El Mundo
Lunes 03 de Octubre de 2016

EE.UU. rompe con Rusia por Siria y la paz se aleja aún más

Estados Unidos suspendió hoy todo contacto con Rusia en Siria por la negativa de Moscú a detener una ofensiva en la ciudad de Alepo, una decisión que aleja la posibilidad de pacificar el país árabe tras más de cinco años de una guerra devastadora.
Sobre el terreno, los enfrentamientos y bombardeo continuaron hoy en la norteña Alepo, donde un ataque destruyó el mayor hospital de la zona controlada por los rebeldes y dejó al menos seis muertos, en el décimo día de una ofensiva sirio-rusa en la mayor ciudad de Siria.
Damasco y Moscú retomaron su ataque contra Alepo el 22 de septiembre pasado, luego del colapso de una tregua mediada Estados Unidos, que apoya a varios rebeldes, y Rusia, que desde hace un año interviene militarmente en Siria en favor de su aliado, el presidente Bashar Al Assad.
Luego de dos fallidos esfuerzos diplomáticos para relanzar la tregua, Washington amenazó la semana pasada con cortar toda su cooperación con Moscú en Siria si no ponía freno a la operación en Alepo, con el argumento de que ésta estaba agravando la situación de cientos de miles de civiles asediados.
Al día siguiente, Rusia rechazó la exigencia de Estados Unidos de una tregua de una semana y ofreció una de 48 horas, que Washington desestimó por insuficiente y en medio de duras acusaciones contra Moscú de frustrar la distribución de ayuda humanitaria a los civiles de Alepo.
Hoy, el vocero del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, anunció la suspensión de los contactos bilaterales con Rusia en Siria y dijo que Estados Unidos también retirará de Siria a personal militar que se preparaba para coordinar con Moscú sus ataques a grupos extremistas como el Estado Islámico (EI).
"Estados Unidos ha suspendido su participación en canales bilaterales con Rusia que se establecieron para sostener el cese de hostilidades. Esta no es una decisión que se haya tomado a la ligera", dijo el portavoz John Kirby en un comunicado.
La decisión aleja aún más la posibilidad de un alto el fuego y un reinicio de las conversaciones de paz, cuyos principales garantes han sido Estados Unidos, el país con mayor influencia directa sobre los rebeldes sirios, y Rusia, aliado de al Assad.
"Estados Unidos no escatimó esfuerzos en negociar e intentar implementar un acuerdo con Rusia destinado a reducir la violencia, proporcionar un acceso humanitario sin restricciones y degradar a las organizaciones terroristas que operan en Siria, incluidos Dáesh (EI) y Al Qaeda en Siria", aseguró Kirby.
"Por desgracia, Rusia no cumplió sus propios compromisos (...) y no quiso o no pudo asegurar la adherencia del régimen sirio a los acuerdos a los que accedió Moscú", prosiguió el vocero. "En su lugar, Rusia y el régimen han elegido una vía militar, incoherente con el cese de hostilidades, como demuestran sus ataques intensificados contra zonas civiles", agregó, citado por la agencia de noticias EFE.
Como consecuencia del cese de la coordinación bilateral, se espera que Estados Unidos retire al equipo técnico que tenía hasta ahora en Ginebra para negociar con Rusia un nuevo acuerdo de cese de hostilidades similar al acordado por ambas potencias el pasado 9 de septiembre y que fracasó tras regir una semana.
"Estados Unidos también retirará al personal que había desplegado para prepararse para el posible establecimiento del Centro de Implementación Conjunta", explicó Kirby.
El Centro de Implementación Conjunta es un mecanismo con que Estados Unidos y Rusia planeaban coordinarse para atacar unidos en Siria al EI y Al Nusra una vez que se asegurara el cumplimiento de la tregua y la entrega de ayuda humanitaria durante una semana, en base al acuerdo del 9 de septiembre.
El Pentágono sí mantendrá activo su "canal de comunicaciones con Rusia" para evitar encontronazos entre sus aviones que llevan a cabo "operaciones contra el terrorismo en Siria", para "asegurar la seguridad de su personal militar y permitir la lucha contra Dáesh", apuntó Kirby.
Queda por ver cuál será a partir de ahora la estrategia estadounidense ante el conflicto en Siria, dado que el presidente Barack Obama ya encargó hace días a su personal presentarle opciones alternativas a la cooperación con Rusia.
Alepo se ha convertido en la batalla central de la guerra en Siria, que comenzó en marzo de 2011 luego de la represión de protestas populares contra Al Assad y que escaló a un conflicto armado que ya ha dejado una cifra estimada de 300.000 muertos y 12 millones de desplazados o refugiados.
La ciudad se encuentra dividida desde 2012 en una mitad este bajo control rebelde y un sector oeste dominado por el Ejército sirio, y un victoria ruso-siria allí podría asestar un golpe potencialmente mortal a los sectores de la insurgencia anti al Assad vinculados a Occidente.
En Alepo, en tanto, al menos seis personas fallecieron hoy en un bombardeo lanzado sobre el mayor hospital del este de la ciudad, el M10, que quedó completamente destruido, dijeron la ONG opositora Observatorio Sirio de Derechos Humanos y fuentes médicas locales.
Esta es la tercera vez que el M10 ha sido objetivo de un bombardeo esta semana. En otra región del país árabe, al menos 14 personas murieron y decenas resultaron heridas en un atentado suicida en un salón de bodas donde se estaba celebrando una boda, en la provincia nororiental siria de Al Hasaka, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.
La ONG pro opositora precisó que un suicida, que no se sabe si era hombre o mujer, detonó la carga explosiva que llevaba encima en medio de los asistentes a la boda, que tenía lugar en un salón en la ruta entre la ciudad de Al Hasaka y Al Qameshli.
También hoy, al menos dos personas murieron y 10 resultaron heridas en un triple atentado suicida en la ciudad central de Hama, informaron la TV estatal y el Observatorio. El EI reivindicó el atentado en un comunicado en Twitter en el que afirmó que tres de sus miembros detonaron cinturones de explosivos que llevaban adosados a sus cuerpos en esa localidad, después de atravesar varios controles de seguridad.
La nota explicó que uno de los yihadistas hizo estallar su carga explosiva en la sede del gobernante Partido Al Baaz, mientras que un segundo lo hizo en una comisaría de policía y un tercero en medio de un grupo de alauitas, la rama de los chiitas a la que pertenece Al Assad. El grupo yihadista aseguró que este triple atentado causó decenas de heridos.

Télam

Comentarios