Ovacion
Domingo 13 de Diciembre de 2015

El Chamaco se ganó el premio revelación 2015

Desde su gran actuación en el clásico con Atlético Paraná, Marcos Minetti fue un titular indiscutido en Patronato.  

Edgardo Comar/Ovación
ecomar@uno.com.ar

Como en cada arranque de pretemporada fue partícipe de la primera cita en 2015 y escuchó de boca de Iván Delfino lo que tantas veces otros técnicos habían manifestado: “Va a jugar el mejor esté”. Se motivó y como siempre puso lo mejor de sí para primero tener alguna chance y después para ganarse un lugar. Su presencia en Copa Argentina ante Temperley, en cancha de Arsenal de Sarandí, y su inclusión para recibir Central Córdoba de Santiago del Estero en el Presbítero Grella, marcaban que el entrenador lo tenía en los planes. Pero hubo un momento crucial que lo transformó en un valor fundamental en la estructura del equipo.

En la última fecha de la primera rueda, literalmente, la rompió en el clásico ante Atlético Paraná. De allí en más pasó a ser un titular indiscutido; sus ausencias posteriores fueron inevitables (por lesión o acumulación de tarjetas).

Marcos Minetti promedió altos rendimientos y se convirtió en la gran revelación en el ascenso de 2015 en Patronato a la Primera División A. Todas las vivencias de una campaña fantástica, sus inicios en AUFI, cuando “jugaba para divertirse con los amigos”, y otros temas, fueron abordados por el polifuncional con Ovación.

El Chamaco hoy es partícipe del momento más feliz de Patrón en su larga historia: “La verdad que estar en Primera es algo increíble; todavía me resulta muy difícil caer. Cuesta muchísimo creer todo lo que sucedió este año”, confesó.

El volante o zaguero central no ahorró elogios para con Delfino: “Fue una persona que desde el principio mostró mucha sinceridad”, dijo. Luego prosiguió: “Nunca tuvo problemas en sacar o poner jugadores; jamás se casó con ninguno. Siempre mantuvo a todos muy metidos, noté un estímulo permanente en todos los integrantes del plantel. Todos sabíamos una chance íbamos a tener, era cuestión de esperarla y después aprovecharla. En lo personal me dio mucha confianza y la posibilidad de jugar muchos partidos, algo que antes no había ocurrido en Patronato”.

Que uno de los factores esenciales para dar el salto de categoría haya sido “la unidad del grupo”, no es una frase hecha para la ocasión o de las generalmente denominada de casete: “Ese es otro de los grandes méritos de Iván -Delfino-. Creo que lo dijo el Seba -Bértoli- de que primero averiguaba la clase de persona que era y después la condiciones como jugador que tenía cualquiera que se iba a incorporar es una realidad. La unión fue inquebrantable, todos pensaban en el grupo. No había egoístas; a decir verdad siempre daban muchas ganas de levantarse para ir a entrenar. Nos divertimos mucho durante el año, incluso en la semana después de perder la primera final con Santamarina”, remarcó.

El ascenso consumado no era un objetivo planteado en el inicio de campeonato: “La intención era ser protagonistas. Terminar punteros en la primera rueda nos ilusionó. Igualmente nunca nos apartamos del partido a partido. El bajón futbolístico que tuvimos y la gran campaña de Atlético Tucumán nos dejó segundos. No alcanzar el ascenso directo no repercutió en lo anímico; siempre mantuvimos la moral bien alta”, comentó.
Como si fuera poco lo hecho a lo largo del certamen, a Minetti le tocó convertir el segundo tanto ante Santamarina, el que forzó la ejecución de penales: “Si creen que fue una jugada preparada están equivocados; ni siquiera estaba planeado que fuera a cabecear. Cuando vi que la pelota ingresó no sabía qué hacer. Salí disparado para el lado del banco de suplentes; quería abrazarme con todos”.
Marcos Javier Minetti acredita 26 años en el Documento Nacional de Identidad, hace 11 que transita los pasillos de la Comarca Santa. El 2015 será inolvidable para él. Fue la revelación del Patronato que logró el ascenso. Hoy disfruta de unas más que merecidas vacaciones, para recargar energías y poder ser protagonista en la vidriera grande del fútbol del país.
Recuerdo de sus inicios
El reconocimiento que hoy tiene seguramente se lo debe a Patronato, pero Marcos Minetti no se olvida de sus inicios futbolísticos: “Me inicié futbolísticamente en AUFI. Cuando jugaba en AUFI veía al fútbol como un simple pasatiempo, jugaba para divertirme con mis amigos”, recordó.
De sus compañeros del club que lo vio nacer, no son muchos los que siguen con la práctica del fútbol: “Casi ninguno. Solamente Ezequiel Pérez que el sábado fue campeón con Universitario; juega de delantero. Igual nos seguimos juntando y el lunes estuvimos festejando el ascenso de Patronato y el campeonato de Ezequiel”, narró.
De su llegada a Patrón, dijo: “Llegué al club en 2004, con 15 años. Norberto Espinoza me convocó para una selección de Liga y después me llevó a Patronato”.




 

Comentarios