La Provincia
Domingo 28 de Junio de 2015

El acuerdo macrista radical que se expresa en las listas legislativas

El interventor del PRO Rogelio Frigerio es criticado por radicales, massistas y hasta oficialistas. El excandidato radical a gobernador Benedetti lo acusa de la caída de su fórmula, pero su sector es el más favorecido en el reparto de los cargos

Carlos Matteoda/ De la Redacción de UNO
cmatteoda@uno.com.ar

En una columna que publicó Atilio Benedetti el miércoles, sostuvo que la dirigencia del PRO se equivoca si cree que al ya candidato a gobernador Alfredo De Ángeli le bastará el arrastre de Mauricio Macri para ganar la elección en la provincia. No tiene mucho sentido, y menos en boca de Benedetti, imaginar que el radicalismo estará ausente de la campaña, al punto de pensar que al PRO solo le quedará el arrastre de Macri .
¿Por qué habría de estar ausente la UCR, y el sector de Benedetti en particular, siendo el principal y casi único favorecido del reparto de candidaturas legislativas? Este es un aspecto contradictorio del reciente armado de listas posterior al quiebre del frente electoral Cambiemos.
Tanto Benedetti como Adrián Fuertes, que fue su compañero en la fugaz fórmula desarmada antes de la inscripción de listas, abonaron la idea de que el benedettismo fue una víctima de Rogelio Frigerio. Incluso dirigentes del oficialismo aportaron a esta visión que parece indicar que el interventor del PRO, Rogelio Frigerio, es un porteño avivado y falto de palabra que saca ventaja de la candidez del paisanaje que anda en política.
El origen de la tensión
Las razones principales del quiebre entre radicales y macristas estaban claras de antemano. A riesgo de ser autorreferencial, hay que señalar que el domingo 17 de mayo en esta sección se publicó la nota “Indicios de la discusión que se viene en la relación UCR-PRO” que daba cuenta de ello. Básicamente Benedetti quería que los precandidatos a intendentes de la UCR pegaran solamente con su boleta de precandidato a gobernador, y no con De Ángeli. Ante esto, Frigerio le advertía que no permitiría entonces que él pegara su boleta con el candidato presidencial Macri. En ese momento había varios precandidatos a intendentes radicales que no estaban de acuerdo con Benedetti y el primero en marcar la cancha fue el paranaense Sergio Varisco, a quien Macri en persona ungió también como candidato del PRO. En este aspecto, no puede decirse que haya habido muchas sorpresas al momento de la ruptura.
Benedetti también explica que haber conformado una fórmula con el intendente de Villaguay le modificó la “perspectiva y los cálculos de algunos dirigentes que apelaron a la artimaña de modificar las reglas del juego, de romper acuerdos previos, de no respetar los compromisos asumidos”, refiriéndose a Frigerio claramente, sobre todo en lo de los compromisos asumidos (más allá de que alguno haya querido ver en esto un reproche al oficialismo por la última modificación de la ley electoral).
Y explica que declinó su postulación para permitir que los candidatos radicales a intendentes y legisladores “puedan participar en condiciones de disputa similares a las de los adversarios, de manera de asegurar triunfos que incrementen la cantidad de intendentes y de representantes en las cámaras legislativas”. (Está claro que para Benedetti la única forma de ganar es pegando con Macri).
El “renunciamiento” de Benedetti no contempló otras posibilidades. Pudo haberse sumado al otro candidato radical, Fabián Rogel, para evitar que la UCR llegara sin candidato a gobernador a la próxima elección. Pudo haberse atalonado con los candidatos radicales a intendente, desechando el pegado con el candidato a gobernador De Ángeli, sabiendo que el PRO carece de candidatos propios a intendente con chances ciertas de ganar las elecciones. No ocurrió nada de eso.
Los candidatos a intendente radicales fueron corriendo al Hotel Mayorazgo a sacarse la foto con Frigerio cuando este hizo sonar la campana. El enviado de Macri dice que eso terminó de descorazonar a Benedetti, quien -recordemos- dice que se bajó para garantizarle a los otros radicales el pegado con Macri.

