Ovacion
Jueves 26 de Mayo de 2016

El capitán quiere saldar una materia pendiente

La larga serie sin alegrías  llegó a su fin. Ahora Pablo Lencioni buscará celebrar el primer triunfo en el Mutio.  

Matías Larraule / Ovación
mlarraule@uno.com.ar

  
La rivalidad entre Atlético Paraná y Juventud Unida de Gualeguaychú creció en la última década. El Decano de la capital entrerriana y el del sur entrerriano se enfrentaron en reiteradas ocasiones en distintas categorías. Protagonizaron cruces calientes por el Torneo Argentino B. También disputaron choques calientes por Copa Argentina. Su crecimiento les permitió enfrentarse en divisionales superiores. Se encontraron en el Federal A y en la B Nacional. 

El último antecedente fue favorable al Gato. El Rojiblanco se impuso por la mínima diferencia en la Capital nacional del carnaval. Pablo Lencioni capitalizó un rebote otorgado por Martín Perelman, tras un penal ejecutado por Martín Galli, para decretar el triunfo del elenco de barrio San Martín. “Ojalá se repita la historia. Si puedo hacer un gol, bienvenido sea, y si es para una victoria, mucho mejor. Más allá de eso, que el gol lo haga cualquiera porque nuestra premisa es ganar de local”, aclaró el capitán del elenco de barrio San Martín, en diálogo con Ovación. 

—Enfrentar a Juventud Unida genera algo especial para el hincha: ¿el encuentro se da en el momento justo por la victoria que celebraron el fin de semana en Puerto Madryn?
—Sabemos que se ha tornado en una rivalidad importante. De todos modos cualquiera sea el rival lo tomaremos con la seriedad que se merece y con la importancia de tratar de dejar los tres puntos en casa para seguir sumando y salvar la categoría. Además para engrosar el promedio para el año que viene

—Si consiguen el triunfo y se dan otros resultados la permanencia estará asegurada. 
—Es lo que queremos. Veníamos de un desgaste muy grande ante Unión por Copa Argentina y eso demuestra que queríamos salir cuanto antes de este momento. Queremos dejar atrás esa mala racha y sacarnos la espina de local porque no hemos podido ganar. Por eso queremos hacerlo cuanto antes y si es ahora con un miniclásico, sería buenísimo.

—¿Juega en la cabeza no haber ganado de local?
—No. Es una espina que tenemos, es una materia pendiente. Pero tenemos demasiados jugadores con experiencia y tenemos que tratar de mantener la tranquilidad. Obviamente queremos ganarlo, vamos a ser protagonistas y buscaremos los tres puntos de local. 

—¿La tranquilidad la consiguieron por los últimos rendimientos o por la victoria en Puerto Madryn?
—Más allá de que ahora recién se nos dio el resultado positivo, veníamos con la intención de buscar el arco rival, de proponer una presión alta, proponer nuestro juego. Por momentos se daba, pero no convertíamos las situaciones que creábamos y cuando nos llegaban nos convertían. Emocionalmente eso hacía decaer al equipo. Eso no tiene que pasar. Hoy anímicamente estamos muy bien y vamos en busca de la segunda victoria consecutiva.

—¿La idea es sumar la mayor cantidad de puntos para que la mala campaña pase a ser aceptable?
—Quedan cuatro fechas, tenemos que tratar de sumar la mayor cantidad de puntos. Puede pasar cualquier cosa. Quedan 12 puntos en juego y quien te dice que podemos tenerlo a los 12 y estaríamos casi llegando al objetivo que nos propusimos. Es tratar de ir partido tras partido.

—¿Se puede dar que obtengan los 12 puntos?
—En el fútbol no está nada dicho. Anímicamente estamos bien. Futbolísticamente hemos mejorado. Tenemos una solidez en los últimos partidos y buscamos también el arco rival. No se nos venían dando los resultados, pero tenemos que mantener la tranquilidad y ser positivos. Si no pensamos que vamos a ganar todos los partidos para que vamos a jugar. Entró a jugar pensando que voy a ganar. Sería muy lindo dejar los 12 puntos que quedan. Vamos a tratar de sumar lo más que podamos. Ojalá sean los 12. 

***
Un hombre de la casa


Jorge Cordon se convirtió ayer en el nuevo entrenador de Ferro. Lo hará de manera interina hasta que finalice el torneo luego de que se conociera la salida de Walter Perazzo. Llegó al club en enero como coordinador de las inferiores y logró la histórica clasificación a la Zona Campeonato, por primera vez desde 2003. 

“Me crié en el club y sé que este puesto es muy importante. Me da mucha alegría principalmente, y hay desencuentro porque tenía una buena relación con Perazzo, al cual creo un excelente entrenador, con un gran plantel con lesiones y todo, al que no se le dieron las cosas. Tenía buena relación de trabajo y puso a varios chicos en Primera. Espero poder hacerlo bien estos partidos y que el que llegue pueda seguir haciéndolo mejor”, aspiró el exvolante del Verdolaga.
 

Comentarios