La Provincia
Miércoles 17 de Junio de 2015

El casino, primera obra en marcha en el ex hipódromo de Paraná

El edificio del Jockey Club será sala de juegos, restaurante y salón de fiestas, antes de fin de año

Sobre el costado noreste de las 22 hectáreas del exhipódromo Almafuerte, maquinarias y operarios trabajan en la refacción y remodelación del histórico edificio del Jockey Club Paraná, que en poco tiempo más albergará a un nuevo casino. En realidad, será el traslado de la actual sala ubicada sobre la galería comercial de avenida Almafuerte 650, aunque claro está, con mayores comodidades y servicios.

Se trata de la primera obra privada en el pulmón verde ubicado a escasos metros de las Cinco Esquinas de la capital provincial, que fue urbanizado luego que el Jockey Club se desprendiera de su patrimonio. 

Los trabajos en ese sector comenzaron casi coincidentemente con la habilitación para la circulación vial por las nuevas arterias que surcan la vieja pista hípica, hace un mes atrás.

La firma Neo Game SA –que explota el casino en el hotel Mayorazgo y también la sala de juegos de calle Galán, en San Agustín– había adquirido el predio hace más de tres años. Sin embargo, las demoras en los trámites burocráticos para autorizar las ventas, postergó el proyecto que podría estar funcionando antes de fin de año.

Desde afuera, se advierte un movimiento intenso, con maquinarias y más de una decena de operarios encarando distintas tareas simultáneas. Ya se demolieron algunas paredes internas para generar espacios más amplios; y equipamiento pesado está dando forma al estacionamiento que estará ubicado detrás de la edificación, con ingreso por la nueva calle aún no habilitada, que desde División Los Andes se conectará con Ruperto Pérez, pasando el lateral norte de Club Atlético Paraná.

Para encarar el emprendimiento, los propietarios de lo que será la nueva sala de juegos presentaron los planos y el proyecto de obra ante el Instituto de Ayuda Financiera a la Acción Social (Iafas), que dio el visto bueno.

A diferencia de la sala provisoria ubicada a pocos metros de allí, el nuevo ámbito para el juego y el entretenimiento contemplará a sala de juegos con máquinas en la Planta Baja, y restaurantes y salones de fiestas en los restantes pisos. 

El resto

Por ahora, el resto del predio puede ser disfrutado por centenares de personas –miles los fines de semana– que aprovechan el amplio espacio verde para practicar deportes, recreación o para descansar al aire libre y bajo el sol que baña e ilumina sin obstáculos cada rincón del lugar.

De todos modos, la mayoría de lotes ya tienen dueños. 

El lateral norte, detrás de la galería comercial de Almafuerte, entre División Los Andes y 4 de Enero está destinado solo para uso comercial.

La franja entre Artigas y 4 de Enero tendrá fin residencial: los dueños de los distintos lotes son colegios profesionales, inmobiliarias, constructoras –entre otros– que levantarán torres de departamentos ya proyectados, de 15 pisos o más.

La manzana interior más grande, entre Coronel Uzín y División Los Andes, albergará el shopping y centro comercial del grupo Casino Libertad, empresa de origen francés con presencia en todo el mundo.

En los predios lindantes al Club Paraná y al casino en el edificio del Jockey actualmente en restauración, habrá también otros emprendimientos comerciales.

Construcción de 1972

El edificio del Jockey Club Paraná sobre calle Deán J. Álvarez fue una obra adjudicada a la firma Werkalec y Cía SRL, financiada con un crédito del Instituto Nacional de la Actividad Hípica, y lo recaudado por la venta de una propiedad en calle Urquiza. La firma del contrato en 1972 fue suscripta por el entonces presidente del Jockey, César Luis Corte. La obra constó de cuatro plantas: la primera fue destinada, inicialmente, para las jugadas; la segunda para oficinas de la administración; y la tercera y cuarta, para la sede social. 

 

Comentarios