Listas y negociación
La presentación de las listas ante las autoridades partidarias cerró el sábado 20 de junio. El jueves 18, cuando la tensión generaba un problema irresoluble, Benedetti se comunicó con el candidato esparring de Macri, el presidente de la UCR Ernesto Sanz, quien ya había mediado oportunamente por el ingreso de los massistas a la versión entrerriana de Cambiemos. Le contó que Frigerio le impedía el pegado con Macri y de su reclamo ante el interventor del PRO. Sanz le respondió: “Tenés razón, rompé el acuerdo y andá solamente conmigo como candidato presidencial”. Benedetti sabía que esa propuesta le restaba chances en las PASO y volvió entonces a hablar con el enviado de Macri.
Frigerio le dijo entonces a Benedetti que le permitiría pegar su boleta con la del candidato presidencial Macri siempre y cuando no llevara dirigentes del Frente Renovador en los cargos principales. El veto de Frigerio a los massistas apuntaba a Fuertes y al exgobernador Jorge Busti, pero especialmente al primero. Frigerio dijo que seis meses antes Fuertes le había pedido apoyo -incluso económico- para sostener su candidatura, con la promesa de apoyar luego a De Ángeli si no conseguía posicionarse en las expectativas electorales de los entrerrianos; y que ese eventual apoyo al exdirigente chacarero incluiría a Gustavo Zavallo, Busti y Emilio Martínez Garbino, entre otros dirigentes del sector. Según Frigerio, Fuertes faltó a la palabra empeñada acordando ir de candidato a vicegobernador de Benedetti, tal como se había anunciado públicamente el martes 16.
Frigerio también dijo estar molesto con Busti porque el exgobernador le había prometido trabajar por el macrista De Ángeli, diciéndole que “antes de apoyar a un radical para que llegue a la Casa de Gobierno” se cortaba las manos. Sin embargo, en este segundo caso no hizo manifestaciones tan ostensibles de su enojo. “Busti es así, ya sabemos lo que pasó en 2013”, indicó tal vez a sabiendas de que en el Frente Renovador se había abierto una grieta a raíz de la fórmula Benedetti-Fuertes, a tal punto de que ningún dirigente del sector acompañó al intendente de Villaguay en la presentación ante la prensa. Se supo que hubo momentos de tensión y Fuertes se limitó a decir luego que esperaba que el resto de la dirigencia massista lo acompañara en la propuesta.
A esta altura no hace falta explicar que el representante de Macri en Entre Ríos había puesto algunas fichas en los otros sectores del arco opositor.

Ante la disyuntiva planteada por Frigerio, de tener el pegado con Macri pero sin massistas en la lista, Benedetti optó por bajarse. Rogel, que seguía las negociaciones de cerca, entendió que al larroquense le habían desnudado el juego y dejó en vano el teléfono prendido, pensando que algunos sectores del radicalismo, empezando por el benedettismo, iban a llamarlo para acordar una propuesta radical única.
El comunicado de prensa dando cuenta de la declinación de Rogel estuvo redactado a las 19 del sábado, pero se envió a los medios poco antes de las 23, a la espera de ese llamado que nunca se produjo.
Los nombres y los lugares
Si se repasan las listas legislativas, se observa que al tiempo posterior a su bajada y antes del cierre, el sector de Benedetti parece haberlo usado para posicionarse en los mejores lugares de la lista de diputados y, a la vez, mandar al fondo a aquellos que inicialmente no le había hecho el aguante a Atilio.
El presidente del partido y del bloque de diputados, el benedettista Fuad Sosa, quedó primero en la lista de candidatos a diputados de Cambiemos. Tercero en la lista está Sergio Kneeteman, secretario y mano derecha de Atilio Benedetti. Quinta, la benedettista Gabriela Lena, actual vicepresidenta primera de la UCR y concejal de Chajarí, quien también fue candidata a senadora nacional en la lista que encabezó Benedetti en 2013. Vale señalar que en el segundo y cuarto lugar hay dirigentes del PRO.
El séptimo lugar le tocó a José Artusi, referente de la corriente benedettista Arturo Illia en Concepción del Uruguay. Artusi, junto al intendente de Villa Elisa Marcelo Monfort -también benedettista- habían criticado horas antes con dureza a los candidatos radicales a intendente que le hicieron el vacío a su jefe. Unas horas después, Monfort era inscripto como candidato a diputado nacional de la lista de De Ángeli.
La abogada paceña María Alejandra Viola (esposa del exministro de Economía Oscar Cachi Berón) y el actual diputado Jorge Monge, ambos benedettistas, se posicionaron en los puestos nueve y 11 de la lista para la Cámara baja provincial.

