La Provincia
Martes 06 de Octubre de 2015

Ediles piden informes por incumplimientos en barrio de Vicoer

Es por la situación irregular e incumplimiento de contrato que padecen los adjudicatarios del barrio 167 Viviendas. Los terrenos no reúnen las condiciones para resolver los problemas cloacales. 

Los concejales Miguel Rettore (UCR) y Marcelo Haddad (PS) presentaron un Pedido de Informe acerca de la situación irregular e incumplimiento de contrato que habrían tenido los adjudicatarios del plan de 167 Viviendas, en calles Tibiletti y Dr. Pedro Martínez, debido a que los terrenos no reúnen las condiciones para resolver problemas cloacales.
“Es inconcebible que haya 167 familias que desde 2009 y habiendo pagado a Vicoer sus terrenos, no puedan contar con el inicio de obras por parte del IAPV, en función de que el municipio y esa mutual no han resuelto la forma de solucionar el servicio cloacal", explican los ediles, que instaron al Ejecutivo a intervenir en el tema.
Los preadjudicatarios del barrio Vicoer 167 Viviendas (Segunda Etapa) de Paraná denunciaron el incumplimiento del contrato que oportunamente suscribieran con Vicoer, quien llevaría a cabo esta operatoria conjuntamente con el Instituto Autárquico de Planeamiento y Vivienda de la Provincia de Entre Ríos.
El contrato para la realización de este complejo habitacional se firmó hace mas de seis años, según consta en el Convenio de Cofinanciamiento para Preadjudicatarios de Vicoer XXXIII – Operatoria 167 Viviendas (Tibiletti y Doctor Martínez) del 12 de agosto de 2009, sin que aún se haya siquiera iniciado el mismo a pesar que la gran mayoría de los preadjudicatarios abonó el total del valor del terreno hace más de tres años y muchos de ellos incluso al contado.

El problema 
Por datos obtenidos por investigación de los preadjudicatarios, el problema fundamental sería que los suelos donde se construiría el barrio no son aptos ya que las napas subterráneas tienen un nivel muy elevado y por lo tanto no permite la realización de pozos absorbentes como lo preveía el proyecto original, sino que sería necesario ejecutar una red de sistema cloacales cuya responsabilidad y costo nadie quiere asumir: ni Vicoer, ni IAPV ni la Municipalidad, y esta última por este motivo, aparentemente ha negado la solicitud de reválida de la factibilidad de construcción solicitada por lo preadjudicatarios y por ende el IAPV, se niega a realizar el pertinente llamado a licitación para construir la obra de las 167 viviendas.
Los damnificados sugirieron otra alternativa que fue presentada ante la Municipalidad de Paraná, que consiste en realizar el tratamiento de los líquidos cloacales por medio de una planta compacta de barros activados y cuya descarga se podría efectuar en un arroyo cercano que pasa a 400 metros del futuro barrio, a lo cual la Subsecretaría de Saneamiento de la Municipalidad habría realizado una contrapropuesta consistente en la realización de un colector con planta de bombeo en virtud que la obra de cloacas sería imposible de realizar en este momento por lo elevado de su costo y complejo de realizar sólo para ese barrio.
También la Municipalidad habría asegurado a los asociados que el sector se encuentra dentro del plan de urbanización denominado Cuenca Sureste y que cuando este se realice, el barrio podrá decantar sus residuos cloacales sin necesidad de realizar otra obra y aprovechando lo que se pueda realizar en este momento para salvar la situación planteada.
El caso es que a pesar de todas las denuncias realizadas por los preadjudicatarios autoconvocados y los reclamos insistentes y desesperados que sistemáticamente estas familias han hecho conocer a las autoridades de Vicoer, al IAPV y a la propia Intendente Blanca Osuna, hasta la fecha los trabajos siguen sin iniciarse, prohibiendo de un derecho vital y fundamental como es el de la vivienda propia a vecinos de Paraná que se ven, además, engañados en su buena fe por el incumplimiento del compromiso.
Preocupa la situación de los vecinos de la primera etapa
En una primera etapa se construyeron 46 de las 167 viviendas. Las mismas fueron entregadas hace pocos meses y a días de ser habitadas, los pozos negros comenzaron a rebalsarse. La situación de estos vecinos es crítica y se agrabará con la llegada del verano por el alto grado de contaminación a la que están expuestos.
Las familias ya plantearon el problema ante Iapv, especialistas del organismo provincial concurrieron al barrio y constataron que el planteo de los vecinos es real, pero hasta el momento no han dado soluciones. 
 

Comentarios