La Provincia
Sábado 22 de Agosto de 2015

El agua y la luz cuestan por mes lo mismo que tres kilos de asado

El promedio mensual del costo que se paga por el recurso hídrico en Paraná es de 65 pesos por hogar y 199 la electricidad.


Pablo Felizia/De la Redacción de UNO
pfelizia@uno.com.ar


Según datos que aportaron organismos oficiales sobre los costos promedio de agua y luz, entre las dos, una familia paga no más de 264 pesos por mes. 
La cuenta es fácil: la boleta de agua bimestral promedio es de 130 pesos en Paraná y 398 la de electricidad. Por supuesto que hay quienes abonan mucho menos y otros superan esos montos. Las diferencias se deben a diferentes factores como la cantidad de metros cuadrados de un hogar, si se tiene o no medidor, el números de habitantes por casa y los electrodomésticos entre otros aspectos. A ese monto que se paga cada dos meses también se lo puede comparar con artículos y productos de uso cotidianos que dan una idea aproximada del valor que tienen, es decir, si se paga mucho o poco por el agua de todos los días y la luz que nos alumbra al presionar el interruptor.
Al poner los precios en un cuadro –como el que acompaña la nota– los montos de esos impuestos parecen irrisorios para un vasto sector de la población. Ello genera escaso cuidado y apego a acciones de uso racional de ambos suministros; por otra parte, para aquellos hogares con escasos o nulos ingresos, resulta injusto abonar lo mismo, aunque pueden estar incluidos en tarifas sociales.  
Si alguien camina los sábados por la mañana por las calles de algunos barrios de la capital provincial, se va a encontrar con algunas señoras que balde en mano, inundan las veredas para limpiarlas y dejarlas brillantes. En otras zonas, cualquier tarde, el mejor hijo de vecino prende la hidrolavadora para sacarle luz al color del auto. Se sabe que hay quienes demoran más de 20 minutos en bañarse y así se podrían nombrar diferentes situaciones que hacen a la vida cotidiana cuando parece que el recurso vital sobra. Con la electricidad pasa algo similar, pero es más cara y la medición particular hace que a algunos se moderen un poco más en su consumo.
Hay provincias como Mendoza, donde el uso de agua no solo es restringido, sino que las multas por lavar un auto en la vereda son altísimas. El recurso falta y se cuida. Ni hablar de otros lugares como en el norte argentino, donde ni siquiera es posible abrir una canilla y los pozos son la única esperanza. En Paraná la situación es diferente y la cercanía al ríos, ese regalo que el Litoral aporta de manera natural y constante, otorga otras posibilidades.   
Según la Administración Fiscal Municipal de Paraná se cobran por mes unas 87.000 boletas de agua. De ese total, el 15% tienen medidor, es decir que solo a 13.000 viviendas se le factura una cantidad según el uso de metros cúbicos utilizados. El promedio de la boleta es de 130 pesos. 
El costo que se paga por el agua, no es por el uso del recurso, sino que se abonan en general solo los gastos operativos. Quienes trabajan en el tema, sostienen que lo mejor es que cada uno pague por lo que usa y así, el que tienen hidrolavadora la cambia por un balde a la factura siguiente. Con esa herramienta– hay ciudades de Entre Ríos avanzaron en su colocación como en Crespo–, algunos contribuyentes pagarían más y otros menos. Hay foros en Internet de otras localidades del país que se alarman al conocer que aquí alguien deja la canilla abierta hasta terminar de lavar los platos. 
Los “militantes” del medidor afirman que su instalación no solo tiene que ver con una justicia tributaria, sino que también se enmarca en la protección del recurso. Hay quienes aclaran además, que si el impuesto fuera progresivo, serían incluso superiores los montos que pagarían los que más tienen y por el contrario, aquellos de menos recursos, abonarían una cantidad inferior a la actual.
El interruptor
Según datos aportados por Enersa, el consumo promedio de electricidad, por hogar y bimestral es de 486 kilobyte por hora y equivale a 398 pesos cada dos meses y finales. Ese monto incluye los impuestos que representan en la boleta, un 60% sobre el básico. 
El consumo actual en la provincia en lo que va del año, supera en un 4% al mismo período de 2014.
El secretario de Energía de la provincia, Raúl Arroyo dijo a UNO: “El recurso eléctrico está interconectado a un sistema nacional y mucho más con una obra que se hizo de 6.000 kilómetros que logró unir a casi todas las provincias menos Tierra del Fuego, pero que también podrá estarlo en el futuro”. De esta manera explicó que todo lo que se genera de energía en el país alimenta a esa misma red. “En la medida en que todo funcione, no deberíamos tener problemas”, aclaró. 
Contó que los máximos de uso se miden de manera diaria. “Estamos en valores normales y los picos se dan esos días de verano de mucho calor. Los problemas son por lo general en Buenos Aires, ellos sí han tenido inconvenientes y parece como que eso se irradia a todo el país. Aquí podemos decir que son las tormentas las que más nos perjudican. En diciembre del año pasado nos volteó 20 columnas de la línea que iba a Gualeguaychú y afectó todo el sur de Entre Ríos. En otro momento tumbó todo el suministro de Villaguay y después un tornado tiró al piso la línea del Departamento Victoria. La inclemencias climáticas son las que más nos afectan. Pero las redes, en cuanto al sistema y al suministro, no”, afirmó.
Una de las formas para poder saber si lo que se paga de luz y de agua en la boleta es caro o barato, es compararlas con el costo de productos de uso diario: las dos juntas en Paraná cuestan lo mismo que tres kilogramos de asado por mes. El agua sola son tres atados de cigarrillos y la electricidad son cuatro pizzas.  


Consejos para gastar menos energía eléctrica
Según una publicación del Ente Provincial Regulador de la Energía, para gastar menos luz, una de las medidas que deben tomar es, en primer lugar, verificar el estado de la instalación en el hogar: hay que apagar todos los aparatos, los interruptores, desconectar cada enchufe y fijarse que el disco medidor que está afuera de cada casa, quede quieto. 
Los usuarios cambian las lámparas por aquellas de bajo consumo. Está comprobado que la tercera parte de lo que una familia usa de electricidad en el hogar se da al prender la luz.
Las heladeras y congeladores constituyen otra de las mayores demandas de energía eléctrica y la clave es regular su temperatura de manera fija y asegurarse de que las puertas cierren bien. 
El acondicionador de aire es otro de los aparatos más gastadores y la habitación bien cerrada, cuando este funciona, es clave para pagar menos en la boleta de luz.
A los equipos electrónicos como DVD, televisores, videojuegos y demás hay que apagarlos cuando no estén en uso.
Cuando se utiliza el lavarropas es crucial llegar a la capacidad máxima aconsejada por el fabricante y no superarla. Con poca ropa, es mejor utilizar el programa que menos tiempo dura.
La plancha se debe ajustar el termostato al tipo de tejido. Es mejor acumular ropa cada vez que planche, en lugar de hacerlo prenda en prenda en intervalos.

Comentarios