Los no benedettistas que lograron colarse en esa primera docena de lugares expectantes fueron Alberto Rotman, dirigente de Concordia que en 2011 se abrió de la Illia y actualmente es cercano al candidato a vicegobernador Juan Carlos Godoy; y el intendente de Maciá, Ricardo Troncoso, pero el maciense igual sufrió un poco porque en el armado definitivo lo pasaron de un plumazo del cuarto al octavo lugar.
A juzgar por las listas, el precio político de dejar al chacarero macrista como único candidato a gobernador en las PASO no terminó allí. Al lugar que era para el intendente de Sauce de Luna, Jorge Lacoste, lo ubicaron en el casillero número 13 y al final el referente del Movimiento Yrigoyenista prefirió no figurar en esa parte de lista, que ya es zona de riesgo, por lo que terminó inscribiendo al actual diputado Pedro Ullua, oriundo de Federal.
Otro castigado fue el intendente de Federación, Carlos Cecco, que impulsaba la candidatura a diputado de Rubén Rastelli, quien finalmente no apareció en los primeros 18 lugares, que son los que tienen chances de integrar la Cámara baja si el partido al que representan gana la elección.
La misma suerte corrió el uruguayense Guillermo Vázquez, pese a contar con el auspicio del candidato a vicegobernador Godoy. En este punto hay quienes dicen que Frigerio mató dos pájaros de un tiro porque rechazó la idea de sumar a Benedetti como vice de De Ángeli argumentando la palabra empeñada con Godoy, pero a la vez le impuso a este que lo bajara a Vázquez de los lugares expectantes ,a cambio de mantenerlo como candidato a vicegobernador y a Rotman en un lugar importante de la lista.
En tanto, el nombre de Benedetti, que había sonado primero como posible candidato a vicegobernador después sonó para encabezar la lista de diputados nacionales. Incluso cuando su inclusión en la nómina de diputados nacionales no cuajaba, se intentó con otro de sus principales allegados: Gustavo Cusinato, aunque finalmente quedó Monfort.

