quitó brillo y expectativa al clásico del sábado entre los dos equipos de la capital entrerriana. De cualquier modo asimilado el golpe y con el correr de los días, el partido tomará color y si bien los enfrentamientos por torneos nacionales no abundan, la estadística indica que en la B Nacional están 1 a 0. Y tal vez lo que parecía impensado hace un par de años hoy es una realidad, y si el Rojinegro sube de categoría es probable que tarde un tiempo en repetirse. Este es uno de los grandes motivos para no minimizar el partido. 

Aquel 2 a 0 de Patronato en el Mutio quedará grabado para siempre por ser el primer duelo entre ambos en una segunda categoría. Como los nombres de los autores de los goles: Marcos Quiroga y Diego Martínez. ¿O acaso los jugadores de Patronato subieron las 22 fotos de los partidos que ganaron en lo que va de la temporada? No, subieron la imagen del festejo cuando le ganaron al Decano. 

Y este es el segundo. El sábado por la noche la estadística sufrirá una modificación. Juegue quien juegue el barrio se movilizará para ganarle  al rival de toda la vida, al tangible, al que se lo puede cargar en la calle, en la escuela, en el trabajo, el real. 

En el barrio San Martín se huele el clima de revancha. Esperan el partido con ansias para empatar la serie y en una de esas se dan un par de resultados y se vuelven a ver en el Reducido. Un sueño que parece increíble, pero... 

En Villa Sarmiento y en buena parte de la ciudad no quieren ceder nada. Con la ambición de jugar en Primera luego de una gran campaña y con una diferencia notable de puntos sobre el resto, no pretenden licencias. Asegurado el primer lugar del Reducido y a la espera del equipo que enfrentará tiene un desafío enorme que no puede descuidar. La tapa de los diarios del domingo se la llevará el que gane y si hay goles, los protagonistas quedarán registrados para siempre. Una tentación irresistible. 
 

Comentarios