Ovacion
Martes 19 de Abril de 2016

El balance de gestión y llamado a Asamblea

La dirigencia del club San Agustín habló de los 15 años que estuvieron al frente de la entidad y sobre lo que viene.

Sebastián Benítez / Ovación
sbenitez@uno.com.ar


El club San Agustín de Paraná forma parte importante en lo que es la contención social de una gran barriada de la capital entrerriana. La entidad atraviesa avatares económicos como muchas entidades de barrio de la provincia de Entre Ríos y lucha a diario para subsistir con aciertos y errores. Con obras y con problemas de infraestructura, como muchas instituciones que dependen directamente del apoyo del gobierno para poder seguir adelante y ser parte fundamental en la contención de la gente en un barrio. 

Desde 2001 cuenta con la presidencia de Hugo Grassi y ayer junto a un grupo de dirigentes realizaron un balance de su gestión de 15 años e informaron la asamblea del 8 de mayo en la cual se darán a conocer nuevas autoridades.

Estuvieron presente en Diario UNO de Entre Ríos, además de Grassi, el tesoro Ángel Ielpo, el primer vocal, Héctor Steinert; el vocal segundo Héctor Molina y Estela Leguizamón.

“El club está bien, solo se nos complicó el año pasado el llamado a una asamblea y hoy ya tenemos el llamado para el 8 de mayo. Tenemos los papeles en orden. Nos demoramos un poco por cuestiones de acomodar un poco los papeles”, dijo Grassi.

Luego agregó el dirigente: “Todos los subsidios que se han recibido se han rendido en tiempo y forma. Faltaba poner todo a consideración de los socios. Todo será presentado el 8 de mayo. Los dirigentes tenemos la obligación de presentar todos los papeles”. 

“El club San Agustín ha recibido importantes subsidios. Allá por 2008 comenzamos la lucha de contar con el piso flotante de la cancha de básquet. Muchos nos decían para qué lo queríamos. Fue una lucha larga. Hasta que en 2009 el exgobernador Sergio Urribarri vino a visitarnos para traer el piso y estaba enterado de nuestro malestar de no poder contar con uno. Fue un subsidio muy importante para nosotros en ese momento”, comentó Grassi. 

En cuanto a los cambios en el club, aseveró: “Para la obra de la cancha de básquet se tuvieron que reformar las jirafas y los vestuarios. Al dinero lo hicimos rendir al máximo. El piso es muy bueno, es más, algunas entidades suspenden los partidos por humedad y nosotros no. Todo se debe a que buscamos una buena madera para colocar; es semidura perfecta. Es un buen piso”.

“También realizamos las obras en lo que son las canchas de bochas. Ese terreno era un baldío sin utilización y fue un desafío importante para nosotros. El que empezó a ayudarnos fue Julio Solanas y lo terminamos con la ayuda del gobierno provincial en el mandato de Sergio Urribarri. Las canchas cuentan con piso sintético. También se hizo un salón donde se practican otras actividades deportivas, como patín y judo. Otra cosa que se hizo es un quincho que lo disfrutan los socios”, argumentó.

“Otra obra que se realizó fue el cambio del frente del club y del portón de entrada. Como así también una rampa de acceso, que es la reglamentaria para las personas con discapacidad. Cerramos el año 2015 con un nuevo tablero para el básquet y una mesa de control”, dijo.

Para finalizar Hugo Grassi manifestó: “Nosotros no podemos encarar ninguna obra sin el apoyo del gobierno. Obvio que faltan cosas. Pero estamos conformes con lo que hemos recibido estos años y hemos crecido muchos estos años y el club estaba muy parado hasta 2001. Está impecable y no tenemos deuda. No le debemos nada a nadie. A los dirigentes nos cuesta todo y más ahora con el tema de la tarifa de la luz, que es un problema que debemos afrontar. Nuestra gestión fue muy buena”.

Comentarios