La Provincia
Miércoles 04 de Mayo de 2016

El cardenal Estanislao Esteban Karlic se recupera tras una operación

Había sido intervenido en Buenos Aires. Tiene un rol clave en la causa del cura Justo José Ilarraz. 

Luego de someterse a una operación en el hospital Austral de Buenos Aires, el cardenal Estanislao Esteban Karlic arribó la semana pasada a Paraná para comenzar con su rehabilitación en la comunidad de las Siervas de la Divina Providencia, en el sur de Paraná. La novedad fue dada a conocer en el sitio del Arzobispado de Paraná, donde se da cuenta que el estado de salud de monseñor es bueno. “El resultado final que dieron los estudios es que no quedan rastros de células malignas, de modo que no hará falta someterlo ni a terapia de rayos ni a quimioterapia. Solo le falta recuperar la fuerza y movilidad plena de las piernas, cuestión que logrará con ayuda kinesiológica y ejercicios”, se explicó sobre el tratamiento que viene encarando.

De acuerdo a la misma publicación,  Karlic manifestó que “está viviendo por primera vez en su vida la experiencia de la enfermedad y que esto ha sido y es una enorme riqueza espiritual, que le ha mostrado lo que es la caridad de la Iglesia y el valor que tiene la vida de tantas personas que se dedican a asistir a los enfermos”.

Respecto a la atención que se le brindará al prelado mientras resida en la comunidad, la curia pidió prudencia y reserva en cuanto a las visitas y los llamados telefónicos, “para evitar cansarlo y no dilatar su restablecimiento. Los sacerdotes como seminaristas pueden visitarlo cuando puedan, los laicos en general se les ruega que realicen las visitas con previo aviso”.

Nada se dijo en el comunicado sobre la carta divulgada por la Santa Sede en la que Justo Ilarraz admitió los abusos contra seminaristas entre 1991 y 1993. La documental que está en manos de la Justicia reforzó la declaración escrita de Karlic en la etapa de instrucción, en la cual reveló que  durante una charla con Ilarraz, éste admitió los hechos que se le imputan. Karlic también fue quien ordenó la investigación diocesana en 1995. 

Comentarios