La opción renovadora
El larroquense explicó su decisión a través de declinar su candidatura de un comunicado y anticipó que en las PASO votaría por De Ángeli. Con su bajada, Benedetti lo dejó a Fuertes colgado de la brocha.
Fuertes se reunió con el resto de la dirigencia massista. Primero debió escuchar el reproche de quienes le dijeron que en realidad su acuerdo con Benedetti venía desde varios meses antes y que lo había ocultado.
Luego, en el marco de esa situación , el otro precandidato a gobernador -Zavallo- expuso su intención de no ser postulante, al menos a cargos provinciales. Busti actuó de componedor y se comprometió como candidato a vicegobernador para predicar con el ejemplo. En algunos casos logró el efecto buscado: Zavallo encabezó la lista de candidatos a diputados provinciales y Emilio Martínez Garbino la de diputados nacionales.
En otros casos no. El anunciado candidato a intendente de Gualeguaychú, Luis Leissa, en cambio, se bajó y no es candidato a nada. (En el massismo valoran más la actitud de Martínez Garbino a raíz de lo de Leissa). Sin aliados, el massismo competirá en las PASO con el sello de la Unión Provincial.
Ya como candidato a gobernador del massismo, Fuertes mantuvo las críticas a Frigerio y los elogios a Benedetti. Al oriundo de Larroque lo definió en varias entrevistas como “un radical de pura cepa, honrado y de palabra”, lo que generó las primeras discrepancias con Busti. Entiende el exgobernador que el massismo puede aspirar al voto de los radicales que no quieren votar al PRO y que están enojados con Benedetti porque terminó acordando con el macrismo; por lo que elogiar a Benedetti resulta perjudicial a las chances electorales, y también contradictorio desde lo político.
El massismo terminó de presentar sus listas el martes 23, cuando vencía el plazo ante la Justicia Electoral, y según integrantes de la fuerza logró armar listas municipales solo en un tercio de los casi 300 municipios y juntas de gobierno de la provincia.
La lista de diputados del massismo lleva, después de Zavallo, al exfuncionario bustista de Turismo Alejandro Bahler, a la presidenta del Concejo Deliberante de Gualeguay, Mariela Tasistro; al dirigente nogoyaense Daniel Koch; y al abogado nogoyaense Mariano Navarro.
Este último es hermano del también abogado Maximiliano Navarro, quien fuere precandidato a intendente del justicialismo en 2011 compitiendo por fuera de la boleta oficial contra la sociedad política del exintendente Faustino Schiavoni y del diputado que llegara a 20 años consecutivos en el cargo: José Machito Allende. En aquella oportunidad fue el dirigente que desde el llano y con la boleta corta, estuvo más cerca en toda la provincia de derrotar a los candidatos que pegaban con Cristina Kirchner y Sergio Urribarri.
Esta vez Navarro pudo optar por la candidatura a diputado, incluso un lugar más adelante en la lista, pero prefirió volver a pelear el territorio.
El GEN macrista
Si hacía falta otra papa en la olla del desconcierto, vale señalar que el exdiputado provincial Osvaldo Fernández quedó 18º en la lista de candidatos que acompañan a De Ángeli y a Macri. Fernández es el máximo exponente en la provincia del GEN, el partido de Margarita Stolbizer, a quien llevarán los socialistas como candidata presidencial. El principal referente del GEN, en cambio, va con Macri de candidato.
No es la única contradicción, por supuesto, hay numerosas en el oficialismo y en la oposición. La particularidad es que estas revelan un estado de cosas muy complejo en el radicalismo. Al fin de cuentas, el candidato a vicegobernador Godoy fue uno de los más críticos del macrismo y de la alianza con el PRO.
En febrero Godoy opinaba que las chances del macrismo de retener el gobierno porteño eran bajas, entre otras razones por las denuncias de corrupción acumuladas en ocho años. También decía: “Por el lado que se lo mire es el peor momento de la opción Macri. Al menos en el “pago chico” pero es desde donde se muestra la proyección (mediante costosas campañas mediáticas) para el ámbito nacional que se pretende. Si a eso le sumamos que en ninguna provincia hay adhesiones firmes y definitivas, las perspectivas electorales, a la hora de tener candidatos y votos, son muy bajas”. Por ello se manifestaba a favor de UNEN.
También criticaba al interventor Frigerio: “No es entrerriano, sino un funcionario del gobierno capitalino”, criticaba entonces. Con el mismo esmero criticó después la alianza del radicalismo con el PRO.
Hoy Godoy es el compañero de fórmula de De Ángeli gracias a la exclusiva decisión de Frigerio.

Frigerio, con “la lista del consorcio”
Al desconcierto de algunos radicales se sumaron situaciones que los militantes de la boina blanca califican como irritantes. Por ejemplo, en la lista de candidatos a diputados provinciales Frigerio incluyó a Martín Anguiano, un empresario inmobiliario del Departamento Islas, socio del barrio privado El Curupí donde Frigerio tiene domicilio legal. Es decir, uno de los socios del barrio donde vive; no viene al caso si Frigerio es también o no dueño del emprendimiento o solo tiene una casa allí. Anguiano es titular de El Curupí y Alto Pecan, dos barrios de chacras náuticas muy conocidos en la Capital Federal.
En tanto, el candidato a senador de Cambiemos por el Departamento Islas es el hermano de otro de los socios de El Curupí, de apellido Jacobsen. A los radicales les molesta que haya recurrido “a la lista del consorcio” para poner candidatos porque entienden que eso revela desprecio por la política.
También entienden algunos radicales que es “irritante” que el exfuncionario menemista haya dicho que el PRO fue “generoso” en la negociación política, poniendo como ejemplo que él había renunciado a cualquier candidatura siendo que no vive en la provincia.







 

Comentarios