La Provincia
Domingo 21 de Junio de 2015

El carashe qom dijo que el monte salvó a su pueblo

Descubriendo Entre Ríos. Félix Díaz habló de su infancia, de sus trabajos, las prevenciones con los partidos, ONG, religiones y con el Estado mismo, y de una lucha de siglos por un lugar donde desplegar la vida y los sueños en armonía

Tirso Fiorotto / De la Redacción de UNO
tfiorotto@uno.com.ar


En el Día de la Bandera Federal, el 19 de Junio, habló en Paraná Félix Díaz, el carashe de los qom de La Primavera, en Formosa. Invitado por la Asociación Gremial del Magisterio –Agmer-, Félix Díaz se explayó sobre la experiencia de su comunidad Potae Napocna Navogoh en la recuperación de saberes milenarios de nuestros pueblos, la revalorización del monte como hogar de la vida, y las luchas de la resistencia contra los embates del régimen.

El dirigente puso énfasis en la necesidad de los pueblos de preservar la naturaleza, el monte, las lagunas, la vida de la mujer y el hombre pidiendo permiso a los seres guardianes del monte y de la vida en el agua; y afirmó que después de muchos ataques que soportaron por siglos, los qom y otros pueblos lograron sobrevivir y están de pie gracias a la existencia del monte que los protege.

Genuina expresión de los pueblos excluidos, y bandera de resistencia, Félix Díaz se mostró abierto al diálogo. Durante dos actos en las escuelas del Centenario y Sarmiento recibió el cariño y el respeto de los vecinos de Paraná, entre ellos algunos guaraníes, chanás, charrúas y aymaras, que contaron experiencias propias y pudieron compartir momentos inolvidables con el líder qom y su esposa Amanda.

Obra de Eliseo Contreras

En nombre de su comunidad, Félix aceptó el reconocimiento denominado Conciencia Abya yala (2014) que entrega cada año el centro de estudios Junta Abya yala por los Pueblos Libres, una organización social sin fines de lucro con sede en Paraná. Además de un texto con los fundamentos de la elección, le entregaron una obra en cerámica del artista qom chaqueño Eliseo Contreras, que vivió con su familia en Paraná muchos años y fue maestro aquí de alfarería. 

“Nuestro reconocimiento encierra un repudio a los poderosos de Formosa y de Buenos Aires (políticos, empresarios, corporaciones) que continúan con las persecuciones a nuestros hermanos, sostenidos en un régimen de arbitrariedades, en la línea de los Roca y los Mitre. Son muchos los argentinos que, como los qom de La Primavera, no tienen precio. Ni arreglo, ni atajos, ni resignación: La Primavera es conciencia y lucha”, dice el documento leído en la escuela Del Centenario por el docente Claudio Puntel.

Junto a Félix Días estuvo el estudioso Néstor Elías, autor de obras sobre los pueblos qom del cono sur del continente. 

Díaz aportó interpretaciones de enorme trascendencia sobre la realidad de los pueblos originarios, desde una mirada que supera las fronteras del espacio y el tiempo. Dijo que en la Argentina existen pueblos aún indocumentados, expulsados de sus territorios. Recordó que hacer ya cuatro meses que permanece en el centro de Buenos Aires el acampe QOPIWINI (Qom-Pilagá-Wichí-Nivaclé), sin respuestas  del gobierno nacional. E  hizo especial referencia a la situación que padecen los Nivaclé junto al Pilcomayo.

Admitió que el sistema establecido busca sobornar a los trabajadores, a las familias, y para ello los punteros políticos aprovechan las necesidades de trabajo y de alimentos. Incluso reconoció cómo, para recibir una bolsa con paquetes de comida, él mismo debió entregar alguna vez los documentos, y afirmó que esas prácticas han sido naturalizadas en los partidos políticos de Formosa.

Apuntó sus recelos en torno de la educación capitalista que hace que los niños y jóvenes, en vez de cultivar la generosidad y la vida comunitaria, cultiven el egoísmo y la propiedad privada, individual, de los bienes. Por eso resaltó la importancia de los llamados “analfabetos”.

Compromiso con las abuelas

Brindó detalles sobre el desarraigo y el destierro de muchas naciones que en pleno siglo XX fueron despojadas de sus territorios, sus montes, y se encuentran a veces hacinadas en predios chicos, donde no pueden desarrollar sus modos, sus vínculos con los seres de la naturaleza.

Su voz serena es firme, su saludo es sincero. Félix Díaz se ha tomado en serio el compromiso con sus abuelas, y ya no hay modo de vencerlo. Si el poder atiende o no atiende a los qom (a quienes otros llamaron tobas), es un asunto que no hará mella en las convicciones de estas familias que dijeron basta a los atropellos, y que sólo creen en la energía que emana del monte y de sus pobrezas, esas hondas riquezas subestimadas por el régimen actual. Desde Agmer Paraná organizaron también un encuentro musical, que sirvió para divulgar la situación de los pueblos originarios, y en apoyo a las demandas de los qom, y para colaborar con la defensa de Félix Díaz ante los ataques de la justicia formoseña que lo tiene procesado por una pretendida “usurpación” del territorio que siempre perteneció a los qom. Disparates del siglo XXI, tras 500 años de invasión y saqueo. 

En el Día de la Bandera Federal

Durante el acto, y el en Día de la Bandera artiguista, se conocieron expresiones de José Artigas que, además de devolver tierras a indios, negros, sambos, criollos pobres, viudas con hijos, sostuvo: “Yo deseo que los indios en sus pueblos se gobiernen por sí, para que cuiden de sus intereses como nosotros de los nuestros. Así experimentarán la felicidad práctica y saldrán de aquel estado de aniquilamiento a que los sujetó la desgracia. Cuando sostenemos la Patria, recordemos que ellos tienen el principal derecho, y que sería una degradación para nosotros mantenerlos en aquella exclusión vergonzosa que hasta hoy han padecido por ser indianos… tome sus providencias en la inteligencia que lo que dicta  la razón y justicia es que los indios nombren sus Administradores de ellos mismos...” 

 

Comentarios